Chrysler en Ginebra

5 Marzo, 2010, modificada el 24 Enero, 2011 por

La marca americana participa de su colaboración con Fiat y propone dos estudios customizados del 300C, junto a un PT Cruiser de lo más exótico.

11

La firma, que presentaba su renovado logo, compartía stand -ideado como un puzzle en el que encajan piezas- con Lancia, ahora que Fiat ha adquirido la mayoría del consorcio americano, mostraba en Ginebra propuestas de personalización sobre la base de su buque insignia 300C -equiparable a los Audi A6, BMW Serie 5, Jaguar XF, Infiniti M, Lexus GSMercedes-Benz Clase E o Volvo S80-. Una era el 300C Design Study, un ensayo personalizado caracterízado, en primer lugar, por sus llantas cromadas y oscuras de 20 pulgadas y radios múltiples, pero sobre todo por su brillante y llamativa tonalidad negra lacada inspirada en las plumas Montblanc.


Dentro, concebido como un suntuoso salón, exhibe tapizado de Alcántara blanco marfil, con costuras dobles rojas, guarnecido de cuero blanco en el tramo inferior de las puertas y forro de cuero negro -como el grueso del salpicadero, en negro mate- en la parte superior de la consola. A su vez, el grueso alfombrado es de tipo cachemira Loro Piana, mientras que la instrumentación es de un acusado tono turquesa. Todo ello ha sido desarrollado junto a la prestigiosa firma de marroquinería Poltrona Frau, habitual en las preparaciones más exclusivas de Lancia, Maserati y Ferrari.


Por su parte, el 300C eco style -en las imágenes de color claro- iba repleto de materiales rreciclados o reciclables, entre otros corcho, bambú y yute. Hasta sus llantas de 20 pulgadas son de aluminio recuperado, mientras que el tapizado de los asientos recurre a piezas de piel de cactus. La tonalidad exterior, realizada con disolvente en agua, era de efecto vainilla, a juego con el techo negro.


Bajo el capó, la planta de gasolina 5.7 V8 HEMI con sistema MDS, que desconecta 4 cilindros de forma automática para mermar el consumo si no se solicita toda la fuerza disponible, lo que de alguna forma también supone un respeto al entorno.


Otra novedad era el PT Cruiser Couture Edition, la versión número 16 de este vehículo que ensalzaba la customización exterior e interior del llamativo monovolumen compacto americano. Por ejemplo, la carrocería lucía pintura bitono negro/plata brillante con un efecto que persigue recrear los coches de los años 30 y 40. Calzaba llantas de aluminio pulido y 16 pulgadas.


Dentro, instrumentación con agujas color negro, reloj analógico Chrysler, asientos tapizados en cuero rojo Radar Red, e instrumentación y consola en plata satinada.


La marca también eseñaba en Suiza un acabado más completo del monovolumen Grand Voyager, entre otros con interior bitono -asientos de cuero blanco, consola negra y detalles decorativos de madera-, sistema DVD de serie, llantas de 19 pulgadas y pintura blanca de efecto nacarado, y un Sebring Cabrio con capó remozado, nuevo diseño de llantas y capota -dura o de lona, disponible en algunos mercados- de color combinable con el resto de la carrocería.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba