Chevrolet Volt: un futuro electrizante

10 Octubre, 2011 por

Tiene lo mejor de dos mundos: cero emisiones, unidas a las prestaciones y autonomía de un vehículo convencional. Se trata del Chevrolet Volt, un coche futurista que hemos conducido hoy.

8

Si te hablo de 370 Nm de par instantáneo, una velocidad máxima limitada a 160 km/h y un paso de 0 a 100 en unos 9 segundos, seguramente no pensarás en un vehículo eléctrico. Sin embargo, son las prestaciones del Chevrolet Volt -ya te hablamos de él durante la reciente celebración del centenario de Chevrolet-, un coche capaz de recorrer entre 40 y 80 kilómetros (según el terreno, el tipo de conducción y la temperatura) empleando únicamente la energía que se almacena en sus baterías.

En principio, esta distancia sería suficiente para cubrir las necesidades diarias de cualquier automovilista europeo, pero, ¿qué ocurre durante el fin de semana, al completar trayectos mayores? No hay problema, ya que cuando se alcanza el nivel de carga mínimo, entra en acción el modo de autonomía extendida: un generador que funciona con gasolina transmite fuerza motriz de forma ininterrumpida a la unidad de propulsión eléctrica. Se pueden recorrer hasta 500 kilómetros; una encuesta realizada a los primeros compradores del Volt en EE.UU. (donde se puso a la venta en 2010) mostró que cubrían más de 1.600 km antes de llenar el depósito.

Voltec, el corazón del Volt

El sistema Voltec que permite moverse al Volt está formado por dos motores eléctricos (150 CV), tres embragues y una caja de engranaje planetario. Una mecánica de gasolina 1.4, con 86 CV, actúa como generador para proporcionar energía cuando se agota la batería.

Ésta, con un peso de 198 kilos, se esconde bajo el túnel central del vehículo y está protegida por acero ultrarresistente, con el fin de garantizar la máxima seguridad en caso de accidente. Para recargarla, Chevrolet incluye de serie un cable de seis metros de longitud que permite recuperar la energía en cuatro horas. Dicho cable puede adaptarse a cuatro niveles de corriente, con el fin de utilizarlo en circuitos eléctricos de distinta intensidad.

Para que el ahorro sea máximo, el Volt puede llevar a cabo la recarga en función de la tarifa eléctrica y la hora de salida programada. Así, usará el período más barato para recuperar completamente la batería (incluida en la garantía de ocho años o 160.000 kilómetros) antes de que te pongas de nuevo al volante.

También podrás elegir entre cuatro modos de conducción: Normal, Sport, Montaña y Hold. Este último preserva la electricidad almacenada, lo que resulta especialmente útil en las zonas con emisiones restringidas, como el centro de algunas grandes ciudades.

Por fuera… Y por dentro

El diseño del Volt ha sido pensado para que tenga la estética de un coche dinámico, casi deportivo. Gracias a sus amplias vías (1.546 mm para la delantera y 1.573 para la trasera) y batalla (2.685 mm), y a sus llantas de 17 pulgadas, da la sensación de estar firmemente asentado sobre la carretera. Su aplomo se comprueba, efectivamente, al conducirlo, ya que unas suspensiones bien afinadas y una gran agilidad permiten disfrutar al máximo de todas las sensaciones que potencia su increíble silencio de marcha.

La doble parrilla típica de los Chevrolet (cerrada, con el fin de mejorar la eficiencia aerodinámica) preside el frontal, en el que también son protagonistas los faros horizontales, situados en las esquinas, con luces diurnas tipo LED. Las líneas, tensas y musculosas, llevan la vista del lateral a la trasera, donde el portón da acceso a un maletero de 310 litros, que puede ampliarse hasta los 1.005 si abates los dos asientos traseros (efectivamente, el Volt es un “cuatro plazas”, cómodas y amplias, por cierto). Ya estamos en el interior.

Aquí, todo habla de futuro; los responsables de la marca afirman que se ha querido reflejar la “naturaleza innovadora” del sistema de propulsión. Así, ofrece banquetas en cuero negro y una llamativa consola central en blanco, en la que se agrupan los “botones” -en realidad no hay pulsadores o algo que manipular, sino los dibujos que indican los diferentes dispositivos; basta con pasar el dedo sobre ellos para activarlos-.

La instrumentación convencional se ha sustituido por un Centro de Información para el Conductor, una pantalla gráfica situada donde tradicionalmente iría el cuadro de mandos y diseñada para que los datos se presenten de la forma más sencilla posible (aunque no es tan fácil el manejo del mando que cambia los diferentes menús: a la izquierda del volante, no está en una posición precisamente ergonómica). Uno de sus elementos más llamativos es una esfera que se mueve hacia arriba o hacia abajo y varía su color según la velocidad, la aceleración y la frenada. Si se mantiene en el centro y muestra tonos verdes, quiere decir que el uso de la energía es óptimo. Una segunda pantalla, esta vez táctil, en la consola central, da acceso a los dispositivos de información y ocio, navegación, climatización, funciones de recarga, etc.

Entre su equipamiento de serie está el climatizador, los asientos delanteros calefactados, la conexión telefónica Bluetooth, ocho airbags, unos neumáticos de baja resistencia a la rodadura desarrollados específicamente para la versión europea… Como opciones, sólo existen el navegador y un sistema de sonido de bajo consumo firmado por Bose. ¿Cuál es el precio del Chevrolet Volt? 41.950 euros. Es elevado, pero piensa a largo plazo y calcula el ahorro en gasolina. ¿Qué te parece ahora?

Ficha Técnica

Potencia: 150 CV

0 a 100 km/h: Unos 9 segundos

Velocidad máxima: 160 km/h (limitada)

Gasto medio de combustible: 1,2 l/100 km

Autonomía en modo eléctrico: De 40 a 80 km.

Precio: Desde 41.950 euros.

¿Será éste tu próximo coche?

Si estás dispuesto a gastarte más de 40.000 euros en un vehículo original, silencioso y respetuoso con el medio ambiente, sí. Puede ser tu único coche, ya que alberga a cuatro personas con sus maletas sin problemas y te regala viajes tranquilos… Hasta que se agota la batería. En ese momento “salta” el generador y el contraste es grande, casi “chirría”, puesto que es muy fácil acostumbrarse al silencio absoluto del modo eléctrico. Si además te gusta presumir de última tecnología, te fascinará su consola central, desde la que controlarás el amplio equipamiento de serie.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba