Chevrolet Epica 2.0 VCDI LTX

25 Julio, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

El Epica destaca por ser una berlina con un precio más que atractivo teniendo en cuenta su imagen, espacio interior, equipamiento y motorización. Una opción más que interesante cuyo comportamiento ofrece algún que otro pero

8

La berlina grande de Chevrolet luce una imagen imponente, actual y atractiva. Se trata de un modelo que comparte muchos elementos mecánicos con su antecesor, el Chevrolet Evanda y que sin embargo no recuerda en absoluto a este coche. Entre las virtudes del Epica hemos de resaltar que es el modelo más asequible de su categoría y el mejor en relación precio-espacio. Tiene una longitud de 4,8 metros, una anchura de 1,8 y una altura de 1,45 metros, y en el interior se dispone de un gran espacio, especialmente en las plazas traseras. Entre sus puntos débiles reseñamos la imposibilidad de incorporar control de estabilidad ESP, un sistema indispensable para un coche de su categoría. No obstante Chevrolet ha anunciado que en el futuro esta opción estará disponible en el Epica.

  • En marcha



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



Comportamiento

 

En marcha

El Chevrolet Epica es un coche muy adecuado para realizar viajes largos. En autopistas o en zonas rectas incluso donde el asfalto no está en perfecto estado, es donde mejor se mueve esta voluminosa berlina. El chasis del Epica no ofrece reproches en lo que a estabilidad se refiere. Es un coche estable, que por otro lado, en zonas más reviradas demuestra más aplomo que agilidad. Otras berlinas de su segmento tienen un paso por curva mucho más eficiente y rápido como puede ser el caso del Skoda Superb. Las suspensiones del Chevrolet son más cómodas que eficaces, de ahí que sea tan agradable de conducir en viajes largos por carreteras rectas, como excesivamente ’pesado’ en carretera de montaña.


No obstante, el elemento que peor funcionalidad demuestra en este tipo de conducción es la dirección. Ésta es electro-hidraúlica y de endurecimiento progresivo, algo muy beneficioso para lograr una correcta maniobrabilidad en ciudad -se agradece especialmente teniendo en cuenta el tamaño del coche- pero su funcionamiento en carretera no es el deseado y puede resultar un tanto problemático. A la hora de trazar curvas, carece del tacto y la precisión necesarios lo que puede redundar en algún que otro sobresalto si superamos la velocidad recomendada, por no poder apuntar hacia el sitio que se pretende de forma exacta.


Por otro lado, se echa en falta la opción del control de estabilidad ESP, en un coche que compite con modelos tan bien equipados como el Kia Magentis, el Hyundai Sonata o el citado Skoda Superb. A cambio, el Epica VCDI LTX incluye de serie el control de tracción TSC y el de asistencia al frenado ABS con distribuidor de frenada EBD.

Los frenos disponen del tacto y la potencia precisos en un coche diésel con 1560 kg de peso. Emplea discos ventilados con 278 mm de diámetro en el eje delantero y frenos traseros de discos macizos de 276 mm de diámetro.

prestaciones

El propulsor diésel del Chevrolet Epica, fabricado por VM Motori, es de 2.0 litros y dispone de una potencia de 150cv a 4.000 rpm. Al menos por ahora, es el único que se oferta en la gama de esta berlina y también está disponible en el SUV Chevrolet Captiva que recientemente sumó a su gama de motores otro diésel de potencia inferior. Las prestaciones de este motor de 150cv en el Epica son adecuadas. Acelera de 0 a 100 km/h en 9,7 segundos y la velocidad punta es de 200 km/h. El consumo no es demasiado elevado, y los cambios de conducción no se penalizan en exceso. A pesar de contar sólo con cinco marcas, una circunstancia que deriva en que se transcurre mucho tiempo a un régimen elevado de revoluciones, la media del gasto de carburante no supera los 7,1 litros por cada 100 kilómetros recorridos. Unas cifras que se ajustan a la mayoría de los motores de la competencia con una potencia similar como el 2.0 TDI de Volkswagen o el 2.0 HDI de PSA. La carencia de la sexta velocidad, a lo que sí afecta es al nivel de ruido proveniente del motor, más elevado que en otros modelos de la competencia que disponen sexta velocidad. Además, aunque la quinta marcha es bastante larga, en algunas recuperaciones puede resultar bastante perezoso, sobre todo porque el motor 2.0 VCDI está prácticamente vacío a bajo régimen, una carencia que comparte con otros motores diésel de la competencia. A su favor hay que resaltar que sí permite estirar bastante las marchas, contando con mucha vida más allá de las 3.500 rpm. El par máximo es de 320 Nm y se obtiene a las 2.000 rpm.


Pero si el motor logra el aprobado, al cambio manual de cinco velocidades no se le puede otorgar esa puntuación. Tiene un funcionamiento demasiado inapropiado, es impreciso y existen ciertas orguras en las marchas que no nos dejan satisfechos a la hora de engranar las relaciones. Eso sí, el cambio automático puede ser una opción interesante para un coche de estas cualidades con vocación de vehículo familiar apropiado para largos viajes.

Interior y maletero

El interior del Epica se distingue por ofrecer un gran espacio, por ser sencillo, agradable y estar bien equipado. Los asientos de cuero que incluía la unidad que probamos son amplios y muy cómodos aunque el material no sea de una calidad óptima, algo comprensible si tenemos en cuenta la relación calidad-precio de este coche. En las plazas traseras se respeta e incluso aumente la amplitud del interior que se percibe en los asientos delanteros, y el maletero tiene una capacidad brillante de 480 litros. Tan sólo el Huyndai Sonata con unos sorprendentes 523 litros disponibles está por delante del Chevrolet entre los coches de su segmento.


En lo referente al puesto de conducción, tanto la visibilidad como la ergonomía son las precisas. Además, se disponen de todos los huecos útiles y portaobjetos necesarios, aunque la guantera tiene un tamaño reducido. El salpicadero cuenta con inserciones de aluminio y el acabado general es de cierta calidad. Los cuadros de instrumentación, mandos, relojes, etc, no tienen el mejor diseño posible y pueden resultar un tanto desfasados en comparación con otras berlinas de precio ligeramente superior, pero su funcionamiento no ofrece crítica alguna.
 
El Epica es un coche bien equipado. El acabado LTX, el más alto de gama, incluye elementos de confort tales como: control de velocidad, sensor de lluvia, sensor de aparcamiento trasero,  climatizador, alarma, ordenador de viaje, elevalunas eléctricos, espejo retrovisor fotosensible, volante y tapicería de cuero, retrovisores plegables eléctricamente con intermitentes integrados, radio con lector de CD, asientos delanteros con calefacción y ajuste eléctrico en el caso del conductor, cargador de CD’s, llantas de aleación de 17 pulgadas y seis airbags.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba