Chevrolet Aveo 5P

2 Septiembre, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Chevrolet nos presenta el Aveo como un coche eminente urbano, con amplitud suficiente para cinco personas, nueva y más atractiva carrocería respecto al Kalos y una mejora evidente en la calidad de materiales del interior. Sin embargo, preocupados por rebajar el consumo, le han montado unos desarrollos tan largos que obligan a hacer uso del cambio con demasiada frecuencia, lo que le hace poco práctico precisamente en el uso urbano para el que está concebido.

7

Bajo el nombre de Aveo, Chevrolet nos ofrece tres versiones diferentes del nuevo modelo, con tres o cinco puertas y un sedán de cuatro. Aunque es cuatro centímetros más largo que el Kalos, el modelo al que sustituye, la similitud estética entre los dos es notable. El interior de nuestra versión de 5 puertas nos ha parecido atractivo, con remates cromados, mandos de la radio en el volante, climatizador con salidas de aire de grandes dimensiones y plásticos agradables al tacto, pero lo mejor es que el acabado y sensación de calidad general es muy convincente para un coche de este precio.

    Comportamiento

    Con este mismo objetivo se han adaptado unos desarrollos realmente largos para su caja de cambios de 5 marchas pero, a nuestro modo de ver, los técnicos de Chevrolet no han sopesado las consecuencias. Hacer 35,5 km/h a 1.000 rpm en quinta velocidad, en un motor que despliega su potencia máxima a 6.400 revoluciones y el par máximo a 4.200, es contraproducente pues obliga a reducir frecuentemente, cada vez que aparece un repecho o necesitamos adelantar. Esto contrariamente al objetivo, aumenta el consumo, la sonoridad y hace algo incómoda la conducción en ciudad.


    El resultado es que resulta perezoso cuando se busca agilidad pues, para obtener lo mejor del motor, hay que exprimirlo, subiéndolo hasta las 6.500 vueltas. Así obtenemos 13,7 segundos en el 0-100, una cifra honesta, porque la media de sus rivales es de 13,2, pero lo peor viene al medir las recuperaciones desde 80 a 120 km/h en 5ª: 41,6 s, cuando la media de los rivales es de 25,6. Los desarrollos largos dejan al coche clavado a pesar de pisar a fondo y obligan a reducir hasta dos marchas para no quedar atrás en el tráfi co de las autovías de circunvalación.


    Cuando se inserta tercera, el motor parece otro, pues se muestra elástico y sube de vueltas con facilidad, aunque el consumo aumenta de forma clara. Si no se conduce de forma apresurada y a uno no le importa utilizar este motor es una buena opción. En caso contario nos inclinamos por la versión de 84 caballos.

    En marcha

    La dirección asistida permite girar el volante con sólo tres vueltas entre topes, resultando agradable y suave en ciudad, además de directa y precisa en curvas. El cambio de marchas no lo es tanto pues la palanca se muestra algo errática y a veces áspera, sobre todo al insertar la tercera y quinta velocidad. Hay una versión con cambio automático, disponible sólo para este motor. La suspensión está bien resuelta, filtra estupendamente los baches y asimila los badenes reductores de velocidad de las urbanizaciones sin que los riñones de los pasajeros sufran en exceso, aunque puede resultar demasiado blanda y propensa al balanceo si queremos practicar una conducción más decidida.

    prestaciones

    Dos motores están disponibles para el Aveo, ambos de gasolina, un 1.2 de 84 CV y el más potente, un 1.4 con 101 CV, el de la unidad probada. Éste, de 16 válvulas y dos árboles de levas movidos por correa dentada, busca bajar el consumo con un sistema de admisión variable que mejora significativamente el flujo de aire en los cilindros, reduciendo las pérdidas de energía.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba