Cadillac XTS Platinum Concept

12 Enero, 2010, modificada el 24 Enero, 2011 por

En Detroit, la marca muestra un estudio híbrido rival de los Audi A8 y compañía. Junto a él, la versión más deportiva del inminente CTS Coupé.

17

Cadillac expone en su stand del Motorshow de Detroit 2010 un prototipo llamado XTS Platinum Concept -5.170 mm de longitud, por 1.900 de anchura y 1.500 mm de altura- que potencialmente rivaliza con los Audi A8, BMW Serie 7, Lexus LS, Jaguar XJ, Maserati Quattroporte, Mercedes-Benz Clase S y Volkswagen Phaeton.


Con una batalla o distancia entre ejes de 2.837 mm, está dotado de impulsión híbrida plug-in y cuenta con avances en materias tan dispares como el lujo y el confort, el infoentretenimiento, la eficiencia, la navegación o la conectividad. El coche avanza los pasos que la firma estadounidense pretende seguir en estas parcelas a medio plazo y, al igual que las series Platinum de los Escalade, DTS y STS, el interior goza de elementos sibaritas artesanalmente tratados y cosidos. También de retroiluminación O-LED en la instrumentación.


Cadillac persigue que la electrónica de a bordo permita un uso más intuitivo. Según parece, el navegador cuenta con un diseño de gestión táctil más fácil de manejar, similar al estrenado por los recientes CTS y SRX. Suprime muchos de los mandos y pulsadores habituales en los coches actuales, reemplazados por una instrumentación de tipo flotante ideada conforme a una estrategia puramente minimalista. Lo denomina Dead front design al mostrarse negra o apagada hasta que se activa el contacto.


El habitáculo se inspira en la naturaleza, con tonos crema predominantes en contraste con algunos elementos negro. Los asientos de ante lucen motivos grabados en láser. Las amplias plazas traseras tienen acceso a diversos contenidos de infoentretenimiento.


Exteriormente se distingue por una estampa maciza pero enrasada y aerodinámica, con llantas de 20 pulgadas y 11 palos combinadas con cubiertas especificamete desarrolladas por Bridgestone. De impulsión híbrida, puede circular en modo completamente eléctrico, en cuyo caso la batería -de iones de litio– se recarga en la red doméstica mediante un cable conectado a cualquier enchufe. La operación se completa en 5 horas. Según Cadillac, su eficiencia urbana duplica la de híbridos equiparables.


Ante fuertes demandas de potencia, el coche conecta un propulsor térmico 3.6 V6 de inyección directa y apertura variable de válvulas que actúa a la vez que el eléctrico. En total, unos 350 CV y 400 Nm de par máximo. El XTS también se beneficia de suspensión de flexibilidad variable Magnetic Ride Control (MRC), capaz de variar su acción en milisegundos según el tipo de conducción, la carga y el estado de la carretera. No faltan tracción a las 4 ruedas, 4 discos de freno con ABS de otros tantos canales o estabilizador StabiliTrak.


Otra de las primicias que la marca expone en su stand es el rápido CTS-V Coupé, la visión más deportiva del nuevo Cadillac coupé, rival de los Alfa Romeo Brera, Audi A5, BMW Serie 3 Coupe, Infiniti G37 y Mercedes-Benz Clase E Coupé. Su motorización de gasolina 6.2 V8 de 16 válvulas y compresión 9,1:1 con compresor volumétrico Eaton desarrolla 556 CV a 6.100 rpm y un par máximo de 747 Nm a 3.800 vueltas. Entre otros cuenta con suspensión MRC -con posiciones seleccionables Tour y Sport-, parrilla específica -duplica la entrada de aire del CTS Coupé convencional-, capó abombado para alojar el compresor, y otros detalles frontales y traseros propios.


También luce escape central y llantas de aleación de 19 pulgadas pintadas o pulidas, además de cubiertas deportivas Michelin Pilot Sport 2. De hecho, implican una vía trasera más ancha -1.587 mm-, lo que confiere un aspecto más musculoso y agresivo. Cadillac apunta a que el coche igualará o mejorará los 8 minutos invertidos por el CTS-V en completar el trazado germano de Nürburgring.


Dentro luce configuración 2+2 y un tratamiento específico. Si bien la distancia entre ejes es común al CTS berlina, la altura del coupé se reduce 51 mm, lo que reduce la habitabilidad posterior. Suma asientos deportivos ajustables en 14 posiciones con regulación neumática para el apoyo lumbar.

Como extra podrá encargarse con un color específico llamado Saffron que combina doble tonalidad en los asientos, la consola y el salpicadero y los paneles de las puertas. La dotación de serie incluye navegador con disco duro de 40 Gb, display desplegable, Bluetooth, antena aerodinámica OnStar, radio por satélite XM y sonido digital Bose. Carente de pilar central o B, presume de un sofisticado dispositivo táctil para abrir las puertas -lo que le permite renunciar a las clásicas manecillas-, pilotos mediante led, tercera luz de freno que oficia de spoiler, parabrisas dispuesto en un horizontal plano a 62,3º…


Más ligero que el CTS-V, completa la progresión de 0 a 100 km/h en unos rapidísimos 3,9 segundos y monta pistones de aleación, además de otras mejoras encaminadas a lograr un funcionamiento mecánico muy progresivo. Entre otros, monta un cambio manual de 6 relaciones Tremec TR6060 con embrague de doble disco, pero opcionalmente podrá solicitarse con una caja automático/secuencial Hydra-Matic 6L90, de idéntico número de marchas y con programación para conducción deportiva en Sport -suma levas de selección en el volante-. La tracción es a las ruedas traseras o propulsión.


Con una distribución de pesos del 54/46% -la tara oscila entre 1.907 y 1.922 kg según el cambio montado-, el circuito de frenos “made in Brembo” incluye discos ventilados de 380 y 373 mm, pinzas de 6 pistones en el tren delantero y de 4 en el trasero. El freno de estacionamiento es electromecánico, lo que permite un confort de uso superior y un habitáculo más amplio.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba