Cadillac CTS-V Sport Wagon

Amplio, versátil y deportivo, el inminente familiar deportivo de la saga CTS se estrena en el Salón de Nueva York que abre sus puertas estos días.

Ideado para batirse con los Audi RS6 Avant, futuro BMW M5 Touring y Mercedes-Benz E 63 AMG Estate -también se habla de un familiar basado en el Jaguar XFR-, el nuevo familiar -4.859 mm de longitud, 1.502 de altura y 1.842 de anchura- de la deportiva berlina CTS-V, llamado CTS-V Sport Wagon, se presenta en el Salón del Automóvil de Nueva York que abre sus puertas estos días, y combina espaciosidad y sentido práctico con una fuerte dosis deportiva.


En principio, el coche mostrado en la cita automovilística es el show-car de color plata Midnight, parrilla cromada oscura y llantas de acabado Liquid Silver que se puede apreciar junto a estas líneas, si bien el automóvil definitivo será esencialmente idéntico, salvo por el espoiler trasero superior CHMSL y la generosa tercera luz de freno, que en principio son exclusivos de esta unidad.


Interiormente, destaca por su instrumentación con led que avisan del corte de encendido; también hay un reloj que muestra la acción del compresor. Tapizado en cuero negro combinado con abundante tejido Alcántara, aplica estos mismos materiales en la parte superior de la consola y los paneles de las puertas, todo ello cosido a mano. Apliques decorativos de madera oscura y microfibra en la parte inferior de las puertas, los pilares y la consola. Luce asientos Recaro -opcionales en el modelo definitivo, incluyen movimiento eléctrico en 14 direcciones y ajustes neumáticos– con costuras a juego. El logo “V-series” grabado en distintos puntos del habitáculo. Estos colores y revestimientos apuntan la dirección que mostrará el modelo de producción y futuras creaciones de la marca en este ámbito.

La dotación de serie no olvida navegación con display escamoteable y disco duro de 40 Gb -también para almacenamiento musical-, audio Bose 5.1 con amplificador digital, toma USB, lector DVD/CD frontal


El CTS-V Sport Wagon entrará en producción a final de año para venderse poco después en Estados Unidos y, a continuación, en Europa y Oriente Medio. Por mecánica, adopta el mismo propulsor 6.2 V8 a 60º con compresor que impulsa a la carrocería sedán. Rinde 556 CV a 6.100 rpm y 747 Nm de par máximo a 3.800 vueltas. Impulsado a través de las ruedas traseras (propulsión), cuenta con bloque y culata fabricados en aluminio, inyección secuencial, intercooler, caja de cambios manual de 6 marchas Tremec TR6060 o automático secuencial Hydra-Matic 6L90 mediante convertidor de par y las mismas relaciones y, a falta de confirmar sus prestaciones, arroja un consumo urbano de 14 litros a los 100 km –19 a ritmo fuerte-.


Además de una rápida dirección con sólo 2,7 vueltas entre topes, exhibe un peso de 1.995 kg que distribuye en una relación del 52/48% entre ejes -la batalla asciende a 2.880 m-, monta diferencial trasero de deslizamiento limitado y adosa un contundente equipo de frenos Brembo con ABS de 4 canales -380 mm delante y 373 detrás-, cubiertas Michelin Pilot Sport PS2 255/40 y 285/35 cruzadas con llantas de aleación forjadas de 19 pulgadas, y control de estabilidad de 4 vías StabiliTrak.
 
También disfruta de suspensión de flexibilidad variable Magnetic Ride Control de gobierno electrónico y de un súper maletero que oscila entre 720 litros con 5 plazas -medidos hasta el techo- y nada menos que 1.644 cuando se dejan únicamente operativos las de conductor y acompañante. También cuenta con superficie de carga configurable, portón motorizado -practicable desde el mando a distancia o mediante un botón del coche- y techo panorámico UltraView, que en el CTS-V Sport Wagon definitivo será equipación opcional.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba