Cadillac CTS-V 6.2 V8

El nuevo Cadillac CTS-V de 6.2 litros aterriza en los concesionarios españoles a un precio de 79.990 euros (IVA e impuesto de matriculación incluido) respaldado por unas prestaciones y una serie de refinamientos técnicos que hacen honor a su status de berlina de lujo.

El nuevo Cadillac CTS-V de 6.2 litros aterriza en los concesionarios españoles a un precio de 79.990 euros (IVA e impuesto de matriculación incluido) respaldado por unas prestaciones y una serie de refinamientos técnicos que hacen honor a su status de berlina de lujo.


El modelo ofrece, sin engordar ni un céntimo la factura, la posibilidad de elegir entre caja de cambios manual o automática de seis velocidades así como un completísimo equipamiento de serie que incluye asientos delanteros Recaro, de piel microperforada, calefactables-refrigerables, con ocho variables de ajuste y cuatro posiciones de apoyo lumbar. Volante deportivo en piel, sistema de alarma antirrobo, monitorización de presión de los neumáticos y pedales deportivos en aluminio son otros de los detalles que catapultan a este tres volúmenes hasta la etiqueta de premium.


El CTS-V equipa llantas de 19 pulgadas y diez radios de aluminio pintado, con la opción de montarlas en aluminio pulido. Va calzado con neumáticos delanteros de 255/40 y traseros de 285/35.


El sistema multimedia incluye un sistema de audio Bosé, que cuenta con un disco duro de 40 GB, conexión MP3 y un juego de once altavoces 5.1 Cabin Surround, además de un navegador GPS de 8 pulgadas a todo color.


Por lo que respecta a la mecánica, el CTS-V es un V8 de 6.162 cc “supercharged” que eroga una potencia de 564 CV a 6.100 rpm y un par máximo de 747 Nm a 3.800 rpm. Con esta mecánica, no es de extrañar que el vehículo sea capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 4,2 segundos y que, con cambio manual, alcance los 308 km/h, 282 km/h si la transmisión es automática.


Disponible en los concesionarios de toda Europa con un periodo de grantía de 3 años o 100.000 kilómetros, el CTS-V hará las delicias de aquellos que se decidan a comprarlo gracias, en gran medida, al “Magnetic Ride Control”, considerado desde 2004 la suspensión activa más rápida del mundo.

    Ficha

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba