Novedad

Brabus 700 4×4: el extremo como punto de partida

12 fotos

Ampliar

14 de diciembre, 2018

Brabus nos tiene acostumbrados a preparaciones brutales de modelos de Mercedes, y este Clase G no cambia absolutamente nada: más grande, más alto, mas carbono y más potencia, una coche capaz de llegar al fin del mundo.

El Mercedes Clase G63 AMG es quizá uno de los coches más radicales del mercado, con una imagen de la vieja escuela y un V8 debajo del capó capaz de desarrollar nada menos que 585 caballos. Cualquier persona diría que es demasiado, pero siempre hay algún loco que quiere más, y si ya son varios, y encima tienen una empresa de preparaciones, para qué queremos más. Brabus lleva siendo una empresa de locos mucho tiempo, ya que cuando ve un coche extremo, lo ve ideal como base para una de sus preparaciones.

Te puede interesar: Prueba del Mercedes Clase G

El nuevo Brabus 700 4×4 se limita a diez exclusivas unidades, con un motor V8 de 5.5 litros optimizado. Los dos turbos se han agrandado, y un protector calórico en la admisión y en los manguitos convierten al corazón de la bestia en una auténtica obra de arte.

Un motor espectacular

12 fotos

Ampliar

Brabus pone más potencia, más altura, más carbono…

El trabajo en el motor se ha notado en la potencia, y es que Brabus ha conseguido elevarla a los 700 caballos y a los 960 Nm de torque. El preparador asegura que el coche es capaz de alcanzar los 100 km/h en 5 segundos, algo que no está nada mal, pero… Con 115 caballos más que la versión “normal”, ¿cómo es posible que tarde medio segundo más en hacerlo? La respuesta está en sus neumáticos, unos brutales Pirelli Scorpion ATR especiales para su uso 4×4. Esta es la razón por la que su velocidad máxima ha sido limitada a 210 km/h, ya que, en caso de superar esta velocidad con el coche calzado sobre estas gomas, no se garantiza que lleguen enteras.

Los brutales neumáticos especializados para off-road penalizan sus prestaciones

12 fotos

Ampliar

Los ejes también han sido retocados, Brabus le ha instalado unos que brindan una mayor distancia al suelo y una capacidad mayor de articulación. La suspensión de AMG también ha sido retirada para instalar una propia de Brabus que se ajusta de manera electrónica.  Además de la configuración de la misma en cuatro modos distintos, también es capaz de ajustar la altura en cada eje. Por tanto, esta suspensión, que en campo es como la mantequilla, se agacha y endurece en caso de poner el pie en la tabla.

En cuanto a su estética, podemos ver la presencia de la fibra de carbono en su exterior, y un interior revestido en un cuero bicolor con inserciones también en carbono. El precio de esta excentricidad no se ha anunciado, pero apostamos que estará en torno a los 300.000 euros. Si te toca el gordo de la lotería, y quieres ser el más guay del vecindario, aquí tienes una apuesta segura.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche