BMW X6

30 Abril, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Un SUV con carrocería coupé. La idea no es nueva, aunque BMW ha sabido darle una vuelta más de tuerca. Con unas cualidades dinámicas sorprendentes, el X6 ofrece espacio, un arsenal tecnológico, mucha comodidad y unas mecánicas que dejan claras sus aspiraciones deportivas.

4

Más información en Hoymotor16, número 1280


En un segmento tan prolífico como el de los todocamino, todo vale. Sin embargo, la línea que separa a estos Sport Utility Vehicles de los demás es, a veces, tan delgada, que resulta difícil diferenciarlos. Pues bien, éste es el momento en el que BMW decide llevar a cabo la fusión entre el mundo coupé y el SUV. Algunos pensarán que es un concepto ya conocido y, en cierto modo, no les falta razón, ya que desde Corea llegó hace no mucho tiempo un coche que responde a esta filosofía.


Precisamente por ello, y movido por la curiosidad, decido preguntar al responsable de comunicación de producto a nivel mundial de BMW cuál es su opinión al respecto. Tras echarse las manos a la cabeza –las comparaciones son siempre odiosas–, me responde que ellos ya estaban «cocinando» en 2001 lo que ahora es el X6 y que, si no lo lanzaron antes al mercado, fue porque pensaban que no era el momento oportuno para hacerlo, pues antes debía ver la luz la segunda generación del X5. Por este motivo, se consideran los pioneros.


Amplitud y deportividad


En la cadena de montaje americana de Spartanburg, situada en Carolina del Sur, se fabrica este nuevo BMW, que supera a su hermano X5 en anchura y longitud. Si hablamos de habitabilidad, a pesar de que el interior es ligeramente menos amplio de lo esperado y la fila posterior sólo ofrece dos plazas, hay que decir que no existe problema alguno de espacio y que los cuatro ocupantes pueden viajar con altísimas dosis de confort.


Llega el momento esperado: me pongo a sus mandos e inicio un recorrido de unas 200 millas por autovías y carreteras reviradas, típicamente americanas, mientras sorteo pick-up con ruedas sobredimensionadas, camiones de morro alargado y vehículos de toda clase que, como mínimo, ocultan bajo su capó un motor V6 de gasolina. El aplomo que siento es estremecedor. El coche va pegado al asfalto como una lapa y sus reacciones rozan la deportividad. En este sentido hablamos de un vehículo más ágil que su «hermano» el X5. Eso sí, nunca debemos olvidar las inercias que genera un SUV de semejantes dimensiones y peso. Contra las leyes físicas no se puede luchar.


En cuanto a la oferta mecánica –ver ficha– tengo que decir que el nuevo motor V8 biturbo de gasolina realmente sorprende por sus prestaciones y agrado general, aunque cualquiera de los otros tres propulsores le sienta, igualmente, como un guante al X6. Por lo demás, y como no podía ser de otra forma, incluye un amplio arsenal tecnológico –sistema de tracción xDrive, chasis activo Adaptative Drive, distribuidor de par en el eje trasero DPC…–.


Los precios de este todocamino tan exclusivo arrancan en los 63.400 euros del 30d y llegan hasta los 83.300 del 50i. Quienes duden entre el X6 y el X5 deben saber que este último cuesta en torno a un 7% menos en sus versiones diésel, las únicas comunes a ambos.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba