*

BMW Serie 5 535i Automático

17 Junio, 2010, modificada el 21 Abril, 2015 por

Te contamos, al detalle, lo que da de sí la versión alta de gama de la nueva berlina bávara. Chasis espectacular, más el mejor motor del mundo de la categoría de 3 litros de cilindrada, con 306 CV de potencia, igual a disfrute al volante.

43

Si algo ha caracterizado a la berlina de lujo de la hélice en todas sus ediciones anteriores es su lado deportivo, común al resto de la gama de Munich -excepto en su versión GT, más pesada y menos pasional en sus reacciones-. En hoyMotor probamos el nuevo BMW Serie 5 con la mecánica por excelencia, premiada como la mejor de su categoría desde su llegada -todo un descubrimiento- con la actual generación del BMW Serie 3 Coupé, y que tan bien sienta a modelos tan distintos como el BMW Serie 1 135i y el BMW Z4 Roadster sDrive35i.

Nuestro protagonista es el oponente de berlinas tan reconocidas y tecnológicas comolos Audi A6, Jaguar XF[/permalink], Lexus GS y Mercedes Clase E . Todas ellas con sus peculiaridades, pero ninguna tan ágil y deportiva -sólo el Jaguar se acerca a su viveza de reacciones- como te comentaré más adelante.

Por cierto, no puedo -ni quiero- dejar de dar la enhorabuena a los chicos de BMW, por el salto estético experimentado respecto a la anterior generación, bastante “difícil de ver” y que ganó muchísimo con el paquete M. De hecho, este último Serie 5 se parece más al de hace dos ediciones, más estilizado y redondeado, pero con la modernidad del Serie 7; con el que comparte frontal y trasera, a pesar de los leves retoques en los pilotos. Sin embargo, visto de lado -con un morro infinito y voladizo corto- gana dinamismo respecto al buque insignia de la marca, en parte, por su zaga recortada. Pero, hay más.

Interior

El habitáculo, de ergonomía intachable, ofrece un buen espacio al conductor y al acompañante, pero no es tan generoso con los ocupantes de las plazas traseras que, sin ir justos, esperan un poco más de hueco para las piernas. Y más en un coche de su tamaño. Por contra, la altura al techo admite tallas grandes.

El maletero lo que lo sitúa en el punto medio de la categoría en la que el Audi se alza con el título de más capaz. Por lo demás, y a pesar del diseño sobrio de todo BMW, la calidad de realización y ajuste es la de costumbre, con materiales blandos y de tacto gomoso en el salpicadero.

El precio de inicio para la mecánica que nos ocupa es de 52.900 euros55.508 euros el automático probado- e incluye airbags -frontales, laterales y de cortina-, reposacabezas activos, ABS con control de frenada en curva y asistente de frenada de emergencia, DSC -control dinámico de estabilidad que incluye control de tracción-, regeneración de energía de frenado, control de crucero con función de frenado, leds de luz diurna, sensores de luz y lluvia, isofix, ajustes eléctricos de la altura del asiento y la inclinación del respaldo, volante multifunción, climatizador bizona

La unidad que ves en las fotos -de más de 90.000 euros– llevaba faros bixenón con lavafaros -unos 1.400 euros- y asistente de cambio de luces -177,85 euros-, cambio automático de 8 velocidades, llantas de 18 pulgadas con neumáticos 245/45 delante y 275/40 detrás -2.252,78 euros-, techo eléctrico, navegador, bluetooth, dirección activa -2.074,93 euros-, head-up display -1.648,47 euros-, asistente de cambio involuntario de carril -615,79 euros-, asistente de ángulos muertos -734,35 euros-, asistente de aparcamiento, surround view -829,97 euros- o sistema de cámaras perimetrales que incluye una de visión cenital, control dinámico de la suspensión -1.541,38 euros-, alarma, acceso y arranque sin llave -937,07 euros-, sistema softclose de las puertas -que se cierran automáticamente y cuesta 759,22 euros-, apertura y cierre eléctricos del maletero -663,60 euros-, espejos fotosensibles, asientos eléctricos y calefactables con memorias para el del conductor, tapicería de cuero, climatizador para cuatro zonas -558,42 euros- y un largo etcétera de extras.

Comportamiento y Prestaciones

Lo primero que llama la atención tras hacer los primeros kilómetros con el Serie 5 es su excelente calidad de rodadura y gran insonorización. Además, la dirección es una delicia y desearás, aun con sus casi 5 metros de longitud, una carretera de curvas enlazadas. Certera -incluso con las llantas de 18 pulgadas de nuestra unidad- como ninguna de su segmento, si, encima, optas por la activa de nuestra unidad, la maniobras serán una anécdota ya que con una vuelta de volante haces el giro completo de las ruedas. El cambio automático deportivo de 8 velocidades -convertidor de par-, con levas en el volante para el modo secuencial -también utilizable desde la palanca- es rapidísimo y funciona exactamente como deseas seleccionando la marcha adecuada en cada momento. ¡Casi como un doble embrague!

Pero, además, junto con la suspensión y las reacciones del acelerador se adapta a tres modos distintos de conducción: confort -filtra las inserciones al igual que la suspensión los desperfectos del firme, y se mueve suave en marchas largas a bajo régimen como la más cómoda limusina-, normal -equilibrado-, sport -las reacciones se intensifican y los controles de ayuda a la conducción se vuelven más permisivos, junto con la suspensión que trabaja menos- y sport+ -va más allá y desconecta los controles- para experimentar, sin filtros, de lo que es capaz el BMW Serie 5 535i. Un conjunto deportivo de propulsión que pide guerra, a pesar de sus 1.700 kg, con el sonido adictivo que lo caracteriza. En el útimo modo mencionado, es fácil descolocar su trasera si abres gas en mitad de las curvas. Eso sí, sin sorpresas y con todo el aplomo que puedas imaginar. Ni cruzándolo con violencia te sientes inseguro, no se inmuta. En cualquiera de los ajustes que puedes elegir, el coche analiza la conducción que haces para ajustarse a momentos en los que necesitas más aplomo, potencia… ¡Una virguería!

Sus cifras prestacionales son de primer orden y sus 306 CV de potencia a 5.800 rpm garantizan respuesta sin flaquear en todo el rango de revoluciones. Lo que siginifica que tiene buenos bajos -entrega su par máximo desde sólo 1.200 rpm– y medios; y en la parte alta del cuenta vueltas se mueve de vicio estirando hasta las 7.000 vueltas como si tal cosa. Por lo demás, los consumos no son altos -destacan algo más sus 11,9 litros en ciudad, 13 reales, respecto a los 6,5, 2 más en realidad, que anuncia en carretera-, pero sí sensibles a los coqueteos del pie derecho, que incita la mecánica, con el acelerador. Aun así cumple con la norma Euro5 ayudado por el paquete de soluciones ecológicas Efficient Dynamics.

En definitiva, el BMW Serie 5 535i Automático se sitúa como referente en deportividad, sin dejar de lado el confort, con un modelo totalmente nuevo que pondrá las cosas difíciles a los superventas del segmento E. Como casi siempre, el precio y su justo equipamiento de serie son los culpables de que esta versión alta de gama se sitúe en el olimpo de las berlinas de lujo.

Destacable

– Comportamiento dinámico excelente.
– Motor, reacciones deportivas y tecnología.
– Calidad interior y ergonomía.

Mejorable

– Equipamiento de serie.
– Precio de opciones tecnológicas.
– Consumos sensibles.

2 Comentarios

Marc87 19 Febrero, 2011

BMW ha terminado dejando de lado los cambios manuales en la serie 5? Si es asi es una verdadera pena,
El coche precioso, como dice el articulo, se asemeja mucho, a la serie E39.

Raúl de San Antonio 21 Febrero, 2011

No, BMW sigue, también, con cambios manuales.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba