BMW Serie 2 Coupé: lo conducimos

Sus cualidades le hacen contar con pocos rivales en el mercado, lo que no significa que desde BMW se hayan relajado a la hora de diseñar este Serie 2 Coupé, todo lo contrario. Estamos ante un más que digno sucesor del BMW Serie 1 Coupé.

Nuestra valoración: 7,5 Notable

8

8

9

7

5

8

Destacable

  • Deportividad.
  • Calidad general.
  • Consumo mecánicas diésel.

Mejorable

  • Precio.
  • Equipamiento.

Carrocería de tres volúmenes con diseño coupé, tracción trasera y una orientación claramente deportiva hacen del BMW Serie 2 Coupé un coche único en el mercado. Por ello, es probable que el cliente potencial de este nuevo modelo de la marca alemana esté decidido a su adquisición y no se plantee la posibilidad de optar por otro vehículo. En ese caso, ¿cumplirá con sus expectativas esta Serie 2?

Lo cierto es que estamos ante una generación que mejora en prácticamente todos los aspectos al anterior Serie 1 Coupé. El mayor énfasis se ha puesto en el apartado dinámico, logrando un compromiso excelente entre facilidad de conducción y la diversión característica de los modelos de BMW. Ello unido a una más que digna habitabilidad lo convierten en un producto casi redondo. Aunque claro, un conjunto tan interesante se paga, y en el BMW Serie 2 Coupé eso significa partir de casi 30.000 euros.

Diseño

El concepto de coupé compacto que representa el BMW Serie 2 no es nuevo. Su herencia se remonta a nada menos que 1968, cuando su “abuelo”, el BMW 2002, seducía al mundo con su característica carrocería de dos puertas. Pero por suerte tenemos un ejemplo más reciente con el que comparar este nuevo modelo de BMW y conocer qué ha cambiado en la recién estrenada generación. Hablamos del Serie 1 Coupé, lanzado en 2007.

El nuevo BMW Serie 2 Coupé no solo modifica su nombre (recordemos que la marca utiliza los números pares para denominar a sus modelos de dos puertas), sino que cuenta con importantes variaciones en lo que a diseño y mecánicas se refiere. En este primer apartado, la nueva generación crece en todas las cotas respecto al Serie 1 Coupé. Así, encontramos un modelo 72 mm más largo (4,43 m.) 26 mm más ancho (1,77 m.) y con una distancia entre ejes 30 mm mayor (2,69 m.). La altura también se reduce ligeramente, todo ello para conseguir un mejor comportamiento en carretera y ser fiel a la deportividad característica de BMW.

Por imagen es evidente que el nuevo coupé alemán gana en agresividad. Su frontal se muestra más poderoso gracias a una parrilla más afilada, uno faros más estilizados y pegados a los riñones y unas tomas de aire más abultadas. La línea lateral mantiene su fluidez y nos lleva hasta una zaga en la que encontramos unos pilotos rediseñados con tecnología LED y un nuevo paragolpes. Como siempre que hablamos de cuestiones estéticas ninguna opinión puede considerarse 100% acertada, pero parece claro que en líneas generales el nuevo BMW Serie 2 Coupé mejora a su antecesor.

Motor

Si te acercas al concesionario en estos momentos tendrás a tu disposición cinco mecánicas diferentes para asociar a este BMW Serie 2 Coupé. La variante diésel 218d (143 CV) será sin duda la estrella de la gama; desde BMW nos han confirmado que esperan que suponga entre un 80% y un 90% del total de las ventas. Entre las otras opciones de gasóleo encontramos el 220d (184 CV) y el 225d (218 CV). Si lo nuestro es la gasolina tenemos disponible el 220i (184 CV) y el radical M235i, con un propulsor de 326 CV perfecto para los que busquen emociones fuertes.

Durante nuestra prueba tuvimos la oportunidad de ponernos al volante de las versiones gasolina y diésel de 184 CV. La progresividad es la característica más destacada del primero de ellos. Sin ser demasiado contundente en ningún momento, su potencia y turboalimentación hacen que se desenvuelva con soltura en prácticamente cualquier régimen de revoluciones, lo que permite despreocuparnos del cambio. La variante diésel pierde puntos en cuanto al sonido de la mecánica, pero garantiza una mayor respuesta a las órdenes del acelerador. Además y como comprobarás después, el consumo de combustible es una de sus mayores virtudes.

Tanto los motores de gasolina como los de gasóleo, todos de cuatro cilindros, incorporan la tecnología TwinPower Turbo, que mejora las prestaciones y ajusta los consumos. El M235i es el único que apuesta por un bloque de seis cilindros en línea.

Comportamiento

Un centro de gravedad más bajo, excelente coeficiente aerodinámico (Cx de 0,29), reparto de pesos 50:50 entre los dos ejes… En principio todo apunta a que este BMW Serie 2 debe desenvolverse como pez en el agua sobre el asfalto, ¡y vaya si lo hace! Lo que más llama atención en una conducción relajada es la suavidad al rodar y la buena insonorización del habitáculo. Pero las cualidades anteriormente mencionadas salen a relucir si optamos por un manejo deportivo.

Debemos recordar que la versión de acceso a la gama del Serie 2 Coupé ya cuenta con un potente motor diésel, lo que unido a la tracción trasera habitual de la marca suponen un plus a la hora de disfrutar al volante de este modelo. Si bien es cierto que el aplomo del coche hace complicado el poder sacarlo de sus casillas, al apostar por el modo de conducción Sport+, que modifica la dureza de la dirección, la respuesta del acelerador y minimiza la intrusión de los controles electrónicos, garantiza una diversión al volante de la que no pueden presumir otros coupés con tracción al eje delantero.

Equipamiento

Por los 29.900 euros (sin incluir Plan PIVE) que es necesario desembolsar para acceder al BMW 218d contaremos de serie con un equipamiento interesante: climatizador bizona, volante deportivo de cuero multifunción, llantas de aleación de 16 pulgadas, sensor de lluvia y luces, reposabrazos delantero, selección del modo de conducción, etc. No obstante no parece muy lógico que a la factura inicial haya que añadir 801 euros si queremos disponer de faros de xenón, 250 euros por las luces antiniebla o 1.426 euros por el sistema de navegación.

A nuestra disposición tenemos cuatro acabados diferentes: el modelo base, la línea Modern (intenta aunar deportividad y elegancia), la línea Sport (acentúa la deportividad) y el paquete deportivo M (modificaciones exteriores e interiores que aportan una imagen más agresiva).

Consumo

Al volante del BMW 220i y en condiciones de conducción normales es fácil situar el indicador de consumo medio alrededor de los 7 l/100 km. Si activamos el modo Sport y dejamos caer el pie sobre el acelerador veremos cifras en torno a los 9 l/100 km.

La cosa cambia si hablamos del motor 2.0 diésel de similar potencia. Si bien el recorrido no nos permitió realizar una medición del gasto de carburante fiel a la realidad, podemos asegurar que no es complicado rondar cifras cercanas a los 5 l/100 km. Hay que recordar que BMW homologa un consumo combinado de 4,3 l/100 km en este 218d, cifra que se reduce a 4,2 l/100 km si optamos por la transmisión automática de 8 velocidades.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

José Luis Castillejo 14 marzo, 2014

La mayor ventaja de este Serie 2 Coupé es que no cuenta con rivales directos en el mercado.

Pepe 15 marzo, 2014

La línea quiere parecer al Alfa Romeo GT pero no llegan. Aún nadie ha superado al Alfa GT Bertone.

Ricard 15 marzo, 2014

Si, igual que mercedes tampoco lo logra.

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba