BMW R1200 R frente a BMW R1200 RT

12 septiembre, 2007

Lucen fisonomías opuestas, pero las R1200 R y R1200 RT comparten motor, transmisión… y hasta cometido.




Lucen fisonomías opuestas, pero las R1200 R y R1200 RT comparten motor, transmisión… y hasta cometido. Sí, porque aunque la RT es más cara y va más carenada, las posibilidades de la nacked R son parejas, sobre todo equipada con ciertas opciones.


La oferta rutera de BMW Motorrad pasa por la super crucero K 1200 LT, la rápida y deportiva K 1200 GT y la turística R 1200 RT. La última pertenece a la familia bóxer de la marca bávara, progresivamente puesta al día en su totalidad y cristalizada en las S, GS, ST, HP2/HPE y R nacked. Unas y otras comparten esencia, pero sin duda es la última la que más se aproxima a la RT en lo que toca a motor, transmisión, parte ciclo o postura de conducción. Tanto, que pese a que la RT –17.250 euros– es una montura esencialmente enfocada a viajes, la R –12.500 euros– puede ofrecer unas posibilidades similares con ciertos elementos de equipamiento opcional a un precio más ventajoso.

De hecho, ésa es la clave de nuestra propuesta, porque pese a que la atractiva RT se beneficia de soluciones como un carenado integral con pantalla frontal regulable eléctricamente, ABS –1.316 euros en la nacked y ahora, por 323 euros extra, con el recomendable control de tracción ASC– o sibaritismos como el radio-CD –nada menos que 1.378 euros–, la R, 31 kilos más liviana –muchos en una moto–, menos aparatosa en circulación urbana –dribla entre coches con una facilidad desconocida para la RT– y sensiblemente más ágil y manejable –es una de las BMW más versátiles y avanzadas del momento– puede dotarse de soluciones parejas.

Hablamos, por ejemplo, de un eficaz parabrisas que sale por 194 euros, o de un capaz juego de maletas –por unos 1.000 euros, soportes incluidos– desmontables –las de su «oponente», de serie, son fijas–. Prestaciones y consumos van a la par –sus 110 CV dan mucho de sí–, pero de nuevo la R saca pecho en capacidad de frenada –más mordaz e incisiva– o el reprís, aunque en aceleración pura la RT depara una ligera ventaja.

Otro apunte: en las dos se puede solicitar la regulación eléctrica de la precarga trasera –se llama ESA y cuesta 777 euros–, idónea para una RT que previsiblemente soportará con más frecuencia un acompañante –en la R viaja con un confort similar–. No se compliquen: cualquiera es una elección acertada, con un excelente valor actual y residual. Pero aunque a nosotros la RT nos ha enamorado, la R nos resulta aún más funcional y gratificante… ¡Y es más barata!

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba