BMW M3

25 Julio, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

Un fantástico motor V8 de 420 CV y un nuevo chasis ligero trufado de electrónica para adaptarlo a las preferencias de cada conductor, son las claves del nuevo M3

7

7




La cuarta generación del deportivo bávaro vuelve a levantar pasiones con niveles aún más altos de tecnología, empezando por un fantástico motor V8 de 420 CV y culminando en un nuevo chasis ligero trufado de electrónica para adaptarlo a las preferencias de cada conductor.


EL nuevo M3 se basa en el BMW Serie 3 Coupé pero, exceptuando unos pocos componentes, es un coche completamente nuevo. Empezando por el motor que, con 3.999 cc, es un V8 que desarrolla 420 CV de potencia con una capacidad sorprendente para girar a altas revoluciones –hasta 8.400 rpm–. Además, ofrece un par máximo de 43,9 mkg, disponible a 3.900 vueltas, y con la ventaja de tener un 85 por ciento del mismo en un abanico de 6.500 revoluciones.

  • Comportamiento



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



Comportamiento

Arrancamos el coche para dirigirnos al circuito y apreciamos lo bien adaptado que está para un uso diario. La gran caballería del motor se muestra perfectamente domada, nos movemos sin tirones ni brusquedades, aunque deseosos de tener la oportunidad de pisar a fondo el acelerador, porque hay que reconocer que el M3 es un coche para conductores apasionados, capaces de disfrutar con las exigencias de una conducción rápida, y eso es lo que proporciona a raudales. Su nivel de seguridad abordando curvas enlazadas en el circuito es enorme.


Cuando parece que vamos rápido estamos realmente lejos del límite y sólo vislumbramos que estamos acercándonos a él cuando el eje trasero se insinúa con una suave y deliciosa derrapada en aceleración que es fácilmente controlada con el volante. La electrónica del deportivo alemán es muy permisiva.


¡Qué placer! No queremos arriesgar más y nos conformamos con una sucesión de suaves derrapadas como la anterior, pero estamos seguros que aún se puede pedir mucho más a este impresionante coche. La cara de satisfacción que se nos queda es suficiente muestra del disfrute y de la pasión generada por este nuevo juguete de BMW, que estará disponible en los concesionarios de la mar- ca bávara desde finales de septiembre desde 71.900 euros, aunque ya se aceptan pedidos.

prestaciones

El bloque, fabricado en una aleación de aluminio y silicio, está fabricado en la planta donde se fabrican los de los motores de F1 del equipo BMW Sauber. Dispone de ocho mariposas individuales y un sistema doble-VANOS de regulación variable de los árboles de levas, consiguiendo una potencia específica de 105 CV por cada 100 cc y un mínimo consumo, anunciado por el fabricante de 12,4 l/100 km, algo en lo que tiene mucho que ver el sistema de recuperación de energía de frenado, que desacopla el alternador en las fases de aceleración y lo conecta en las de retención.

La propulsión a las ruedas posteriores está a cargo de una caja de cambios manual de seis marchas, combinada con un diferencial autoblocante variable M, que asegura una imponente capacidad de impulsión. Está prevista una caja automática SMG de siete relaciones, opcional, algo que seguramente le vendrá muy bien, pues la caja manual, siendo muy precisa, nos ha parecido mejorable en las retenciones de tercera a segunda. El chasis está fabricado en materiales ligeros y equipado de serie con Control Dinámico de Estabilidad (DSC).

Opcionalmente puede incorporar Control Electrónico de Suspensión (EDC) y MDrive, que permite, mediante un botón o el mando iDrive, activar la configuración preferida entre modos de amortiguación, estilo de conducción y el grado de asistencia ofrecido por la dirección Servotronic. El resultado de este trabajo de mecánica y electrónica se refleja en el cronómetro, reduciendo los tiempos conseguidos por por su antecesor en el tradicional circuito de Nürburgring.

Interior y maletero

Al abrir las puertas encontramos las primeras diferencias respecto al Serie 3 Coupé en los listones de umbrales con el logotipo M. Los asientos son muy envolventes, ofreciendo una sujeción lateral realmente buena, como comprobamos al abordar las primeras curvas. En cuanto a la instrumentación, los relojes dobles son negros con cifras blancas, ofreciendo una interesante función, típica de los coches M, que consiste en que la zona roja del cuentarrevoluciones es variable dependiendo de la temperatura del aceite y llega a las 8.400 vueltas cuando ha alcanzado su temperatura normal de funcionamiento. La zona central está ocupada por la pantalla del Control Display, cuyo mando, situado entre los asientos delanteros, resulta algo complejo y de difícil interpretación mientras se conduce por la cantidad de menús y submenús.

Espacio y practicidad

En cuanto a la carrocería, aunque su estampa sigue siendo discreta, sus formas, la potencia y la deportividad del nuevo M3 se descubren en el abombado capó de aluminio, necesario para dar cabida al enorme motor V8; las sobredimensionadas entradas de aire frontales y sobre el capó, los pasos de rueda, estribos, difusor trasero y los cuatro escapes pareados. El techo es de material sintético reforzado en fibra de carbono, para rebajar el centro de gravedad. El conjunto rezuma potencia y nos excita para la toma de contacto realizada en el impecable circuito Ascari en Ronda, Málaga.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba