BMW M3

La firma de la hélice lo dota de la última revisión estética de los Serie 3 Coupé y Cabrio. Su motor V8 recibe un sistema de parada y arranque automáticos.

La puesta al día del M3, ya sea en versiones de carrocería berlina/sedán, Coupé o descapotable de techo duro Cabrio, no comporta cambios sobre su mecánica atmosférica de 8 cilindros en V y 420 CV. Sin embargo, apareja las mejoras estéticas que BMW acometía hace poco sobre los Serie 3 Coupé y Cabrio. Entre otros, suponen faros redefinidos, con luz diurna mediante diodos luminosos o led, y pilotos traseros de nuevo cuño.


El M3 añade, además, sistema de parada y arranque automáticos de motor, que ahonda en la estrategia de la marca conocida como EfficientDynamics y permite reducir el consumo cuando el vehículo está detenido, por ejemplo en semáfaros o retenciones. Se combina tanto con la caja manual como con la automático/secuencial DKG Drivelogic de doble embrague de 7 relaciones -6 la manual-. La inclusión de este dispositivo determina un promedio de gasto homologado de 11,2 litros a los 100 km, por los 12,4 precedentes. Este mecanismo no altera las prestaciones del modelo.


Opcionalmente, puede dotarse de Perfomance Package -salvo el Cabrio-, que suma llantas específicas de 19×9 pulgadas, progrma Sport específico para el control de estabilidad DSC y la amortiguación electrónica de flexibilidad variable, así como muelles 10 mm más cortos, que endurecen y bajan la altura final del conjunto.


Ya como accesorios, ofrece nuevos elementos de carbono a situar en el capó trasero (spoiler) o las entradas frontales de aire a modo de faldón -véanse imágenes-.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba