BMW Hydrogen 7

19 Diciembre, 2006, modificada el 11 Enero, 2011 por

BMW apuesta por el hidrógeno con este modelo bivalente que también puede funcionar con gasolina

3

BMW apuesta por el hidrógeno con este modelo bivalente que también puede funcionar con gasolina

3



 


BMW afirma que la movilidad en el futuro no pasará por la pila de combustible o los híbridos, sino por el hidrógeno. Y lo avala con el Hydrogen 7, un vehículo bivalente que también puede funcionar con gasolina y que contrasta la eficacia de su teoría.


 Si el concepto esgrimido por BMW cuaja, porque al tiempo que sigue evolucionándolo recibe el apoyo necesario del público y de las diferentes administraciones mundiales, el hidrógeno podría ser el combustible llamado a remediar los «males» que sobrevendrán con el agotamiento del petróleo. Además, hay energía, como la eólica, teóricamente capaz de generar la cantidad de hidrógeno necesaria para atender el consumo humano de forma sostenible. De hecho, la firma bávara entiende que los coches animados por hidrógeno serán una realidad popular dentro de 20 o 30 años. Y no piensen que serán máquinas aburridas, pues sus ingenieros trabajan sobre propulsores que con sólo dos litros y cuatro cilindros erogarán, vía sobrealimentación, hasta 300 CV.


MAYOR RENDIMIENTO
Justo ahí radica una de las virtudes de estas mecánicas, que, lógicamente, son de explosión y permiten rendimientos muy superiores a las cifras que se barajan para la pila de combustible, a fin de cuentas un convertidor de hidrógeno en energía eléctrica. No obstante, BMW entiende que la pila de combustible tendrá cabida para alimentar equipos auxiliares en el automóvil del futuro, o bien para mover modelos urbanos. Para demostrar que el hidrógeno es la solución, la marca ha fabricado 100 unidades del Hydrogen 7, derivado del 760iL, que funciona con gasolina sin plomo e hidrógeno, a gusto del conductor con sólo pulsar un botón ubicado en el volante. Es decir, es bivalente, pues apenas existen sitios para repostar hidrógeno.


 Así, la gasolina permite la esperada autonomía –unos 700 km entre los dos combustibles–. El hidrógeno, que se reposta en estado líquido, es muy volátil, por lo que incluso a coche parado termina evaporándose en unos nueve días, y aunque queda dentro del doble depósito estanco, el gas resultante apenas si da para una decena de kilómetros. BMW destinará estos vehículos a un selectivo alquiler que busca mostrar la viabilidad del proyecto, de momento bisoño. Motor 16 ha rodado con uno de ellos en Berlín (Alemania), y aunque el coche no logra el rendimiento del 760iL –da 260 CV por los 445 de aquel al variar la compresión y los in- yectores, mientras que por peso limita la velocidad a 230 km/h–, casi iguala su refinamiento.


Eso sí, el maletero pierde espacio al recibir el depósito de hidrógeno. Este admite 7,8 kilos para 200 km –unos 64 euros–; pero en el futuro, y partiendo de un diseño específico, el recipiente –que será de carbono– se adaptará a otros huecos de la carrocería, apenas molestará y, según nos cuentan, será más capaz. Sepan que en países como Francia la normativa sobre almacenamiento de hidrógeno impide aparcar el vehículo en un garaje, pero en BMW aseveran que el Hydrogen 7 es tan seguro como cualquiera de sus hermanos de gama.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba