BMW Gina Light Visionmodel

10 Julio, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

La última creación de la firma alemana es este roadster tan especial con carrocería textil y formas cambiantes.

6

Más información en hoyMotor16, núm. 1290


Alguien en la marca bávara pensó un día que la clave de la movilidad en el futuro estribaría en la voluntad de poner en tela de juicio lo existente y en la capacidad de generar nuevas posibilidades. Bajo esas premisas, se encargó a los ingenieros de BMW Group Design que cuestionasen las soluciones técnicas usadas actualmente a la hora de crear un nuevo vehículo.


El resultado se llama GINA (las siglas en alemán de «geometría y funciones de múltiple acuñación») y, en líneas generales, se trata de un biplaza roadster que puede variar de forma gracias a un nuevo sistema constructivo, basado en la combinación de una estructura móvil y de una carrocería fabricada en tela flexible.


El GINA Light Visionmodel no recurre a los típicos elementos de carrocería, como faldón, capó, aletas, puertas, pasos de rueda, techo o tapa del maletero, sino que la estructura metálica va recubierta por un tejido especial, sumamente resistente y con una capacidad de dilatación extrema.


Esa tela se divide en sólo cuatro elementos: la más grande abarca desde el frontal hasta la base del parabrisas y continúa hasta el límite posterior de las puertas; sendas piezas laterales, que cubren desde la base de los umbrales delanteros hasta la zaga, incluyendo los pasos de rueda traseros; y una cuarta pieza sobre la parte central de la zaga del coche. Bajo esa capa textil encontramos una estructura de elementos móviles, controlados electrohidráulicamente y que cambian de posición según las condiciones dinámicas del vehículo o los deseos del conductor, de modo que puede variar la forma del coche o el número de funciones «a la vista».


6

El mejor ejemplo es el de los faros, que normalmente no son visibles porque van ocultos bajo la tela hasta que es necesario iluminar la calzada. Si el conductor enciende las luces, la parte frontal varía de forma. En cambio, las ópticas intermitentes y los pilotos posteriores funcionan sin que sea necesario una modificación del recubrimiento de la carrocería, pues su luz atraviesa el tejido translúcido.


El GINA tiene un alerón posterior móvil que siempre permanece oculto bajo la «piel» textil. En función de las condiciones de conducción, un sistema valora las necesidades aerodinámicas y puede ordenar que la carrocería aumente la presión del aire sobre la parte posterior. Entonces, el alerón se eleva automáticamente, aunque realmente lo que sube es toda la zaga, al tiempo que se tensa el tejido que la cubre.Ocurre algo parecido con la refrigeración del motor, pues si la mecánica V8 de gasolina necesita más flujo de aire, la parrilla se abre más gracias al movimiento ejecutado por la estructura metálica entramada de la zona frontal. Más llamativo es el acceso al motor, pues en lugar de capó hay una abertura en el tejido que permite desplazarlo hasta medio metro a derecha o izquierda, dejando visibles las bocas de llenado de lubricante, del refrigerante o del lavaparabrisas.


Impresionante también es la apertura de puertas, pues el tejido se pliega tanto hacia el exterior como hacia arriba, y siempre lo hace siguiendo una secuencia perfectamente reproducible, ya que el material textil usado mantiene su forma y sus pliegues con independencia de la temperatura, de la humedad o de las veces que ha debido dilatarse. En el original «concept» alemán hasta el interior, revestido del mismo tejido especial que el resto del coche, puede variar de forma. Por ejemplo, cuando el GINA Light Visionmodel está aparcado, el volante y los relojes de la instrumentación permanecen «en espera» para facilitar el acceso al habitáculo. Y el asiento no adquiere su forma normal hasta que nos hayamos sentado. También será entonces cuando suba el reposacabezas o cuando el volante se nos acerque. En ese instante, ya podremos arrancar.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba