BMW 125i Cabrio

7 Mayo, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

El buen tiempo ha traído consigo el nuevo descapotable de BMW, un coche de línea sugerente, cuatro plazas y excelente acabado que ofrece un rendimiento aceptable en versión 125i. Eso sí, resulta algo «sediento».

5

Más información en Hoymotor16, número 1282


La Serie 1 continúa su particular expansión. Junto a las carrocerías de tres y cinco puertas y el todavía flamante coupé de dos ya a la venta, algunas fuentes apuntan a que a medio plazo se añadirá un todocamino llamado X1, al tiempo que parece clara la inclusión de una berlina de cuatro puertas y tres volúmenes que se situaría por debajo de la exitosa berlina de la Serie 3.


Mientras tanto, el último en añadirse es el formato a cielo abierto Cabrio que traemos a estas páginas. Un sugerente descapotable de cuatro plazas desarrollado sobre la base del coupé –de ahí su apreciable voladizo trasero o sus pilotos– equipado con un techo de lona de excelente ejecución y accionamiento motorizado electrohidraúlico. Esta capota, que requiere menos espacio para ocultarse que los nuevos techos rígidos –también es más barata, pesa menos y aporta dosis extra de clasicismo–, se pliega o despliega en una veintena de segudos –exactamente 22–, incluso circulando, siempre que no rebasemos 40 kilómetros por hora. Ideal cuando por ejemplo empieza a chispear.

    Comportamiento

    En lo dinámico, el Serie 1 Cabrio equilibra bien estabilidad y confort. El chasis, con esquema independiente delantero tipo McPherson y posterior por paralelogramo deformable, confiere una pisada excelente. Eso sí, para puristas hay un esquema muelle/amortiguador más firme –cuesta 404 euros– que atenúa balanceos, pero que pasa factura cuando el firme no es perfecto y vamos a buen ritmo, consintiendo rebotes que no todos aprobarán.


    En fin, el precio a pagar por un dinamismo y un aplomo fuera de dudas a los que también contribuyen unos frenos muy eficaces –un registro de poco más de 50 metros a 120 km/h habla claro de su contundencia–, un reparto de pesos óptimo y una dirección rápida e incisiva que, eso sí, resulta sensible a las ondulaciones del asfalto.


    La última puede ser opcionalmente de naturaleza activa –1.541 euros–, interesante en ciudad porque con 1,5 giros de volante mueve las ruedas de un extremo a otro, pero prescindible en carretera si no vamos siempre al «ataque» por tramos repletos de curvas.

    prestaciones

    Para esta primera prueba con el 1 Cabrio hemos optado por una motorización de gasolina intermedia: la 125i, si bien hay otro motor menos potente, el 118i de 143 CV, un turbodiésel y un «cañón» de nombre 135i. Éste y nuestro protagonista lucen seis cilindros en línea dispuestos en sentido longitudinal. En nuestro caso son 218 CV que llegan de forma ordenada, aunque desde 3.500 rpm se aprecian más abruptos.


    De cualquier modo, y más allá de su metálico bramido, ni su poderosa cilindrada ni un par de 27,6 mkg, discreto pero constante de 2.750 a 4.250 vueltas, consiguen prestaciones desorbitantes. El coche anda bien y el propulsor casa de cine con la filosofía de descapotable de capricho, suave pero con cierto nervio. Sin embargo, invierte más de ocho segundos para recuperar velocidad entre 80 y 120 km/h llevando la cuarta engranada –el cambio, de seis marchas tiene un tacto y un guiado precisos–, lo que equivale a 230 metros de pista, que no son muchos, pero tampoco pocos.


    Es decir, adelanta bien y acelera mejor –0 a 100 km/h en 8,1 segundos–, pero no hay que verlo como un «tiro», como en cierto modo sí pasa con los 125i de tres y cinco puertas, 100 kilos más ligeros.

    Interior y maletero

    El espacio interior es holgado en las plazas delanteras y más bien justito en las traseras, aunque si las butacas anteriores no viajan muy retrasadas ocupantes de aproximadamante 1,75 metros de estatura pueden acomodarse sin mayores problemas. Eso sí, un viaje se les hará incómodo, en parte por la estrechez del hueco. Y es que los traseros son asientos ideados para uso esporádico o para ser utilizados por niños.


    Por lo que toca al maletero, es suficiente con 305 litros, cubicaje que consigue si viaja con el techo puesto. Para quitarlo hay que desplazar una tapa interna que oficia de cofre y reduce el volumen a 260 litros. Pero hablamos de una cavidad diáfana y relativamente aprovechable. Ojo, pues los respaldos traseros no son abatibles, aunque BMW ofrece una trampilla opcional –308 euros– para introducir tablas de esquí o snowboard, por citar dos ejemplos.

    Equipamiento

    Los asientos son de primera –la unidad probada llevaba unos de corte deportivo aún mejores, que son opcionales por 677 euros–. Sorprende la ausencia de un reloj que marque la temperatura del motor, aunque el coche acarrea un completo ordenador de consumos que, entre otros, visualiza la temperatura del aceite. Ya que hablamos del equipamiento, de serie comprende llantas de 17 pulgadas, estabilizador, Isofi x, antinieblas, climatizador de doble zona –varía de funcionamiento cuando el coche va abierto– o sistema de audio-CD, entre lo más destacable.


    A partir de ahí, todo va aparte: desde el casi obligatorio derivabrisas –se pone en 381 euros y es fácil de colocar, quitar o plegar– hasta el alumbrado bi-xenón y de cruce, los sensores de luces y lluvia o los triángulos de emergencia, lo que parece una broma poco afortunada. Muchos se darán por supuesto al formalizar la compra –lo mismo que otros, tipo conexión USB para fuentes externas de sonido o un cuero especial que repele el calor–, pero entonces el precio subirá bastantes enteros…

    Consumo y mantenimiento

    Si insistimos sobre el acelerador, el consumo se eleva de forma considerable, arrojando medias ordinarias por encima de 12 litros cada 100 km. Una conducción más relajada ajusta el valor a los 10 reflejados en la ficha, coherentes y resultado, entre otros, del programa «EfficientDynamics» que salvo «Start&Stop» apareja bomba de agua eléctrica, neumáticos de baja fricción, entrada variable del aire refrigerador…

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba