Novedad

Adiós al Bentley Mulsanne: el grandullón de Crewe deja paso al Flying Spur

14 fotos

Ampliar

Con esta edición especial y limitada no solo decimos adiós al Bentley Mulsanne... también tenemos que despedirnos de uno de los motores más icónicos del siglo XX.

Hace algunas semanas os anunciábamos que Bentley iba a decir muy pronto adiós al motor V8 biturbo de 6,75 litros que en la actualidad daba vida a su Mulsanne y, por tanto, también acabarían con el icónico buque insignia de su gama. El día tristemente ha llegado. Desde la sede británica de Crewe nos llega la noticia de que, tras más de 10 años en producción, acaba de salir de la cadena de montaje el último Bentley Mulsanne. Se despide así del mercado uno de los principales rivales del Rolls-Royce Phantom y del Mercedes-Maybach Clase S. Eso sí, lo hace por todo lo alto: con una serie especial conmemorativa a la que han denominado 6.75 Edition. Su lugar a partir de ahora lo ocupará el igualmente exquisito Flying Spur, una berlina de hiperlujo que tiene como corazón un W12 de 6 litros y 635 CV.

VÍDEO | ¿Cuánto se tarda en fabricar un Bentley Bentayga Speed?

Cómo es este Bentley Mulsanne 6.75 Edition

Adiós al Bentley Mulsanne

13 fotos

Ampliar

Para la fabricación de cada una de las 30 unidades que estarán disponibles de este Mulsanne tan especial, Bentley ha contado con la inestimable ayuda de Mulliner. El resultado es el Mulsanne más lujoso y elegante que ha existido en su historia, gracias en buena parte a varios detalles exclusivos. En este sentido, destacan tanto las diferentes opciones de pintura exterior como el marco cromado de los grupos ópticos delanteros o el oscurecimiento de las salidas de escape, la parrilla Mulliner Serenity y el logo Flying B del capó. Todo ello sin olvidar sus llantas de 21 pulgadas, las pertinentes placas conmemorativas o de la luz de cortesía proyectada desde los retrovisores exteriores.

En el habitáculo, el cliente podrá optar por cuatro tonalidades para la tapicería de piel: Imperial Blue, Beluga, Fireglow y Newmarket Tan. Todas contrastan a la perfección con las molduras plateadas del salpicadero. En el túnel central y los umbrales de las puertas se añaden placa con el nombre de la edición, mientras que los asientos llevan bordado en el respaldo el logo 6.75 Edition.

El motor del Bentley Mulsanne también se despide

El valioso motor 6.75 V8 de Bentley se despide tras seis décadas

13 fotos

Ampliar

Como decíamos, la firma alada no solo dice adiós a su modelo más representativo, sino que también se despide de una de las mecánicas que más éxito y estatus le ha reportado a lo largo de, en concreto, las últimas seis décadas. Nos referimos al motor 6.75 V8 cuya arquitectura y principios básicos han permanecido intactos en estos 60 años, impulsando a modelos tan relevantes como el Bentley S2 de 1959.

Para este último baile, Bentley ha querido darle un último arreón y, aunque normalmente se comercializa con 513 CV, en este Mulsanne 6.75 Edition by Mulliner su potencia aumenta hasta los 537 CV -exactamente como el Mulsanne Speed.- La cifra de par motor también ha mejorado hasta los 1.100 Nm, disponibles desde las 1.750 rpm.

El bloque, en este caso, viene con un colector de admisión terminado en negro (en lugar del tradicional plata) y con una placa enumerativa que viene firmada por el mismísimo presidente y director ejecutivo de Bentley, Adrian Hallmark, y no por el mecánico que artesanalmente elabora esta joya.

El cese definitivo de la producción del Bentley Mulsanne supondrá una recolocación de los empleados que probablemente derive en el desarrollo de nuevas versiones electrificadas. No hay duda de que los tiempos cambian…

Quizá te interese la videoprueba del Bentley Continental Cabrio

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche