Bentley Azure T

12 noviembre, 2008

El descapotable británico añade una versión más enérgica que se lanza a 100 km/h en 5,5 segundos.

Bentley amplía la oferta del majestuoso descapotable Azure, rival natural del Rolls-Royce Drophead Coupé, con la nueva versión T. El último descapotable de la firma británica, perteneciente al consorcio germano V.A.G., adopta el propulsor que también impulsa a la berlina Arnage T. Se trata del bloque de gasolina V8, habitual de otros muchos productos de la marca -es de aluminio y su origen se remonta a 1959-, pero convenientemente actualizado, con cilindrada elevada a 6.8 litros y doble turbocompresor de baja inercia.


De este modo la potencia, gobernada por un cambio automático y secuencial de seis relaciones, asciende a 507 CV y el par máximo a 875 Nm, un 11 y un 14% más que la versión Azure precedente. Una curiosidad: cada mecánica se ensambla en la planta de Crew de forma prácticamente artesanal, proceso que supervisa y certifica un jefe de equipo que se responsabiliza de su calidad.


En términos prestacionales, el potencial del Azure T rebasa con creces el obstáculo que implica su tara, que supera las 2,7 toneladas en orden de marcha. Así lo demuestran una velociadad máxima de 288 km/h y una progresión de 0 a 100 km/h fijada en 5,5 segundos. Lógicamente, el consumo va en consonancia: la marca inglesa homologa un promedio de 19,5 litros a los 100 km.


Exteriormente, se distingue por adoptar llantas de aleación específicas de cinco palos y 20 pulgadas; rejillas de ventalición mecánica tipo branquia situadas por detrás de los pasos de rueda delanteros, sobre las aletas; un pantone de colores de carrocería con 42 opciones para escoger, y el emblema alado de la marca con una B de mayor tamaño, todo ello escamoteable para evitar robos.


Sus cuatro posibles ocupantes gozan asimismo de un soberbio y suntuoso acabado complementado por un sistema de sonido Naim dotado de amplificador de 1.100 vatios de potencia, conexión para iPod, puerto USB y lector de tarjetas SD. Adicionalmente, la capota de lona, configurada por un sólido armazón interno y tres capas textiles, añade un sistema motorizado de plegado y replegado más rápido: ahorra cinco segundos, dejando el cielo por techo -o viceversa- en sólo 25.


También es un coche con mayor resistencia a la flexión y la torsión al recibir abrazaderas transversales de fibra de carbono en el piso y marco del parabrisas reforzado. Este y los arcos escamoteables automáticos situados detrás de los reposacabezas traseros evitan el hundimiento de la carrocería en caso de vuelco. Con sobrecoste, Bentley ofrece frenos delanteros de 420 mm -de serie son de 356- mordidos por pinzas de ocho pistones.


MIRA EL VÍDEO DEL BENTLEY AZURE T

    Comparte este artículo

    Suscríbete a nuestra newsletter

    Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

    * He leído la Política de privacidad

    Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

    Comenta este artículo

    * He leído la Política de privacidad

    Ir arriba