Audi TT clubsport quattro

16 Mayo, 2007, modificada el 11 Enero, 2011 por

El espectacular Audi TT clubsport quattro es un prototipo que transforma el TT Roadster en una máquina tecnológica y artistítica, dotada con un poderoso motor y numerosos rasgos tomados del mundo de la competición.

9

El Audi TT clubsport quatro ha sido realizado por los ingenieros de la firma germana con el objetivo de realizar un cabrio puro. Sin techo o capota, sin ningún pilar, su carrocería adquiere una imagen muy característica, además el parabrisas circular para el viento y sumamente bajo, evoca la imagen de un speedster. Tampoco encontramos interrupciones visuales en su imagen: no existen tiradores en las puertas de este modelo que solo se abre únicamente presinando el botón del mando a distancia. El tamaño de los retrovisores exteriores se ha reducido al mínimo, con el mismo fin.


La parrilla, con inserciones de aluminio resalta en el frontal. Los cuatro aros, situados en el centro, no se encuentran en la parrilla como en muchos modelos Audi, sino en el capó. Por su parte, las grandes entradas de aire suministran la ventilación adicional que necesita el motor TFSI más potente, también contribuyen a hacer una imagen de exclusiva deportividad. El silenciador de acero es el rasgo que más sorprende del paracohoques trasero mientras que el doble tubo de escape ovalado recuerda el Audi de acabado más deportivo, el  RS4. El aspecto muscular del coche lo acentuan las increíbles ruedas con neumáticos de dimensiones 265/30 R20.


El carácter deportivo exterior está en clara sintonía con un interior completamente exclusivo, como suele ser habitual en estos espactaculares concept. Los asientos, tienen un diseño similar al de los coches de competición, tanto el del piloto como el del pasajero. El uso generoso del aluminio,característica de la marca, lo encontramos en el volante de doble brazo adornado con este  metal ligero. Los pedales también son de aluminio y exponen una estructura acanalada. 


Pero ese carácter deportivo destaca sobre todo si analizamos su tecnología: los ingenieros han utilizado el motor 2.0 TFSI y le han otorgado incluso más potencia que los 260 CV, del famoso S3. Este propulsor de cuatro cilindros con inyección directa de gasolina, gracias al empleo de un turbo de órdago y un colector modificado, logran romper la mágica barrera de los 300 CV. Potencia que es transmitida a las cuatro ruedas, con el sistema de tracción ’Quatrro’.

La transmisión es también nueva. A través de un embrague dual, la caja S tronic, en su función automática, cambia de marcha prácticamente sin interrumpir el flujo de potencia.  De forma manual, el vambio en sus seis velocidades emplea también solamente fracciones de segundo, lo que contribuye a ensalzar el brillante comportamiento de un roadster de ensueño.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba