Audi TT 3.2 250cv

16 Marzo, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

Frío y calculador, el Audi TT ofrece un comportamiento excepcional en cualquier situación. Es muy rápido en curva, su manejo es fácil y sólo transmite seguridad. La tracción Quattro es su seña de identidad

10

El Audi TT 3.2  es un coche potente y divertido que ofrece sensaciones moderadas. Su gran mérito es aunar las ventajas de una gran habitabilidad con un rendimiento de altura. Por tanto, es un deportivo completo, que a pesar de sus reducidas dimensiones cuenta con 2+2  plazas (el único de su segmento con esta fisionomía), dispone de unas suspensiones no demasiado duras, la dirección es fácil de manejar y la rumorosidad en el interior es muy baja. Pero si la vida a bordo resulta placentera, su comportamiento sigue la misma tónica. El TT es especialmente estable, en cualquier tipo de asfalto e incluso bajo cualquier situación climatológica, permite al conductor tomarse ciertas licencias en el paso por curva, como frenar tarde o acelerar rápido en mojado. El motor, atmosférico de 3.2 litros obtiene su par máximo a un nivel bajo de revoluciones. Pero sus prestaciones son de altura, acelera de 0 a 100 km/h en 5,7 segundos.

  • Comportamiento



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



Comportamiento

La rapidez y la honestidad en el paso por curva son las principales ventajas del deportivo de Audi. El reparto de masas -muy equilibrado- y la tracción total Quattro, que le dota de una excelente motricidad, son un valor añadido que le hacen ser más competitivo en este aspecto que su principal competidor el BMW Z4 30si (ver prueba). Si el BMW es un deportivo de grandes sensaciones, con una dirección escrupulosamente precisa, unas suspensiones duras y un sonido potente perfectamente audible en el interior, el Audi apuesta por el máximo rendimiento posible sin perder nunca de vista la comodidad a bordo. No es tan potente como el BMW, cuyo motor le permite correr más y consumir menos, pero está mejor dotado para trazar curvas a gran velocidad o para hacerlo, al menos, con el mínimo esfuerzo y con toda suavidad. Por el contrario, el Z4, cuyo motor está situado en la parte delantera y cuenta con tracción trasera, es algo más imprevisible en la trazada. En este apartado es donde destaca el rival más sobresaliente de ambos el Porsche Cayman, que a pesar de incorporar un motor de menor cubicaje (2.7 litros) y potencia (245cv) es más rápido en curva gracias a un reparto de masas equitativo (50/50), con el añadido de ser el único con el motor situado en posición central trasera.


Otra de las principales virtudes del TT, incluso ante el Porsche, es la de los frenos. Además de ser más fácil de conducir, trasmite mucha seguridad. Los frenos tienen un gran tacto y potencia. Emplea discos ventilados tanto en el eje delantero como en el trasero. Este ambiente de tranquilidad que se respira dentro puede llevar al conductor a sobrepasarse de los límites, sin darse apenas cuenta de que se va realmente rápido.


La dirección es precisa y fácil de manejar, no es en absoluto dura, ni tan rigurosa como la del BMW Z4, aunque tampoco tan precisa como la del Porsche.

prestaciones

El motor atmosférico de 3.2 litros con seis cilindros dispuestos en ’V’ ofrece un gran rendimiento en el Audi TT. Es potente, repleto de par (el máximo es de 320Nm constante entre las 2.500 y las 3000 rpm), más refinado y menos sonoro que en el Volkswagen Golf R32, modelo que ha popularizado este propulsor.


Frente a sus rivales, en el TT destaca por un gran empuje a bajo y medio régimen, con una agradable estirada final. Sin duda su mayor defecto con relación a la competencia es la relación potencia/consumo. La media real de combustible que requiere en régimen medio se sitúa en torno a los 12 litros, 11,2 litros con una conducción moderada. En cualquier caso, unas cifras excesivas para un motor atmosférico. Eso sí, hay que tener en cuenta que este consumo está cifrado con el cambio automático S-Tronic.


Este tipo de cambio tiene como característica fundamental valerse de un doble embrague que permite tener preseleccionada la marcha siguiente, de esta forma cuando el conductor decide cambiar de relación el tiempo que transcurre en el engranado de la nueva marcha es mínimo. El S-Tronic  ofrece un amplio abanico de posibilidades: es correcto en su uso normal y en modo secuencial puede manejarse correctamente a través de las levas en el volante. Todo un valor añadido. Pero a pesar de que la pérdida de potencia en el cambio de marcha es más reducida que en cualquier cambio manual, deja la sensación de que no permite ’exprimir’ el motor tanto como lo permitiría un manual y el aumento del consumo es relevante.

Interior y maletero

La habitabilidad del Audi TT es uno de sus puntos fuertes. Las plazas traseras, facilitan un espacio muy útil que puede ser práctico para dejar la chaqueta o portar objetos e incluso para llevar a algún pasajero, aunque sólo es recomendable hacerlo en viajes cortos. Ergonómicamente está bien resuelto. Todos los mandos están en su sitio y el accionamiento del climatizador o el navegador es fácil e intiuitivo. Además, todos los materiales son de calidad. El único aspecto criticable es la escasez de los huecos útiles y también de los asideros, que el copiloto puede echar en falta.


El puesto de conducción es muy acertado. Se dispone de una gran visibilidad y accesibilidad a los monados. El volante es especialmente válido. El diseño de éste no sólo es atractivo, sino que también es eficaz. Permite un buen manejo de la dirección y de las levas que incorpora, al tener la parte inferior recta el tamaño es mucho más reducido. Lo único que le resta deportividad a este volante es su grosor, tal vez un poco excesivo.


El maletero del TT es otra de sus virtudes con respecto a sus rivales. Los 290 litros de capacidad que tiene son más que suficientes, pero además existe la posibilidad de reclinar los asientos traseros y descubrir un espacio de hasta 700 litros, que puede ser de gran utilidad.


En lo referente al equipamiento, el número de dispositivos de serie y opcionales que se ofertan es amplio y su precio adecuado -teniendo en cuenta los de la competencia: BMW, Mercedes y Porsche-. La tracción Quattro incluye sistemas como el ESP o el ASR de serie, que pueden dotar al TT de extraordinarias prestaciones en mojado, con respecto a sus competidores. Las llantas que incorpora este TT 3.2 250cv son de 17 pulgadas, con un neumático 245/45 R 17, pero se puede optar a montar unas de hasta 19’’.Las de 17 y sobre todo las de 18’’ son las más adecuadas.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba