Audi TT

13 Abril, 2010, modificada el 24 Enero, 2011 por

El deportivo más popular de los cuatro aros se renueva exterior y mecánicamente, con los motores TFSI 1.8 de 160 CV y 2.0 de última generación que rinde 11 CV más que antes, y que desahucia definitivamente al V6 3.2 FSI de 250 CV. Mantiene las versiones más radicales TTS y TT RS.

8

Esta última generación –la segunda– del TT, tanto en carrocería coupé como el Roadster, se ha convertido en objeto de deseo para los amantes de los deportivos de diseño, segmento reñido en el que compite con el BMW Z4 y el Nissan 370Z, entre otros.


Su imagen ancha y robusta, y la caida trasera, gana, ahora, más expresividad. Crece 20 mm de largo hasta los 4.187 -en los dos modelos-, el ancho se mantiene en 1.842 mm y de alto el Coupé mide 1.352 mmm, por los 1.357 mm del Roadster. La batalla también es la misma –2.468 mm-. Con este restyling se ofertan cuatro colores metalizados nuevos: azul scuba, gris oolong, rojo volcán y gris dakota. El paquete S line agrega el gris daytona efecto perla.


El frontal incorpora un paragolpes más anguloso y envolvente que encuadra la parrilla –Singleframe– con un nuevo diseño de su rejilla que, además, está acabada en negro brillante. Como en el resto de la actualizada gama Audi si optas por los faros xenón plus -bixenón, que pueden llevar iluminación en curva-, en la base encontrarás 12 leds de luz diurna.


En la zaga destacan los escapes -dobles en el 2.0 TFSI– en el lado izquierdo, que rompen el difusor negro mate, y el alerón retráctil que se despliega automáticamente al alcanzar los 120 km/h -también se puede hacer manualmente mediante un botón en el túnel central-, aumentando la fuerza vertical para pegar el conjunto al suelo.


Este TT mantiene el método de fabricación de carrocería Audi Space FrameASF– que mezcla aluminio ligero58%– en la parte delantera -concretamente hasta los pilares B-, con chapa de acero42%– en la trasera. Gracias a esta combinación, se ha conseguido un peso de sólo 1.240 kg para la mecánica 1.8 TFSI -más de 100 kg menos que sus competidores directos-. Así, se potencia la dinámica del vehículo sin dejar de lado la resistencia y la rigidez que benefician una acústica silenciosa, una elevada seguridad pasiva y una conducción realmente deportiva.


La marca de los cuatro aros ofrece la capota blanda manual, de serie sólo en el motor 1.8 TFSI -un cierre central sirve para abrirlo y cerrarlo-, y la automática, de serie en el resto de motorizaciones -con un accionamiento electrohidráulico, y una capa acústica adicional, capaz de abrirse y cerrarse en sólo 12 segundos, incluso en marcha por debajo de los 50 km/h-.


Dentro mantiene el corte deportivo, elegante y refinado con los asientos deportivos de serie -en una posición muy baja- de gran apoyo lateral. El aro del volante está achatado en su parte inferior y el resto del salpicadero matiene la ergonomía y la calidad de acabados -y ajustes- esperados, con nuevas inserciones en aluminio y tres nuevos colores para el interior: marrón nougat, gris titán y rojo granate. Los tapizados en cuero se han sometido a imprimación para reducir su calentamiento hasta 20ºC cuando aparcas al sol.


La habitabilidad continúa siendo la misma, el Coupé es un 2+2 plazas que te permite abatir el respaldo del banco trasero en dos partes, lo que da una capacidad de maletero de 700 litros, partiendo de 292. El Roadster da 250 litros ya sea con la capota abierta o cerrada, y en opción puede montar un dispositivo para carga larga.


Todas las variantes del TT Coupé y el TT Roadster vienen generosamente equipadas de serie. Especialmente destacables son el sistema de audio chorus, el sistema de información al conductor, el climatizador automático y el ordenador de a bordo con programa de eficiencia -con consejos para una conducción eficiente, un indicador de cambio de marcha a engranar en cada momento, información sobre qué sistemas del vehículo están consumiendo energía y cuál es su repercusión en el consumo de combustible…-.

Asimismo, se ofrecen en opción dos navegadores, una preinstalación universal para móviles y un sistema de sonido Bose Surround. Además, la gama de equipamiento Colour&Trim, con una amplia selección de colores y materiales, ofrece infinidad de opciones de personalización -tapizados en cuero, cuatro paquetes de cuero, un paquete de inserciones y dos paquetes diferentes S line-.


Las mecánicas que impulsan al nuevo TT son tres de cuatro cilindros con turbo y sobrealimentación e inyección directa de combustible. Dos gasolina TFSI y la TDI, de prestaciones deportivas y un alto nivel de eficiencia. Sus consumos se han reducido hasta un 14%. Todos los propulsores se han combinado con un sistema de recuperación de energía capaz que la recoge en las fases de deceleración y marcha por inercia.


El nuevo 2.0 TFSI de 211 CV sustituye al 2.0 TFSI de 200 y al 3.2 FSI V6 de 250 CV. El Coupé manual de 6 relaciones, con 350 Nm de par entre las 1.600 y las 4.200 rpm, acelera de 0 a 100 en 6,1 segundos y alcanza una velocidad punta de 245 km/h. Su consumo medio a los 100 km es de 6,6 litros1,1 litros menos que su antecesor- y sus emisiones no pasan de los 154gr/km. Opcionalmente, está disponible con cambio S tronic -de doble embrague- también de 6 velocidades y tracción integral permanente quattro que reduce el tiempo del sprint a sólo 5,6 segundos.


Por debajo está el 1.8 TFSI, disponible con cambio manual de 6 marchas y tracción delantera que rinde 160 CV y 250 Nm entre las 1.500 y las 4.500 rpm. El Coupé llega a los 100 en 7,2 segundos y se acaba en los 226 km/h. De media sólo gasta 6,4 litros a los 100 km, lo que equivale a unas emisiones de dióxido de carbono de 149 gr/km.


En diésel el 2.0 TDI con 170 CV y 350 Nm de par disponibles entre las 1.750 y las 2.500 rpm, sigue siendo el único en su segmento. El TT Coupé se conforma con 5,3 litros a los 100 km y unas emisiones de CO2 de 139 gr/km. Invierte 7,5 segundos hasta los 100 km/h y la propulsión no para hasta los 226 km/h. Se combina con caja de cambios manual de 6 velocidades y tracción quattro.


Como topes de gama del TT, tanto Coupé como Roadster, se plantean el TTS y TT RS. El primero monta un bloque TFSI de 2 litros, con su gran turbocompresor, que genera 272 CV y 350 Nm de par, disponibles entre las 2.500 y las 5.000 rpm. Este motor tarda 5,2 segundos en alcanzar los 100 en una carrocería coupé con el cambio S tronic opcional de 6 velocidades y está limitado electrónicamente en 250 km/h, además de consumir en ciclo combinado 7,7 litros a los 100 km.
El TTS lleva de serie un sistema de frenos de alto rendimiento que dejan ver sus llantas de 18 pulgadas con neumáticos 245/40 y una nueva parrilla, en combinación con las entradas de aire, cromada. Para el interior se ofrece una nueva combinación plata espectro y negro.
Por encima de este portento prestacional está el TT RS, igualmente disponible en Coupé y Roadster. Su motor de 5 cilindros en línea, sobrealimentado, con una cilindrada de 2.5 litros ofrece una potencia de 340 CV y un par de 450 Nm, disponibles entre las 1.600 y las 5.300 rpm, que transmite a la tracción integral permanente quattro un cambio manual de 6 velocidades de escalonamiento deportivo. Su consumo mixto es de 9,2 litros a los 100 km. En 4,6 segundos4,4 con S tronic de 7 relaciones, disponible a partir del próximo otoño, y 0,1 segundo más en el Roadster– alcanza los 100 km/h.
A petición, quattro GmbH puede ampliar el límite de velocidad de 250 a 280 km/h, sin contar que son de serie las llantas de 18 pulgadas y un tremendo circuito de frenos autoventilados.


Opcionalmente ambos pueden llevar el Audi Magnetic Ride -suspensión adaptativa magnética- y botón Sport, para configurar la respuesta del conjunto, normal o deportiva, con menos balanceo del conjunto y una respuesta más inmediata de la mecánica, que se vuelve más sonora.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba