Audi S6 Avant

28 Diciembre, 2006, modificada el 24 Enero, 2011 por

El S6 Avant resulta diferente: un familiar de 435 CV con lo mejor de los «break» y las sensaciones de un gran deportivo

6

6


Es otra historia porque, aunque no se lo planteen muchos compradores, el S6 Avant supone una combinación extraordinaria de versatilidad y deportividad difícil de encontrar. Todo ello sin tocar el tema de la exclusividad. ¿O no resulta diferente un familiar de 435 CV con lo mejor de los «break» y las sensaciones de un gran deportivo?


Todo comienza con el simple gesto de apretar un botón de arranque. En ese mismo instante, el V10 que se esconde bajo el capó del S6 hace acto de presencia y nos regala un sonido espectacular, anticipo de lo que se nos avecina. Lo primero que pensamos es dar dos o tres pequeños golpes de gas en parado para prolongar el deleite. Entonces el corazón comienza a latir con fuerza y un repentino estado de bienestar se adueña de nosotros, que olvidamos durante largo rato cualquier problema que ronde por nuestra cabeza. Es hora de disfrutar al volante de uno de los familiares más marchosos del mercado: 435 CV de potencia, tracción total Quattro con distribución asimétrica- dinámica del par, cambio Tiptronic de seis marchas con levas en el volante, suspensión deportiva…


Iniciamos la marcha con un hormigueo en el estómago. La respuesta del motor es contundente, pero a la vez se muestra suave, sin brusquedades. De alguna manera se empiezan a descubrir las virtudes de una mecánica imponente, muy dócil si conducimos suavemente o, por el contrario, de puro nervio si así lo decidimos. En cuanto la aguja del cuentavueltas supera las 1.000 rpm, el propulsor proporciona nada menos que 40,8 mkg de par, aunque entre 3.000 y 4.000 rpm esta cifra llega hasta los 55 mkg. A estas alturas, el corazón bombea a 200 pulsaciones, aunque el excelente aplomo del S6 Avant, a pesar de sus dos toneladas de peso y sus casi cinco metros de longitud, transmite seguridad y control. Tanto que habrá que estar pendiente del velocímetro, porque en un abrir y


6

Dirigimos nuestros pasos a un puerto de montaña, entorno en el que nuestro break «de carreras» se mueve como pez en el agua. Cualquier repecho por fuerte que sea es pan comido para los 435 CV, y parece como si las pendientes disminuyeran a su paso. Eso sí, el coche es capaz de subir esas carreteras a la misma velocidad con la que baja la aguja de la gasolina. Pero ese es un tema que no debería importar a un comprador que se inclina por este modelo por razones que poco tienen que ver con los consumos, el ahorro o la lógica. El usuario de un S6 Avant se olvida del gasto de combustible cuando traza curvas con tiralíneas. Porque se hace realmente placentera la tarea de enlazarlas a ritmo alegre, gracias a unas suspensiones deportivas taradas en consonancia con el caballaje.


No existen rebotes ni balanceos de carrocería, la potencia llega al suelo sin pérdidas de adherencia debido a la tracción total de serie y el cambio Tiptronic con “software” específico permite cambiar con rapidez. Eso sí, en la posición «S» provoca una respuesta más rápida y deportiva, que en ocasiones tiende a «escupir » al coche al pisar el acelerador en mitad de la trazada. Este prodigio tecnológico rodante ofrece un mundo de sensaciones… y con un maletero de hasta 1.660 litros.

  • En marcha



  • Interior y maletero



  • Valor de compra



0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba