Audi S5 Cabrio

2 Agosto, 2010, modificada el 21 Abril, 2015 por

Conducimos la versión más potente del cabrio alemán, con motor V6 sobrealimentado por un compresor que rinde 333 CV de potencia. Un diablillo de tracción quattro divertido, a pesar de sus casi 2 toneladas, rápido y seguro.

53

Conducimos uno de los pocos cabrios puristas del segmento de los descapotables -la mayoría dentro del nicho premium-. Se trata de la versión más potente del A5 Cabrio, hasta la probable llegada de una versión del RS 5 que complete la gama descubierta Audi. Como apuntábamos, competencia directa de lo más granado de su clase: BMW Serie 3 Cabrio 335i -con 306 CV de potencia-, el Infiniti G37 Cabrio -que rinde 320 CV– y, los más burgueses, Lexus IS 250C208 CV-, Mercedes-Benz Clase E 350 CGI BlueEFFICIENCY Cabrio292 CV– y Volvo C70 T5230 CV-.

Un modelo que mantiene el auténtico carácter descapotable, por su tradicional capota, con unas cualidades mecánicas suficientes para hacerte disfrutar de una conducción con claras aspiraciones deportivas, si tienes en cuenta los registros prestacionales que anuncia. Aunque si reparas en las dimensiones de su carrocería –4.635 mm de largo, 1.854 de ancho y 1.380 mm de alto-, puedes intuir sus maneras antes de ponerte al volante. Por lo demás, no deja de ser el mismo diseño de versiones más modestas, pero con infinidad de aditamentos estéticos y aerodinámicos como la parrilla y los retrovisores cromados, las llantas de 19 pulgadas de nuestra unidad montadas en neumáticos de 255/35 -en lugar de las de 18 con gomas 245/40– o el difusor trasero, que aloja en sus extremos la doble salida de escapes dobles. ¡Vamos a verlo por dentro!

Interior

La habitabilidad de este 4 plazas se limita al mismo número de ocupantes, siempre y cuando no superen el metro ochenta de estatura para ir cómodos. El equipaje dispone de 320 litros de maletero, si vas tomando el sol mientras conduces –380 con la capota puesta-, pero no puede ser alto ya que el hueco donde se esconde la lona -vaya puesta o quitada- invade parte del espacio de carga. En cualquier caso, la boca de carga es amplia y de acceso cómodo.

En lo que a materiales y ajuste se refiere, la calidad está cuidada al máximo, como es norma en los modelos de los cuatro aros; al igual que la ergonomía. Todo está allí donde lo vas a buscar y, por si no es suficiente, te sorprenderán detalles como los aireadores para la nuca de los asientos delanteros calefactables -opcionales, 595 euros– o los últimos sistemas de seguridad activa, destacando el del cambio involuntario de carril -710 euros-.

Los 70.620 euros que cuesta de serie incluyen, además, cristales antitérmicos, faros bixenón con lavafaros y regulación automática de la altura, leds de luz diurna, leds en pilotos traseros, sensores de luz y lluvia, retrovisores exteriores calefactables, retrovisor interior fotosensible, deflector de viento plegable, galleta de repuesto, tornillos de ruedas antirrobo, climatizador trizona -para conductor, acompañante y plazas traseras-, paquete de iluminación interior, paquete portaobjetos, enchufe de 12 V, volante deportivo multifunción -de cuero- con levas para el cambio S tronic de 7 velocidades, isofix, apoyabrazos central delantero, asientos deportivos y eléctricos de cuero y alcántara, airbags frontales y laterales delanteros, ordenador de viaje, freno de mano eléctrico, suspensión deportiva y radioCD asociado a una pantalla en color de 6,5 pulgadas, entre otros equipamientos.

Aparte de los extras mencionados anteriormente, nuestra unidad de 85.435 euros, llevaba opciones como el paquete cuero 325 euros-, los retrovisores exteriores antideslumbrantes y abatibles eléctricamente -incluye toberas del líquido limpiaparabrisas calefactables, 595 euros-, faros inteligentes que conectan automáticamente las luces de cruce al oscurecer y hacen el cambio por las de carretera al detectar, por medio de una cámara, la falta de luces de vehículos en dirección contraria o en el mismo sentido -175 euros-, faros adaptativos 450 euros-, asientos delanteros calefactables450 euros-, alarma -580 euros-, apertura y arranque sin llave -795 euros-, navegador Plus 2.900 euros, con MMI, disco duro, DVD, pantalla de 7 pulgadas, 2 lectores de tarjetas SD y reproductor de MP3-, cargador de 6 CD’s -540 euros-, bluetooth con preinstalación de teléfono móvil –675 euros, con kit manos libres y control por voz-, equipo de sonido Bang&Olufsen con 14 altavoces y un amplificador 1.155 euros– y conexiones para iPod u otros equipos de audio externos de última generación –315 euros-.

Comportamiento y Prestaciones

El Audi S5 Cabrio es uno de esos coches equilibrados con genio. Sí, a pesar de su motor V6 de 3 litros de cilindrada –2.995 cc-, sobrealimentado por un compresor y un intercooler, que rinde 333 CV de potencia entre 5.500 y 7.000 rpm no es del todo un deportivo. Sus 440 Nm de par máximo que entrega entre 2.900 y 5.300 revoluciones son impresionantes para mantener el ritmo con sólo un golpe de gas -sin ser perezoso por debajo-, pero los 1.950 kg que arrastra lo hacen algo torpe en tramos de curvas enlazadas, en las que no llega a balancear, y donde se vuelve predeciblemente juguetón y sobrevirador por su pesada zaga y el reparto de par del 40% en el eje delantero y del 60% en el trasero de la tracción total permanente quattro. Sin embargo, su paso por curva rápida no admite duda: es una bala y una lapa.

La suspensión, siendo deportiva, es cómoda y filtra como pocas con este tarado. Con el sistema Audi drive select 385 euros– de nuestro protagonista puedes optar por tres modos distintos de configuración: comfort -cómodo-, auto -se adapta al tipo de conducción que hagas- y dynamic -el más deportivo-, además de uno adicional individual -configurable mediante el navegador con el MMI-. En todos ellos, la dirección -en este caso dinámica, por 1.565 euros, dobla por completo en una vuelta y se siente realmente certera- y las reacciones del acelerador y el cambio S tronic -de serie y funcionamiento contrastado y plancentero- se recalibran al instante ante cualquier variación de tus acciones al volante. Y por si fuera poco, todo se complementa con un sonido amortiguado y adictivo a partes iguales, que incita a hacerte con todos los mandos mediante el modo secuencial de la transmisión de 7 relaciones.

Por lo demás, hace el 0 a 100 en 5,6 segundos y se acaba a los 250 km/h -velocidad punta limitada electrónicamente-, con un gasto asumible si tienes en cuenta su potencial –13,8 litros en ciudad, 7,3 en carretera y 9,7 litros de media, todos a los 100 km- y realista a buen ritmo. Evidentemente, cumple con la norma Euro5 de emisiones con 224 gr/km y, algo importante, ¡funciona con gasolina de 95!

El Audi S5 Cabrio es un descapotable cómodo de tintes deportivos, rápido, pero noble en todas sus reacciones, bien insonorizado -y carente de turbulencias en las plazas delanteras si lo llevas abierto-, y con una capacidad -tanto de carga como habitable- que lo hace bastante polivalente y práctico si te lo planteas como coche único. Eso sí, no “mojarse” tiene su precio.

Destacable

– Motor, cambio S tronic y prestaciones.
– Equilibrio entre confort y deportividad.
– Diversión y seguridad de la tracción quattro.

Mejorable

– Peso elevadísimo.
– Precio de la dirección dinámica opcional.
– Altura del maletero.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba