Audi S3 Sportback

11 Marzo, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Tal y como dice la canción de Barricada, con este modelo, seguro que querrás “ser más rápido que ellos”. Aunque eso no significa que conduciéndolo sólo haya una opción.

36

Tal y como dice la canción de Barricada, con este modelo, seguro que querrás “ser más rápido que ellos”. Aunque eso no significa que conduciéndolo sólo haya una opción.


Desde 1999, la marca se Ingoldstadt sorprende con su concepto de compacto con carácter. Llega el primer S3 con 210 CV desarrollados por un propulsor turbo de 4 cilindros y 1.8 litros de cilindrada. En 2001 este mismo motor recibe una vuelta de tuerca más y ofrece 225 CV -evolución que también empleó la primera generación TT y que sentaría las bases del actual TTS y un futuro TT RS-.


Su sucesor llegaría 4 años después -más o menos- con nueva imagen, pero con el mismo bloque motor turboalimentado, subido hasta 2.0 litros de cilindrada y con 265 CV, que tan buen resultado ha dado y sigue haciéndolo en los modelos del Grupo Volkswagen.


Con la llegada de la renovación de los A3 -de tres puertas y Sportback-, en hoyMotor nos hemos subido a una versión hasta ahora inexistente en la gama Audi. Hablamos del superdeportivo compacto S3 con carrocería de cinco puertas. Un modelo que viene a completar la oferta de la marca alemana -por la parte alta, claro- y que ya planta cara de tú a tú -por las puertas traseras- a su máximo rival: el BMW 130i, que empezó su comercialización con el hatchback pensado para los ocupantes traseros.


Muchos pensarán que hay más compactos que ronden, igualen o superen los 265 CV y tengan acceso propio a las plazas de atrás, y es cierto. Entre ellos están su propio hermano 3.2 V6 de 250 CV -prestacional, pero más burgués- sus primos Volkswagen Golf R32 -todavía de la quinta generación- y Seat León Cupra, el futuro Ford Focus RS -de momento sólo visto con tres puertas-, las versiones más radicales del Subaru Impreza y el Mazda 3 MPS -pendiente de inminente renovación-, ya sea con mecánicas turboalimentadas de 4 cilindros o atmosféricas de 6.


Pero sólo quedan los dos germanos como únicos representantes del más puro estilo racing premium con filosofías opuestas, sin contar el Mercedes-Benz CLC 350 -con un enfoque más confortable-, al igual que ocurre con el Volvo C30 T5.

Interior

Subirse al S3 Sportback es como estar en casa, sabes donde está todo y no hay sorpresas en cuanto a la ubicación de los mandos. La ergonomía de Audi llega hasta el más pequeño de sus modelos.


Los asientos deportivos de serie sujetan en su justa medida teniendo en cuenta el potencial de nuestro protagonista. Por lo demás, poco diferencia al compacto más potente de los cuatro aros del resto de motorizaciones. El volante está achatado en su parte inferior y, al igual que en el pomo del cambio y en el tacómetro de las revoluciones, lleva inscrito el nombre de la versión.


El resto del habitáculo es ya conocido, y sólo los detalles en aluminio le diferencian del resto y resaltan su deportividad. Ni que decir tiene que su calidad es la esperada, con materiales contrastados a la vista y al tacto y perfectamente ajustados.


En cuanto a habitabilidad tampoco descubrimos nada nuevo, sus medidas –4.290 mm de largo, 1.770 de ancho y 1.420 mm de alto- ofrecen unas plazas delanteras amplias, en las que el conductor siempre encontará la posición idónea para ponerse al volante, y atrás dos adultos de 1,80 m pueden acomodarse sin problema, siempre y cuando no haya un tercero.


El maletero de 302 litros de capacidad ofrece una boca de carga cómoda y accesible y completa el lado práctico del conjunto.


El equipo de serie incluye todos los elementos de confort y seguridad activa y pasiva como los retrovisores en aluminio eléctricos, cristales antitérmicos, faros antiniebla y bixenón con lavafaros, luz diurna, climatizador bizona, pedales en aluminio, volante deportivo multifunción, ordenador de viaje, airbags, ABS, ESP y tren de rodaje deportivo, entre otros.  


La unidad probada montaba una larga lista de extras, entre los que encontramos el techo panorámico, navegador plus, bluetooth, equipo de sonido Bose, control de velocidad, retrovisor interior antideslumbrante, asientos de cuero y alcántara calefactables -los delanteros-, paquete portaobjetos y llantas de 18 pulgadas en color titanio. Elementos suficientes para aumentar el precio final hasta llegar a los 50.000 €.

Comportamiento y Prestaciones

Arrancamos el motor 4 cilindros en línea 2.0 TFSI de 265 CV y engranamos primera sin perder un segundo. Estamos deseando ver de lo que es capaz este A3 supervitaminado, y en segunda alcanzamos los 100 km/h en 5,8 segundos. La velocidad punta está autolimitada electrónicamente a 250 km/h.


¡Pura diversión! Los 350 Nm de par entre las 2.500 y las 5.000 rpm garantizan sensaciones fuertes, pero incluso a regímenes menores y en cualquiera de las 6 marchas del cambio manual, suave y fácil para practicar una conducción deportiva, su uso engancha a pesar de la sobrealimentación que en muchos momentos suple una reducción, haciendo que la respuesta del compacto germano se crezca hasta hacerse contundente en muy pocos metros.


Desde las 1.500 vueltas hay vida en el turbo que sopla hasta los 1,2 bares de presión y mantiene su actividad -aunque a menor ritmo- cercano al corte de inyección –7.000 rpm-, lo que significa que esta alabada mecánica no para de estirar y tampoco de empujar.


En contrapunto, ofrece una conducción suave y llena en todo momento, si decidimos aprovechar el par que nos regala el turbo y nos fiamos del testigo -en el cuadro de mandos-, consejero de qué marcha engranar para reducir el consumo al máximo.


La dirección es exacta y su tacto prodigioso, blanda en ciudad para maniobrar con total comodidad, se endurece con la velocidad para hacer de este Audi un auténtico deportivo. Eso sí, siempre estable y accesible para todos los públicos gracias a la tracción quattro y a las llantas de 18, montadas sobre neumáticos de 225/40 que le pegan al asfalto.


Al límite no se aprecian grandes pérdidas de motricidad y las cuatro ruedas digieren bien todo su potencial. Es en curva cuando los sistemas de ayuda a la conducción entrarán para no comprometer la seguridad de los ocupantes, pero si prescindimos de ellos, la tendencia del Sportback más racing es la de irse por completo, es decir lateralmente.


El Audi S3 Sportback es un deportivo para todos, sea cual sea la pericia al volante, por su pasmosa facilidad para ir deprisa y por lo poco que exige a su conductor cuando este piensa en disfrutar. Los amantes de las prestaciones más radicales, la polivalencia y la practicidad están de enhorabuena, aunque es cierto que los 40.190 euros en los que empieza no es una cantidad al alcance de cualquiera, y menos en estos tiempos de crisis.

Destacable

– Respuesta a cualquier régimen.
– Deportividad accesible.
– Práctico y resolutivo.

Mejorable

– Sonido del motor nada más arrancar.
– Equipo de serie justo.
– Precio elevado.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba