Audi S3

1 Marzo, 2007, modificada el 24 Enero, 2011 por

Su estética atrevida y ostentosa advierten el carácter de su motor 2.0 TFSI que gracias a un poderoso turbo alcanza los 265cv de potencia que le permiten lograr aceleraciones y recuperaciones no aptas para cardíacos

9

La firma de los cuatro aros apuesta decididamente por la deportividad para coronarse como líder en el segmento ’premium’. Su filosofía queda en evidencia tras la presentación de su primer modelo super deportivo, el Audi R8, y se transmite a través de la fisionomía, la mecánica y el comportamiento del nuevo tope de gama del A3. El S3 adquiere una gama de colores inédita, con tonos llamativos y juveniles, como el anaranjado de la unidad que tuvimos a prueba. Además, los espejos en color plateado, las llantas de diseño exclusivo y de 18 pulgadas, a juego con una carrocería imponente, componen una estética especialmente impactante, nada que ver con la línea que seguía el S3 anterior. Pero si la ’piel’ del S3 es la de un depredador, su mecánica corrobora aún más su carácter de deportivo sin medias tintas. El 2.0 TFSI de 265cv ’estira’ con fuerza hasta las 6.000 rpm con un par máximo de 350 Nm que mantiene desde las 2.000 a las 5.000 vueltas. Esto se traduce en unas prestaciones extraordinarias desde bajo régimen. El turbo proporciona un ’tirón’ notable cuando entra en acción siendo, además, perfectamente audible en el interior. Este motor sólo está disponible con una caja de cambios manual de seis velocidades, otro síntoma de deportividad sin concesiones.


Mientras que sus principales competidores apuestan por motores atmosféricos de mayor cilindrada como el BMW 130i (ver prueba) o el Golf R32, de un comportamiento más suave, el Audi S3 se revela como el más radical, incluso por delante del Seat León Cupra (ver prueba) , aunque la gran motricidad de la tracción ’Quattro’ y la seguridad que transmiten tanto sus frenos como su suspensión, le hacen ser preciso y estable y relativamente cómodo, lo que unido a un habitáculo amplio, ergonómico y de calidad, nos revelan un coche deportivo pero completo.

  • Comportamiento



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



Comportamiento

El S3 tiene como principal virtud el grandioso empuje que obtiene gracias al turbo que le dota de una aceleración incontestable por cualquier modelo de su segmento. La aceleración de 0 a 100 km/h se logra en torno a los 5,5 segundos  y la velocidad máxima está limitada a los 250 km/h. En el paso por curva también es rápido. La tracción total ’Quattro’, que reparte al 50% el par de motor a cada uno de los ejes,  le hace ser especialmente estable y fiel en la trazada, incluso a gran velocidad.


Además, la suspensión, notablemente endurecida con respecto al A3 – la comodidad queda relegada a un segundo plano-, y los frenos de disco ventilados, tanto los traseros como los delanteros, y de unas dimensiones considerables, también están a la altura, contribuyendo a dotar al S3 de una gran sensación de seguridad. Además, también hay que tener en cuenta que el centro de gravedad es notablemente más bajo. El chasis tiene una altura 45 milímetros menor a la del resto de la gama.


La dirección también juega a su favor a la hora de trazar curvas a una velocidad considerable. Se trata de una dirección electromecánica que se endurece progresivamente en función de la velocidad, sistema que Audi denomina ’Servotronic’, y que permite manejar el coche con gran facilidad en ciudad y con gran fidelidad en carretera.

prestaciones

La apuesta por la máxima deportividad que Audi ha llevado a cabo en el nuevo S3 queda en evidencia sólo con levantar el capó. El motor de sólo 2.0 litros de Volkswagen cuenta con un turbo de grandes dimensiones que le hace llegar a los 265 caballos de potencia. Este propulsor cuenta con un par máximo de 350 Nm, constante entre las 2.000 y las 5.000 revoluciones, y está asociado a una única caja de cambios manual de 6 velocidades, cuyos recorridos son cortos y su manejo fácil, especialmente a alto régimen de revoluciones. Es precisa y nada dura, lo que se traduce en una gran rapidez y suavidad en el cambio de marcha.


Por otro lado, el consumo es penalizado brutalmente cuando empleamos la potencia extra del turbo (que además interviene desde muy bajas revoluciones). Por esto, si circulamos dentro de los límites de velocidad el consumo se puede ceñir a los 10 u 11 litros, pero la media real se establece en los 12,5. Como dato significativo cabe apuntar que durante la prueba empleó una media de 16,5 litros. En cualquier caso son cifras bastante lejanas a los 9,1 litros que la marca anuncia como  consumo en régimen medio El grandioso rendimiento del motor lleva consigo un coste directamente proporcional.

Interior y maletero

El espacio interior está dentro de la media de los coches de su segmento. En las plazas traseras se viaja algo más apretado que en un Golf, pero bastante más cómodo que en un BMW Serie 1. Lo más destacado es la gran ergonomía que ofrece. Todos los materiales son de calidad y los dispositivos tecnológicos se encuentran todos en su sitio y se manejan con facilidad.


Todos los detalles están cuidados, tanto en la parte delantera como en la trasera. Delante encontramos iluminación en los espejos del quitasol, un manejable cargador de Cd’s en la guantera, disponemos de acceso a todos los mandos de la instrumentación sin perder la posición en el asiento, así como huecos útiles donde dejar diferentes objetos, etc. El volante es deportivo, tiene buen tacto aunque puede parecer tal vez un poco grande y el aro es completamente circular, no como en el Audi TT o el Golf GTI, que cuentan con uno más deportivo, con la parte inferior recta.


En la parte trasera, el S3 dispone también de iluminación, reposabrazos con bandeja con huecos para las bebidas etc.


El único detalle reprochable es el reposabrazos (forma parte del equipamiento opcional) que resulta incómodo para la conducción por ser demasiado largo, un poco alto y estrecho. No sólo no facilita una conducción cómoda, sino que impide cambiar las marchas con precisión y el freno de mano choca cuando se emplea.


El precio de todas las opciones que no forman parte del equipamiento de serie es considerablemente elevado. Un capricho como el techo solar puede llegar a costar 970 euros.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba