Novedad

Audi RS Q3 y RS Q3 Sportback: lo mejor de dos mundos

16 fotos

Ampliar

19 de febrero, 2020

El todocamino compacto Premium saca el traje de competición para presentar su versión más radical y deportiva: el RS Q3. Con 400 CV y un diseño que quita el hipo la elección entre la carrocería ‘convencional’ o la Sportback es complicada.

La segunda generación del Audi Q3 no solo ha recibido una interesantísima y atractiva carrocería cupé, el Q3 Sportback, sino que su gama vuelve a ofrecer la versión más prestacional de todas: el RS Q3.

Te puede interesar: Historia del Audi Quattro: así hacen marketing los ingenieros

Firmada, como no podía ser de otra manera, por el departamento Audi Sport (encargado de todos los RS y R del fabricante alemán) además de mostrarnos un diseño ultramusculado y diferenciado (en el que posteriormente entraremos), lo más atractivo de estos RS Q3 y RS Q3 Sportback es, sin duda, lo que esconden bajo su capó. Porque allí se aloja, una vez más, el delicioso y super contrastado bloque 2.5 TFSI de cinco cilindros que la firma lleva empleando décadas y que tan buen resultado le ha dado, tal y como demuestra el premio al Motor Internacional del Año conseguido nueve veces consecutivas desde 2010.

Propulsor que en esta última evolución consigue una potencia de nada menos que 400 CV y alcanza un par máximo de 480 Nm, disponibles entre las 1.950 y las 5.850 rpm. Acoplado a la transmisión automática S tronic de doble embrague y siete relaciones así como a la tracción total quattro, las prestaciones que poseen son para quitar el hipo.

En concreto hablamos de un 0 a 100 km/h de 4,5 segundos  y una velocidad máxima autolimitada de 250 km/h que, eso sí, puede desbloquearse previa petición hasta los 280 km/h. Un auténtico cohete que, además, puede ser tan eficiente como cualquier otro Q3 o Q3 Sportback, ya que la homologación obtenida por parte de Audi bajo el ciclo WLTP es de tan solo 9,8 l/100 km.

Un deportivo de pura cepa

Los RS Q3 aceleran de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos.

16 fotos

Ampliar

Si mecánicamente estos RS Q3 y RS Q3 Sportback ya tienen todos lo necesario para enamorar, una vez que se pongan en marcha, el flechazo será perpetuo. Y es que los ingenieros alemanes optimizado su puesta a punto para conseguir una dinámica de conducción extrema.

Lo primero que han hecho ha sido ensanchar 10 mm sus vías delantera y trasera, ajustar la suspensión hacia un tarado más firme que, además, rebaja la altura libre de la carrocería en 10 mm (de serie monta el tren de rodaje deportivo RS) y por último incorporar discos de freno delanteros perforados con 375 mm de diámetro (ventilados de 310 mm en el eje trasero) que opcionalmente pueden sustituirse por los ultra eficaces carbocerámicos con discos delanteros de 380 mm.

La guinda la ponen tanto el control selectivo de par, la dirección progresiva con una puesta a punto específica RS, la suspensión deportiva RS plus con DCC (control dinámico del chasis) o los modos de conducción exclusivos RS1 y RS2 personalizables que pueden memorizarse desde la pantalla MMI touch y tener un acceso rápido a través del botón RS MODE del volante

Un RSQ3 fácil de reconocer

Estéticamente ofrecen detalles distintivos.

16 fotos

Ampliar

Aunque tradicionalmente las versiones de corte más deportivo de los fabricantes alemanes no suelen ser del todo extravagantes, lo cierto es que el RS Q3 como el RS Q3 Sportback serán fáciles de reconocer al primer golpe de vista. Los primero que llama la atención son los paragolpes más prominentes, que integran unas gigantescas tomas de aire. Lo siguiente, la nervadura del capó, más robusta y para finalizar con el frontal, la parrilla singleframe en negro con un tramado exclusivo. Detalles en aluminio pulido y las llantas hasta de 21 pulgadas combinan elegancia y robustez. En la zaga, el protagonista es el difusor específico en el que se incrusta una doble salida de escape ovalada que, según Audi, consigue potenciar la sonoridad del 2.5 TFSI.

En el caso del RS Q3 Sportback el dinamismo visual se incrementa gracias a la caída cupé de su techo y al pequeño alerón situado en la parte superior del portón. Como colofón, ambos ofrecen una paleta de colores compuesta por ocho tonalidades en la que destacan los tonos RS específicos tales como el verde Kyalami o el gris nardo.

De puertas para dentro, a la elevada calidad y apariencia tecnológica de esta segunda generación, se unen los detalles deportivos que definen las siglas RS. Entre los más destacados están los asientos deportivos con reposacabezas integrados tapizados en Alcantara, el pedalier de aluminio o el volante achatado forrado en piel vuelta. Las molduras decorativas son también exclusivas, así como la iluminación ambiente, mientras que el Audi virtual cockpit ofrece menús únicos para estos dos modelos.

Aptos para el día a día

Por dentro, además de deportivos son igual de prácticos.

16 fotos

Ampliar

La experiencia de conducción que proporcionan ambos RS Q3 combina las características de un coche deportivo con el confort y todas las ventajas de un SUV compacto. Estos modelos han sido concebidos como vehículos de cinco plazas y, además de ser extremadamente prestacionales, permiten plena funcionalidad para un uso cotidiano, gracias a su gran versatilidad y a un amplio habitáculo. De serie, los asientos traseros pueden desplazarse longitudinalmente 150 milímetros en el RS Q3 y 130 milímetros en el RS Q3 Sportback; y la inclinación de su respaldo puede ser ajustada en siete puntos. El maletero tiene una capacidad de 530 litros; con los asientos plegados la cifra aumenta hasta los 1.525 litros en el caso del RS Q3, y alcanza los 1.400 litros para el Sportback.

Los Q3 más radicales ya están disponibles en la red de concesionarios de la marca por un precio que parte de los 72.750 € en el RS Q3 y de los 74.850 € en el RS Q3 Sportback.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche