Audi Hybrid, presentación de la gama31

Audi Hybrid, presentación de la gama

29 Junio, 2012, modificada el 2 Julio, 2012 por

La gama de Audi híbridos ha pasado de estar vacía a contar con tres modelos de la firma (Audi A6 Hybrid, Audi Q5 Hybrid y Audi A8 Hybrid), a los que en 2014 se sumará el Audi A3 Hybrid y el deseado Audi R8 e-Tron. Conducimos los tres representantes actuales de esta gama.

Audi Hybrid, presentación de la gama31

Es impresionante cómo una marca puede pasar de tener una oferta inexistente de vehículos híbridos a ofrecer 3 gamas diferentes con esta tecnología y en un tiempo récord. En menos de dos años, dicha gama contará con dos modelos más: el Audi A3 Hybrid plug-in, que llegará en 2014 y abrirá la puerta a los híbridos enchufables de la firma de los anillos, y el Audi R8 e-Tron, que se producirá en una serie limitada y simbolizará el aterrizaje de los automóviles 100% eléctricos de Ingolstadt.

El truco está en que esa marca es Audi y en que ha podido implantar la misma plataforma híbrida en los 3 modelos. De esta forma, tanto el Audi Q5 Hybrid como el A6 Hybrid y el Audi A8 Hybrid disponen del mismo sistema híbrido, compuesto por el eficiente y ultrapremiado motor de gasolina 2.0 TFSi, acoplado al dispositivo que detallaré más adelante. Las particularidades vienen por parte del Q5, el único disponible con la emblemática tracción quattro.

Audi A6 Hybrid, Rubén Fidalgo31
Expertos en calidad del aire analizaron las emisiones de estos híbridos.

Tampoco es que los de Ingolstadt sean neófitos en este terreno; no podemos olvidar su lema: “Audi, a la vanguardia de la técnica“. Ya desde mediados de los años 80 han contado con vehículos híbridos en sus laboratorios ( los Dúo I y Dúo II) e incluso comercializables, como el Audi Dúo III, basado en el primer Audi A4. Todo ese “know how” ha estado latente, esperando la ocasión en la que el mercado fuese más amable con este tipo de automóviles. Ese momento parece ser el actual. La marca es una verdadera especialista en esto, ya que parece contar con “el don de la oportunidad” (salvo con el A2, que hoy sería un súper ventas, pero se adelantó una década).

El sistema Audi Hybrid

En un coche con un motor de combustión tenemos varias formas de disponer la mecánica (transversal, longitudinal, delantera, central, etc). Al añadir un sistema eléctrico, las combinaciones resultantes se duplican. Cada automovilística ha seguido su propio camino: Honda, Toyota, BMW, Peugeot… todas ellas cuentan con coches híbridos, pero los componentes se disponen de diferente manera. Mientras Toyota incorpora su sistema en dos trenes epicicloidales en la transmisión, que hacen las veces de un variador continuo, en Audi han optado por integrarlo entre el motor de gasolina y el cambio tiptronic de 8 relaciones.

El sistema híbrido de Audi para los 3 modelos que os presentamos está compuesto por:

  • Una mecánica de gasolina, que en este caso ha sido elegida de manera muy acertada al tratarse de un motor con un elevado rendimiento, bajo consumo y buenas prestaciones (ha sido premiado como el mejor motor de su categoría durante 5 años consecutivos). Se trata de la conocida mecánica 2.0 TFSi, que en esta configuración rinde 211 CV. Audi defiende el haber elegido una mecánica de gasolina frente a un motor diésel (como Peugeot) debido a que los principales mercados de coches híbridos son EE.UU. y Japón, donde las ventas de diésel son testimoniales (en Japón están prohibidos los coches de gasóleo por temas de salud desde hace años). Sin embargo, está claro que tienen la tecnología para haber acoplado una mecánica diésel: ahí está la aplastante victoria en las 24 Horas de Le Mans para demostrarlo.
  • Audi Hybrid31
    El motor eléctrico va acoplado entre el motor de gasolina y la transmisión, donde iría el convertidor de par.

    Un motor eléctrico de 54 CV que va ubicado entre el motor de gasolina y la caja de cambios y que se acopla y desacopla mediante la acción de dos embragues. La combinación de los dos motores (el de combustión y el eléctrico) da una potencia máxima de 245 CV, que no es la suma de 211+54, ya que las dos mecánicas no entregan su potencia máxima al mismo régimen.

  • Caja de cambios tiptronic de 8 relaciones. En este punto hay una diferencia entre los 3 modelos y es que el Audi Q5 está disponible con el sistema de tracción quattro, mientras que en el A6 y A8 híbridos no existe esa posibilidad, debido a la falta de espacio en el eje trasero para incorporar el diferencial y las baterías.
  • Baterías de ión litio, que ocupan un volumen de 80 litros y pesan unos 40 kg, con el sistema de climatización incorporado para mantenerlas a la temperatura óptima de rendimiento. La suma de los voltajes de las celdas que forman estas baterías da un total de 266 Voltios y 180 Amperios.
  • Convertidor eléctrico, así se llama el dispositivo encargado del trasiego de energía eléctrica en este tipo de vehículos. Es un trabajo tremendamente complejo, pues no sólo debe regular la potencia del motor eléctrico, sino cargar las baterías de litio a 266 V y la de plomo del sistema de baja tensión del vehículo (para los faros, radio, navegador, elevalunas…) a 12V. Además, no sólo varía el voltaje, también el tipo de corriente, ya que el motor reversible -en retención se convierte en un alternador- del sistema híbrido funciona con corriente alterna, pero las baterías sólo trabajan con corriente continua.

Este dispositivo de Audi cuenta con algunas particularidades que lo distinguen de la competencia. Tal vez la más llamativa sea que es el que más velocidad permite alcanzar en modo 100% eléctrico. Mientras sus “rivales” se conforman con rodar en silencio hasta 50 o 60 km/h, los Audi Hybrid pueden alcanzar hasta 100 km/h, si bien su autonomía a esa velocidad es muy escasa (a 60 km/h hay 3 kilómetros de autonomía eléctrica).

Audi Q5 Hybrid, la ventaja del SUV

Gracias a una carrocería claramente más elevada, el Audi Q5 Hybrid es el único de los tres vehículos presentados que puede equipar la tracción quattro, algo muy apropiado dado el enfoque de este modelo. El motivo es que es el único que, por su mayor altura, posibilita montar un diferencial en el eje trasero y dejar espacio para las baterías del sistema híbrido. Otra ventaja de esta condición es que es el único en el que el maletero no se ve alterado por el espacio reservado a las baterías, sólo el hueco de la rueda de repuesto ha cedido su sitio a los electrones.

Audi Q5 Hybrid31
Con el paquete S-Line la estética del Q5 es muy llamativa.

Exteriormente, una menor altura libre al suelo, las llantas aerodinámicas y los logos Hybrid sobre los pasos de rueda delanteros y el portón lo distinguen de sus “hermanos”. Cabe destacar que el paquete S-Line está disponible, ganando en presencia, pero perdiendo en eficacia energética, principalmente por la peor aerodinámica de las llantas y el mayor arrastre de los neumáticos.

En el interior, las diferencias se centran en el cuadro de mandos, donde el ya típico indicador de trasiego energético sustituye al cuentavueltas. También encontramos la tecla EV, que permite circular en modo exclusivamente eléctrico.

El comportamiento en carretera apenas difiere del de cualquier Audi Q5: el sistema híbrido pasa casi inadvertido, lo cual es algo positivo. Las transiciones de funcionamiento de modo eléctrico a tradicional no son muy bruscas y la potencia es más que suficiente.

Lo que no han sido muy destacables son los consumos. En el recorrido realizado, con tramos de autovía, carreteras secundarias y algo de ciudad, la media fue de 10,4 l/100km. Claramente, el tráfico congestionado de las urbes es el único escenario en el que el híbrido no tiene rival. En carretera, aporta más peso y fricciones.

El precio del Audi Q5 Hybrid es de 57.400 euros. Puede parecer elevado, pero no podemos obviar que monta elementos como el navegador, el cambio automático, etc. de serie, por lo que, al final, su importe es prácticamente el mismo que el de la versión 3.0 TDI de potencia equivalente.

Audi A6 Hybrid, el más equilibrado

Nada más acercarnos al Audi A6 notamos algunos detalles diferenciadores (al margen de los evidentes “Hybrid” sobre el portón y pasos de rueda delanteros), como las llantas casi lenticulares. Al abrir el maletero para dejar el equipaje, nos llevamos una sorpresa: las baterías penetran en el espacio de carga.

Audi A6 Hybrid, Rubén Fidalgo31
Más que volumen, las baterías quitan versatilidad al maletero del A8 y A6.

El volumen ocupado no es demasiado, apenas 30 litros menos de capacidad que el modelo convencional, pero lo malo es que destroza la forma cúbica del maletero, impidiendo meter grandes bultos (como esas maletas que mi novia usa para pasar un fin de semana en alguna playa).

En el interior, las diferencias se centran en el mismo apartado señalado en el Q5: la instrumentación y los mandos propios del sistema híbrido.

El rodar del Audi A6 Hybrid es excepcional, me ha encantado el tacto de la mecánica. El motor de gasolina apenas se oye en el habitáculo y el comportamiento es casi idéntico al de un modelo convencional de gasolina. Es difícil notar los 40 kg sobre el eje trasero y las reacciones son siempre impecables y acordes con el planteamiento de esta berlina.

La ruta recorrida con el Audi A6 Hybrid fue mayoritariamente por autopista, a velocidades escrupulosamente legales. El consumo medio obtenido fue de 8,9 l/100km. No está mal, teniendo en cuenta que este tipo de trazados no permiten sacar ventaja del sistema híbrido.

El precio del Audi A6 Hybrid es de 57.900 euros, pero teniendo en cuenta su equipamiento de serie, resulta más económico que la versión 3.0 TDi de igual potencia.

Audi A8 Hybrid, lujo y silencio

Este modelo tiene el “morbo” de ser la única berlina de representación del mercado con un “modesto” motor 2.0 de 4 cilindros. Para evitar que penetren en el habitáculo resonancias características del funcionamiento de un motor tetracilíndrico, en “el salón” del Audi A8 Hybrid hay dispuestos de forma estratégica 4 micrófonos que se encargan de “oír” esas frecuencias indeseables y combatirlas mediante los altavoces del impresionante equipo de sonido. Así, emiten una frecuencia idéntica, pero opuesta, de modo que se anulan. El resultado es impresionante. Por debajo de 140 km/h el habitáculo del A8 Hybrid es casi una cámara anecoica.

Audi A8 Hybrid, Rubén Fidalgo31
Estos micrófonos se encargan de eliminar el sonido del motor en el A8.

Las llantas específicas para las versiones híbridas también distinguen claramente este modelo que, al igual que el A6 Hybrid, ve alterado su maletero por el espacio para las baterías.

El sistema híbrido pasa aún más inadvertido en este auténtico salón rodante. Como es lógico en este tipo de berlinas, los ocupantes de su lujoso habitáculo van mucho más aislados de la parte mecánica que los lleva cómodamente de un lugar a otro. Además, al contar con la suspensión neumática, es -con diferencia- el que cuenta con mejor rodadura de los tres.

La climatización funciona de maravilla. El compresor del aire acondicionado es eléctrico en lugar de ir arrastrado por el motor de combustión, lo que permite que sigamos fresquitos bajo este sol de justicia mientras estamos parados en un semáforo, con el motor apagado sin consumir una gota de combustible.

En carretera, la potencia del motor 2.0 TFSi es más que suficiente para perder todos los puntos del carnet; el motor no es para nada tosco y, sinceramente, me ha parecido lo mejor de este híbrido. Fuera prejucios absurdos, un coche de lujo puede ir movido por un motor de 4 cilindros sin el menor complejo, siempre y cuando sea una mecánica excepcional, como es el caso.

Audi Hybrid, Rubén Fidalgo31
El Audi A8 es un gran coche en todos los sentidos.

En cuanto a los consumos, de nuevo la ruta disponible no favorecía demasiado el sistema híbrido. Apenas tocamos la ciudad. Casi todos los kilómetros se hicieron por carreteras secundarias y autopista. El Audi A8 Hybrid arrojó unas cifras de 8,9 l/100km. No está mal teniendo en cuenta el tamaño de este coche y el calor del día (ya no sólo por lo que “tira” el climatizador, sino por la pérdida de rendimiento que padecen las mecánicas turbo al trabajar peor el intercooler).

El precio del Audi A8 Hybrid es de 83.400 euros. Aunque a priori pueda parecer más caro que su versión equivalente en TDI, lo cierto es la dotación de serie que monta el A8 Hybrid es muy completa, por lo que, igualando equipamientos entre ambos, la balanza se inclina a favor del híbrido.

Conclusión

Los modelos híbridos tienen un cliente muy concreto; en mi opinión no son coches que se vendan, si no que, más bien, se compran. Me refiero a que es más probable que lo compre alguien que ha entrado en el concesionario porque quiere ver el Audi A6 Hybrid que porque el vendedor le haya llevado hasta él tras haber preguntado por un A6 3.0 TDI.

La verdadera razón de ser de los híbridos es el tráfico urbano, donde las bajas velocidades medias y, sobre todo, los frecuentes momentos en los que o bien vamos reteniendo para detenernos en un semáforo o simplemente estamos parados en un atasco permiten que nos movamos en modo eléctrico utilizando la energía almacenada por el sistema híbrido. Fuera de la urbe, la energía que recuperamos es menor que la que consumen su mayor peso y rozamientos.

Audi Q5 Hybrid, Rubén Fidalgo.31
Inconfundible.

Cualquiera de estos 3 modelos son automóviles excepcionales, pero tal vez algo incongruentes, ya que se trata de 2 berlinas de lujo claramente enfocadas a realizar largos viajes con un confort absoluto, no a transitar por la ciudad, y el Q5 representa el espíritu del aire libre, aunque luego su uso sea otro.

Lo que sí que creo todo un acierto en los tres es la combinación elegida; en un híbrido se busca la máxima eficacia energética y el 2.0 TFSi es su compañero ideal. Las prestaciones son más que buenas y sus consumos, nada desorbitados.

Te puede interesar...

Rubén Fidalgo

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba