Novedad

Audi e-tron Spyder

7 fotos

Ampliar

18 de octubre, 2010

La saga de prototipos e-tron crece con este Spyder, un descapotable con tecnología híbrida, diésel y eléctrico, con recarga mediante enchufe. Tiene una base similar a la del R8 Spyder, pero de dimensiones más compactas.

El aspecto del e-tron descapotable es muy impactante, gracias a la enorme rejilla central del paragolpes delantero y a unos faros estilizados al máximo, equipados con leds. La parte posterior es igualmente llamativa aunque menos atrevida, similar a la del R8 Spyder. Los laterales exhiben unas ventanillas sin marco y unas llantas, hechas en aluminio y carbono, de 20 pulgadas envueltas en unos neumáticos 245/30 delante y 265/30 detrás. Todo ello con unas medidas muy contenidas: 4,06 m de longitud, 1,81 de anchura y 1,11 de altura, que quizás sirvan de patrón a un futuro R8 compacto.


El interior es muy futurista y cuenta con una consola central elevada que separa ambas plazas, además de un cuadro de instrumentos de gran sencillez y sofisticación, donde una pantalla con un indicador circular de gran tamaño informa de la velocidad y las revoluciones de las mecánicas, entre otros datos.


Mecánicas, en plural, ya que este prototipo dispone de tres motores. Uno turbodiésel, 3.0 V6 de 300 CV, dispuesto en posición central, y otros dos eléctricos de 87 CV cada uno, aliados a una batería capaz de recargarse mediante un enchufe eléctrico convencional. Semejante caballería, junto con un peso de tan sólo 1.450 kg, permite unas prestaciones increíbles: 250 km/h de punta y 4,4 segundos de 0 a 100 km/h. Otros datos interesantes son los 50 km de autonomía en modo eléctrico circulando a un máximo de 60 km/h, un consumo de gasóleo de 2,2 litros a 100 km -lo que permite una autonomía total de 1.000 km– y unas emisiones de CO2 de 59 gr/km.

Semejante caballería se transmite a través de un cambio automático de 7 velocidades y doble embrague, a las cuatro ruedas mediante la tracción total quattro. El e-tron Spyder incorpora el sistema torque vectoring, por el que las cuatro ruedas tienen una aceleración independiente y un frenado selectivo, disminuyendo o incrementado la velocidad de giro, lo que evita que el coche subvire o sobrevire. Cualidades perfectas para un coche cuyo chasis y suspensión están fabricados en aluminio.

Ver información de los modelos

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche