Audi A8

1 Diciembre, 2009, modificada el 24 Enero, 2011 por

Diseño más moderno, tecnología a raudales, motores desde 6 litros a los 100 km… La nueva generación del buque insignia de los aros lo tiene todo.

24

La renovación del actual A8 pasa por un modelo técnicamente más avanzado que, de nuevo, ofrece 2 longitudes de carrocería, la normal -primera en llegar, pues la alargada no aterriza hasta mediados del año que viene- con una longitud de 5,13 metros -7 cm más que ahora-, una anchura de 1,94 y una altura contenida en 1,46 metros.


Rival de los BMW Serie 7, Cadillac STSJaguar XJ, Lexus LS, Maserati QuattroporteMercedes-Benz Clase S o Volkwswagen Phaeton, vuelve a recurrir a carrocería y bastidor de aluminio ASF, tecnología que en la marca de los aros se remonta a más de 50 años, y en el caso del A8 se basaen perfiles estrusionados y otros elementos, como paneles de techo y laterales ensamblados mediante fricción. Frente a la anterior generación A8, la rigidez torsional se incrementa un 25%.


El diseño, que determina un coeficiente aerodinámico Cx muy bajo (0,26), recoge trazos vistos en Audi de nuevo cuño como el A4. Como los pilotos, los faros son muy sofisticados: pueden ser bixenón, pero también mediante led para todas las funciones, como los que en su momento estrenó el deportivo R8. Por su parte, las llantas parten de 19 pulgadas y llegan a 21, según motores y equipamientos, mientras que los amortiguadores -las suspensiones son independientes en los 2 trenes motores-, se basan en un dispositivo hidroneumático electrónicamente gobernado.


Entre otras funciones, puede contar con asistente de ángulos muertos para cambiar de carril con seguridad, sistema de seguimiento de la señalización de carretera, detector de peatones en la oscuridad mediante infrarrojos, aviso por cambio involuntario de carril, control de velocidad activo con parada y arranque automáticos, sistema de sonido Bang&Olufsen con 19 altavoces, dispositivo precolisión -actua sobre los pretensores de los cinturones, el cierre de ventanillas, los frenos de doble intensidad y hasta las suspensiones, minimizando cabeceos-, cambio automático del alumbrado de carretera/cruce, y un sofisticado navegador.


Al respecto, y según explica la marca, interactúa con el cambio y el alumbrado anticipando y predisponiendo el coche para abordar y enlazar curvas. Para gestionarlo integra un nuevo mando MMI con una zona sensible al tacto que activa y selecciona funciones y direcciones con un dedo. De igual modo, incluye Audi Drive Select con posiciones Dynamic, Comfort, Auto e Individual modificando suspensión, dirección, cambio, diferencial trasero -de serie en las versiones más enérgicas, reparte la fuerza motriz entre las ruedas de uno y otro lado, según la adherencia puntual- y vivacidad del acelerador, pero también el alumbrado de cruce y los tensores de los cinturones.


Con un habitáculo tan cuidado como cabe imaginar en un producto de este rango, de diseño apreciablemente más moderno y avanzado, desembarca incialmente con motores de gasolina 4.2 FSI, un V8 de 371 CV, y turbodiésel TDI de 3 y 4,2 litros, con 204 -sólo 6 litros a los 100- y 250 CV en el primer caso -ambos V6-, y de 351 en el segundo –V8 biturbo-. Para todos, el cambio es automático secuencial de 8 relaciones mediante convertidor en todos los casos, con un pequeño selector sobre la consola, mientras que la tracción es permanente a las 4 ruedas quattro.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba