Audi A6

21 Junio, 2006, modificada el 24 Enero, 2011 por

El comportamiento del A6 es impecable responde a las cifras de toda una berlina de lujo

6

Casi tan grande como el A8, el A6 no tiene nada que envidiar a su hermano mayor en cuanto a lujo, prestaciones y refinamiento, aportando una mayor agilidad a pesar de su enorme tamaño.

  • Comportamiento



  • En marcha



  • Refinamiento



  • Prestaciones



  • Interior y maletero



  • Equipamiento



  • Puesto conducción



  • Espacio y practicidad



  • Valor de compra



  • Consumo y mantenimiento



  • Calidad y fiabilidad



  • Seguridad



Comportamiento

Sorprendente e intachable, así es como se puede calificar el comportamiento del A6. Sorprendente porque para ser una berlina de casi cinco metros de largo tiene una agilidad que no es habitual. Intachable porque nada parece inmutar la estabilidad y comodidad que ofrece el A6. Firme a la hora de contener los balanceos y cabeceos de la carrocería pero flexible cuando tiene que filtrar las irregularidades del firme, sea cual sea el tipo de carretera. Si se le añade la suspensión neumática (opcional con algunas motorizaciones) el resultado raya en la perfección. Frenos, dirección y toda la carga electrónica que controla cada dispositivo del A6 trabajan en una perfecta armonía para conseguir un resultado realmente espectacular.

Refinamiento

De todo lo dicho hasta ahora no es difícil imagina la calidad de marcha, comodidad y refinamiento que ofrece este Audi. Silencioso, sujeto a la carretera y con una calidad interior de primer orden, el A6 es una auténtica berlina de lujo, con un aire diferente al clasicismo de otras marcas. Si el presupuesto lo permite y se puede equipar con algunas de las sofisticadas opciones que ofrece, disfrutar de esta magnífica máquina será un placer difícil de igualar.


 

prestaciones

Casi cinco metros de largo, un diseño agresivo y una avanzada tecnología son las cartas de presentación del A6. En su gama de motores encontramos propulsores utilizados en el A4 y en el A8, todos ellos con un buen rendimiento, y eso que el A6 es un coche muy pesado, pues a diferencia del A8 no está realizado en aluminio lo que supone que el peso final, a igualdad de motorización sea casi idéntico en el A6 y en el A8, a pesar de los 15 centímetros de longitud que los separan.


Empezando por los gasolina la opción más económica es el 2.0 TFSI pero con una potencia de 170 caballos en lugar de los 200 que ofrece en el Golf GTI, correcto pero del que no se pueden esperar unas prestaciones espectaculares. El 2.4 atmosférico da 177 caballos, pero a pesar de esos 7 caballos suplementarios resulta menos ágil que el anterior en recuperación y aceleración. El V6 3.2 de inyección directa es mucho más indicado para este enorme Audi y con sus 255 caballos ya ofrece una potencia de primer orden. El V8 de 4.2 litros y 335 caballos es toda una joya por su extraordinaria suavidad y una capacidad de marcha digna de un deportivo, pero ese calificativo le corresponde al imponente S6 con el motor V10 de 5,2 litros y 435 caballos, sencillamente impresionante.


La oferta de gasóleo se divide en tres motorizaciones; empezando por la ’pequeña’ de 2 litros y 140 caballos que se utiliza en múltiples modelos del grupo, con un rendimiento correcto y la verdad es que más satisfactorio de lo que se podría esperar dada su potencia. Más razonable es el V6 TDI de 2.7 litros y 180 caballos, ágil y con unos consumos muy contenidos, pero la estrella es el imponente V6 de 3 litros y 224 caballos que va acoplado a la tracción total Quattro y con cambio automático de seis velocidades, sorprendente por su agilidad, prestaciones y silencio. La tracción Quattro se ofrece con algunas de las motorizaciones y es de serie en el más potente Diesel y en los V8 y V10.

Equipamiento

Como buen alemán el capítulo de las opciones es largo y extenso en el A6. El equipamiento de seguridad es completo e incluye hasta los airbag laterales traseros, opcionales en la mayoría de los vehículos. Pero a la hora de equiparlo ‘de lujo’ hay que recurrir a los numerosísimos extras que ofrece la marca, desde los más sencillos hasta las mayores sofisticaciones, que abultan de manera considerable la factura final.

Puesto conducción

Sentarse por primera vez en el puesto de conducción del A6 resulta un poco abrumador. La enorme cantidad de interruptores y controles que se encuentran en la consola central exige un tiempo de estudio y adaptación, pero a pesar de ello algunas tareas son complicadas, pues muchas de ellas se realizan a través de un único mando y hasta memorizar una emisora de radio es algo complicado. Situarse en una postura cómoda es tarea fácil, los asientos son cómodos y sujetan bien, en especial los más deportivos y los que montan los motores más potentes. Aunque la visibilidad hacia atrás no es especialmente buena, se tiene una buena sensación de dominio y control.

Espacio y practicidad

De todo lo dicho hasta ahora no es difícil imagina la calidad de marcha, comodidad y refinamiento que ofrece este Audi. Silencioso, sujeto a la carretera y con una calidad interior de primer orden, el A6 es una auténtica berlina de lujo, con un aire diferente al clasicismo de otras marcas. Si el presupuesto lo permite y se puede equipar con algunas de las sofisticadas opciones que ofrece, disfrutar de esta magnífica máquina será un placer difícil de igualar.


 

Consumo y mantenimiento

Teniendo en cuenta el tamaño y peso del A6 los consumos pueden considerarse ajustados en las motorizaciones más ‘civilizadas’; los impresionantes V8 y V10 son otra historia, pues acusan de forma inmediata el estilo de conducción y es difícil resistirse a su fabuloso potencial. El mantenimiento es otro aspecto caro, pues los servicios oficiales Audi no son precisamente baratos.

Calidad y fiabilidad

Todo en el A6 respira solidez y durabilidad. La fiabilidad mecánica es algo ya conocido en la marca y a esto hay que añadir la buena construcción de todo el vehículo y la excelente terminación interior, algo que asegura un buen envejecimiento, como puede apreciarse en algunos Audi con muchos años de carretera que pueden verse circulando.

Seguridad

Entre el equipamiento de serie en materia de seguridad y el que puede llevar opcionalmente, el A6 se sitúa al nivel de las grandes berlinas, las del escalón inmediatamente superior, pues puede equipar todo, hasta el sistema de radar activo, pasando por tracción total, suspensión neumática, faros direccionales y un largo etcétera de dispositivos, eso sí, la mayoría de ellos pagados aparte. En las pruebas de choque europeas obtuvo, como era de esperar, las cinco estrellas y, además, una alta calificación en protección interior para niños.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba