Audi A6 3.0 TDI 204 CV multitronic

22 Agosto, 2011, modificada el 23 Agosto, 2011 por

A prueba la berlina grande los cuatro aros. Mira de lo que es capaz con el motor V6 menos potente y el cambio automático de variador continuo y 8 velocidades. Estás ante un devorador de kilómetros.

No valorado

Destacable

  • Motor de empuje constante y lineal.
  • Confort de marcha.
  • Consumos ajustados.

Mejorable

  • Cambio multitronic.
  • Disfrute al volante.
  • Faros bixenón opcionales.

El Audi A6 se pone al día, aprovechando multitud de elementos y tecnología estrenados por los Audi A7 Sportback y Audi A8, para ser una de las referencias entre las berlinas de lujo grandes, como los BMW Serie 5, Infiniti M, Jaguar XF, Lexus GS, Mercedes-Benz Clase E y Volvo S80.

Exteriormente es algo más corto -4.915 mm de longitud, a pesar de que su zaga ha crecido-, y bajo (1.455 mm) que su antecesor, pero más ancho -1.874 mm-. Además, pesa 80 kg menos y es más aerodinámico: pasa de un Cx de 0,28 a 0,26. El frontal cambia con faros delanteros y parrilla nuevos, al estilo de los Audi más recientes, más angulosos. También estrena las ópticas traseras y de lado o por detrás se parece a un Audi A4, pero más grande y moderno.

Interior lujoso… Y a lo grande

En el habitáculo del Audi A6, cinco adultos viajan muy cómodos y en un ambiente cuidado al detalle, tanto en calidad como en ajustes y ergonomía. Esto lo he apreciado en el tacto de las inserciones en madera -opcional-, con vetas. Por lo demás, tienes un maletero muy profundo, de 530 litros de capacidad, ampliable abatiendo las plazas traseras, con una boca de carga grande y cómoda.

De serie, desde 48.140 euros, viene equipado con todos los sistemas de confort y seguridad activa y pasiva, excepto los faros bixenón, el navegador, los sensores de aparcamiento y la tapicería de cuero de la unidad probada. Destacan los ajustes eléctricos de los asientos delanteros, el bluetooth, las llantas de 17 pulgadas con neumáticos 225/55 -de repuesto lleva “galleta”, el coche de las fotos montaba ruedas 245/45 R18 opcionales-, el Audi drive select, el MMI con pantalla de 6,5 pulgadas escamoteable y demás tecnología habitual en modelos de alta gama como éste.

Comportamiento: Casi como siempre

El motor probado es el V6 3.0 TDI de inyección directa por conducto común, pero con 204 CV de potencia entre 3.750 y 4.500 rpm, en este caso con cambio automático multitronic de 8 velocidades enfocado a una conducción cómoda y suave. Esta transmisión es un variador continuo que simula las marchas, pero en modo secuencial (sólo mediante la palanca) es lento, asi que lo usas para reducir y poco más. Los 400 Nm de par máximo que entrega desde 1.250 a 3.500 vueltas garantizan un progresivo y buen rendimiento mecánico en todo el margen de revoluciones utilizable, sin vacíos de potencia. Así lo confirman los 7,2 segundos que tarda en hacer el 0 a 100 y los 240 km/h que alcanza.

Los consumos que anuncia son de 5,8 litros en ciudad, 4,6 en carretera y 5,1 litros de media -todos a los 100 km-, con unas emisiones de 133 gr/km. Números que lo hacen cumplir con la norma Euro5 y en los que también ayuda el sistema automático de arranque y parada (del que no soy muy amigo). Durante la prueba he igualado las cifras homologadas en el tipo de conducción eficiente -de los cinco que da a elegir el Audi drive select-, eso sí, respetando cada límite de velocidad legal que me he cruzado. Aunque sus 1.645 kg mantienen ritmos de crucero de 180 km/h -y más- sin esfuerzo (ni tuyo, ni del coche). Parece que vas a 100.

Perfecto para viajes confortables por su equilibrada suspensión, el A6 no se inmuta al límite. Me explico: como mucho, subvira, al igual que cualquier tracción delantera -que lo es- si tiras bruscamente del volante cuando vas “pasado”. Es decir, como buen Audi, parece que lleves toda la vida a sus mandos. La estabilidad es total gracias a sus 2.912 mm de batalla, que permiten pasos por curva demenciales sin queja alguna. Como los frenos, que montan discos ventilados delante y detrás, con un tacto de pedal suave y progresivo, y aguantan lo que haga falta.

No me olvido de las distintas opciones de conducción entre las que puedes elegir para que, junto con la suspensión, la dirección sea más o menos dura, la respuesta del acelerador, más o menos inmediata y el cambio aguante -o estire- más o menos las relaciones. Todo según el modo del Audi drive select -que ya he probado en otros modelos de la marca alemana- elegido: efficiency, comfort, auto, dynamic e individual (que permite ajustes independientes de cada uno de los elementos antes mencionados). Aunque ya sabes que me quedo con el modo dynamic para sacar el máximo partido del conjunto de los cuatro aros, con un gasto medio de unos 9 litros. ¡Todo un lujo!

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba