Audi A5 2.0 TFSI 180 CV

13 Mayo, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Un coupé de cuatro plazas ambicioso en todas las facetas. Sobresaliente por dentro, su tacto y comportamiento dinámico recuerdan al más deportivo TT. Con un completo equipamiento, los 45.000 euros que ronda no son más que el precio de la excelencia.

28

La vedette del momento, con nombre –Audi– y apellidos –A5-, está en boca de todos. Es a los coches lo que Obama a la política internacional o Messi al mundo del balompìé. El hombre, el producto de moda por excelencia. Siete días y siete noches estuvo con nosotros. Sabed que confirma las sensaciones que anticipa. Fantástico en todo.


Este coupé de 4 plazas no es un deportivo en sentido estricto, pero apunta maneras. Por tacto y reacciones nos recuerda al Audi TT -que probamos en versión S-; calidad y lujo aluden al A6 de manera inevitable. El coche enfrenta un aluvión de competidores como los Alfa Romeo Brera, BMW Serie 3 Coupé, Mazda RX-8 o Mercedes-Benz Clase E Coupé.


¿La clave del éxito? Algo tendrá que ver Walter de Silva, responsable de su diseño, que asegura que “es el más bello que jamás he diseñado”.

Interior

El habitáculo es un referente por materiales y ensamblaje. La ergonomía está muy estudiada, con una consola central bien planteada en la que todo queda a mano. Destaca el mando MMI, que se combina con la pantalla del salpicadero y desde el que se manejan funciones de navegación, sonido, ordenador… Permite configurar otras variables, como luces diurnas o Bluetooth, y verificar los intervalos de servicio. Un inconveniente: el operativo obliga a desviar la vista de la carretera.


El confort caracteriza las plazas delanteras. Los asientos de cuero y Alcántara -1.640 euros- enfatizan el lujo y consagran un agarre excepcional. Son regulables eléctricamente, pero en nuestra unidad no eran calefactables. Otra laguna -salvo el S5- es la imposibilidad de contar con butacas delanteras o traseras ventiladas.


El grueso de la habitabilidad se centra en el espacio anterior. La zona trasera es otra historia: ocupantes de más de 1,70 darán con el techo y el hueco para las piernas es mínimo, aunque es más aprovechable que, por ejemplo, un TT.


Otra limitación inherente a la carrocería coupé es la visibilidad, justa en el ángulo tres cuartos trasero. A cambio, de maletero va bien servido: pese a una boca angosta 455 litros le sitúan en posiciones privilegiadas.


El equipo es completo: 6 airbag, volante deportivo multifunción, climatizador trizona… Por 350 euros añade Audi Drive Select para variar ajustes del chasis, pero esta opción implica Damper Control -980 euros- que cambia la dureza de la suspensión y dirección dinámica Dynamic Steering -1425 euros-, que varía la desmultiplicación para en parado mover las ruedas de extremo a extremo con poco más de un giro de volante. Asistente para cambiar de carril Side Assist -645 euros-, advertencia de cambio involuntario Lane Assist -600 euros-, xenón plus -1.145 euros- o sensores de parking también están a disposición de un cliente que, de entrada, tendrá que desembolsar 36.350 euros para hacerse con esta variante tal cual sale de fábrica.

Comportamiento y Prestaciones

Otra excelencia del A5 es su dinámica, sustentado en un chasis afinado y  preciso que facilita la conducción y nos hace sentir como si llevásemos toda la vida a sus mandos. Además, la tracción delantera impide tendencias sobreviradoras. Un detalle: la suspensión S Line opcional, más firme, ahonda en el aplomo sin mermar el confort. Por su parte, los frenos son potentes y dosificables.


La versión probada juega con un progresivo 2.0 TFSI de 180 CV, presentes del primero al último. Sin ser un mísil despliega brío y empuje a partes iguales, gracias en buena medida al auxilio del turbo que monta. Desplaza 2 litros, y libera 320 Nm, constantes de 1.500 a 3.900 rpm. Todo ello le permite un 0 a 100 km/h de 7,8 segundos -buena marca- y una velocidad punta de 236 km/h. Lo mejor  es que no penaliza el consumo: la marca establece un promedio de 6,6 litros a los 100 km, que no son mucho más de 8 en condiciones de circulación ordinaria. ¿Que cómo se logra? Entre otros, el A5 cuenta con un indicador de marcha recomendada para ajustar el gasto, pero también con un brillante coeficiente aerodinámico de 0,28.


No es barato. Por ejemplo, la unidad probada se iba de largo por encima de 45.000 euros. Aún así, y valorando que no es un coupé muy habitable -en la práctica no deja de ser un 2+2-, lo recomendamos encarecidamente por comportamiento, relación entre prestaciones y consumo, y refinamiento general. Puedes verlo de esta forma: su precio es el coste de la excelencia.

Destacable

– Calidad interior.
– Relación prestaciones consumo.
– Comportamiento y aplomo.

Mejorable

– Espacio en plazas traseras.
– Visbilidad reducida en algunos ángulos.
– Precio elevado.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba