Audi A4 Avant 2.0 TFSI flexible fuel

Conducimos la única versión de la berlina premium por excelencia que puede moverse con gasolina o bioetanol, indistintamente. Aunque lo pretenda, la ventaja no está en sus emisiones.

Probamos una versión reciente y la más verde de un viejo conocido, de carrocería familiar, animado por un bloque TFSI bastante peculiar, ya que puedes llenar su depósito con combustible E85. Sólo uno de sus rivales directos monta una mecánica parecida, el Saab 9-3 Sport Hatch 2.0 T BioPower. El resto, los BMW Serie 3 Touring, Mercedes-Benz Clase C Estate y Volvo V60 se mueven mediante motores gasolina y diésel optimizados, pero incapaces de repostar bioetanol.

Estéticamente el Audi A4 Avant 2.0 TFSI flexible fuel no se diferencia en nada de cualquier otra versión mecánica Avant. Por lo demás, estamos ante el motor de 4 cilindros y 2 litros de cilindrada, sobrealimentado por turbocompresor, y potencia más baja. Te contamos todos los secretos de este tragón -por aquello de que lo mismo se mueve con gasolina que con etanol-.

Interior

Así, sus 4.703 mm de largo, 1.826 de ancho y 1.427 mm de alto dan como resultado un espacio perfecto para que cuatro adultos vayan a sus anchas. Cinco van incómodos ya que el túnel central limita el espacio para las piernas del pasajero que no tiene ventanilla. Delante es espacioso y ergonómico hasta la perfección, nivel al que llega la calidad de los materiales y las terminaciones. Destacan los asientos delanteros, ya conocidos y estrenados con esta generación, que se adaptan como un guante manteniendo el confort intacto -también al entrar y al salir del coche-.

El maletero es accesible y cómodo gracias a un gran portón que puede ser eléctrico en opción -recomendable por su peso, aunque caro-. El hueco es plano y uniforme, por lo tanto aprovechable, con raíles en los laterales para poner barras extensibles y sujetar la carga. 480 litros de capacidad no son muchos para un familiar -hay berlinas que llegan a este volumen-, pero si abates las plazas traseras se convierten en 962, y 1.430 litros si lo llenas hasta el techo.

El precio, 35.900 euros con apenas lo justo. En cuanto que te pones a pedir asientos de cuero, navegador, bluetooth, control de velocidad de crucero, faros bixenón adaptativos con leds de luz diurna, llantas de 17 pulgadas, climatizador trizona -bizona con salidas de aire para las plazas traseras-, espejos exteriores eléctricos y calefactables, retrovisor interior automático, isofix… te plantas en los 50.000 euros sin darte cuenta.

Comportamiento y Prestaciones

El Audi A4 Avant 2.0 TFSI flexible fuel tiene un comportamiento muy equilibrado y una calidad de rodadura de primera. Tanto el cambio como la dirección son suaves y precisos -el primero en las inserciones y la segunda en interpretar lo que pasa bajo las ruedas, además se endurece progresivamente con la velocidad-. Como cualquier tracción delantera de la marca de los cuatro aros, al límite es subvirador; pero cuesta que se desmande -es muy noble-.

La mecánica probada, parece algo más rumorosa -sobre todo en frío-, ofrece prestaciones más que suficientes para mover sus 1.430 kg de peso con soltura, con una velocidad máxima de 236 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 7,9 segundos; aunque es cierto que el eje delantero -encargado de transmitir la potencia al suelo- no puede con los 320 Nm de par máximo que entrega entre 1.500 y 3.900 rpm. La potencia máxima, de 180 CV, la da entre las 4.000 y las 6.000 vueltas. Esto significa que, a pesar de moverse con más brío en la parte media del cuentarrevoluciones, estira y sube de vueltas con soltura; incluso con el cambio manual de 6 velocidades y desarrollos alaragados, para esta versión verde, que se asocia al testigo de cambio óptimo de marcha.

La única diferencia con la versión normal -sólo de gasolina– está en los consumos, con bioetanol gasta más debido a su menor poder energético, concretamente 12,2 litros, 7,1 en carretera y 9 litros en ciclo mixto -todos a los 100 km-. Si te mueves con combustible fósil gasta lo mismo, 8,3 litros en ciudad, 5,3 en carretera y 6,4 litros de media -también, todos, a los 100 km-. Sin embargo, las emisiones contaminantes son las mismas, 149 gr/km, para cumplir la norma Euro5 sea cual sea el combustible que repostes. Aun así, las cifras que anuncia la marca son similares a las que puedes alcanzar con una conducción suave, aprovechándote de sus larguísimas relaciones. Si te pesa el pie derecho cuenta con 2 litros más.

El Audi A4 Avant 2.0 TFSI flexible fuel es una alternativa para los necesitan un coche familiar, por espacio, con imagen de marca y están concienciados con el medio ambiente; aunque realmente el coche emite la misma cantidad de CO2. Eso sí el combustible ecológico es una cuarta parte más barato que el habitual. Ahora sólo falta un número importante de surtidores E85.

Destacable

– Prestaciones.
– Calidad del habitáculo.
– Confort de marcha.

Mejorable

– Ventajas respecto al 2.0 TFSI de 180 CV normal.
– Posibilidades de repostar E85.
– Equipamiento de serie y precio elevado.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Comenta este artículo

BMW Serie 3 | Autocasion 14 octubre, 2011

[…] sexta generación de la Serie 3 de BMW, el coche premium más vendido del mundo, rival de los Audi A4, Infiniti G, Lexus IS, Mercedes-Benz Clase C y Volvo S60, vuelve a marcar hitos inspirados en la […]

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba