Prueba

Audi A4 Avant 2.0 TFSI 225 CV Quattro: la prueba

55 fotos

Ampliar

07 de noviembre, 2014

El Audi A4 Avant ofrece un mayor sentido práctico que la berlina de cuatro puertas. Sin embargo, este tipo de carrocería no termina de convencer a los conductores españoles. Analizamos sus virtudes y defectos en esta prueba.

El Audi A4 es un viejo conocido. De hecho, lo es tanto que poco hay que contar que no sepamos ya. Pero no ocurre lo mismo si hablamos de su versión familiar, denominada Avant. Resulta extraño que las ventas de esta carrocería sean mucho menores que las de la variante de 4 puertas, cuando lo que ofrece es un mayor sentido práctico, lo que en principio demanda el comprador de este tipo de coche.

La excusa del tamaño es poco útil aquí, ya que, aunque no lo creas, ambas variantes miden, milímetro arriba milímetro abajo, exactamente lo mismo. Incluso me atrevería a decir que el atractivo del A4 Avant juega claramente a su favor, puesto que supera al de la berlina, aunque esto ya es una apreciación bastante personal.

Dicen que las comparaciones son odiosas, así que limitémonos a hablar de nuestro protagonista. El comportamiento de nuestra unidad de pruebas, con tracción a las cuatro ruedas, el rendimiento de su motor TFSI de 225 CV y la calidad general del modelo merecen todo tipo de halagos.

Pero el A4 Avant también tiene un par de puntos débiles. El primero, que no se trata de uno de los familiares mejor concebidos para viajar en las plazas traseras y el segundo, que cuenta con lagunas de equipamiento propias, por otra parte, de su veteranía.

Nuestra valoración: 7,5

8

8

9

7

6

7

Destacable

  • Cambio S Tronic.
  • Aplomo en carretera.
  • Puesto de conducción.

Mejorable

  • Plaza central trasera.
  • Equipamiento opcional caro.

Ver ficha técnica y equipamiento

Diseño: El acabado S line, la clave de éxito

El techo solar es opcional.

55 fotos

Ampliar

A la hora de valorar la imagen del Audi A4 hay que tener claro que este modelo alemán juega con desventaja frente a sus principales rivales. Su salida al mercado se produjo en 2007 (se esperan noticias de su sucesor el próximo año), lo que supone que sus líneas no son las más vanguardistas y modernas. Ello, unido a que se trata de un automóvil muy vendido, hace que estemos más que acostumbrados a su presencia en nuestras carreteras.

Aun así, el restyling sufrido en 2012 le permitió ganar en atractivo y elegancia para continuar siendo una de las berlinas premium más deseadas. Especialmente significativo fue el cambio en los grupos ópticos, con unas nuevas luces LED diurnas que recuerdan a un ceño fruncido y que lo hacen reconocible a distancia.

Hay que admitir que el aspecto del A4 Avant que probamos se transforma por completo cuando equipa el paquete exterior S line (2.025 euros). Las modificaciones en los paragolpes delantero y trasero, la parrilla, los faldones laterales y otros detalles aumentan considerablemente el atractivo de este coche.

Si a estos ingredientes sumamos las bonitas llantas de diez radios y 18 pulgadas y la doble salida de escape de nuestra unidad, el resultado es un cóctel muy apetecible. Tanto, que nuestro veterano protagonista hace girar cabezas a su paso.

Interior: A4 Avant: mejor cuatro que cinco

El túnel de transmisión, demasiado abultado.

55 fotos

Ampliar

El Audi A4 Avant es un modelo catalogado como familiar y, como su propio nombre indica, debería ser el compañero perfecto para familias con hijos. Dos sillitas infantiles o dos adultos pueden acomodarse en las plazas traseras sin problema alguno; el inconveniente lo tendremos si queremos ocupar el quinto asiento, ya que el abultado túnel de transmisión y un respaldo algo duro por la inclusión del posavasos no permiten desplazarse de manera confortable. En caso de viajar con niños es interesante plantearse la posibilidad de optar por el climatizador de tres zonas (630 euros), que incluye salidas de aire para los pasajeros de las plazas posteriores.

Los 490 litros de volumen del maletero tampoco son el punto más fuerte de este modelo. Pero, pese a que la diferencia respecto al A4 berlina apenas es de 10 litros más, la enorme boca de carga libre de obstáculos que ofrece la versión familiar gracias a su portón supone una enorme ventaja a su favor.

Donde realmente nos deja un buen sabor de boca este Audi es en las plazas delanteras, especialmente en la del conductor. Los asientos deportivos tapizados en cuero y Alcantara incluidos en el paquete “sport” S line nos hacen sentirnos “como el sofá de casa”. Cuentan además con banqueta extensible, un extra que viene fenomenal a las personas de mayor altura. Todo esto, unido al excelente tacto del volante deportivo multifunción -forrado en cuero y achatado en su parte inferior (410 euros)-, convierten la conducción de este coche en todo un placer.

La situación de los mandos da pie a pocas críticas; todo está diseñado pensando en el conductor y la calidad percibida es excepcional. También la pantalla de infoentretenimiento de 6,5 pulgadas está orientada hacia éste y cuenta con una calidad de imagen muy buena. Y si eres de los que hace uso del GPS de manera frecuente, te recomendamos optar por el sistema MMI Navegación (940 euros), muy completo e intuitivo.

He de puntualizar que, personalmente, me ahorraría los 1.650 euros del techo panorámico de cristal corredizo. Si bien aporta mucha luminosidad a un habitáculo oscuro como el de esta unidad, la cortinilla interior no es del todo opaca y, pese a estar cerrada, el sol puede ser molesto los días de más calor.

Motor: El 2.0 TFSI de este A4 Avant corre... y mucho

El motor TFSI de 225 CV muy progesivo y agradable.

55 fotos

Ampliar

Con la amplia oferta de motores disponible en el Audi A4 no tendrás excusa para no encontrar un propulsor acorde a tus necesidades. De entre todos ellos, el gasolina 2.0 TFSI de 225 CV es uno de los más modernos de la gama. El pasado año vino a sustituir al mismo bloque de 211 CV y, pese al aumento de potencia, las mejoras efectuadas en la inyección han permitido rebajar consumos y emisiones para cumplir así con la norma Euro 6.

Si tu intención, como en nuestro caso, es combinar cambio automático y tracción total, no podrás elegir una mecánica de gasolina inferior a ésta, de 225 CV. Como cabe esperar, es potencia más que suficiente para lidiar con cualquier situación; tanto, que en ningún momento reparamos en que este propulsor debe mover un conjunto bastante pesado (algo más de 1.600 kilos).

El turbo facilita las cosas y ayuda a obtener una respuesta instantánea del acelerador pese a rodar con el motor muy bajo de vueltas, algo que busca el cambio S tronic siempre que viajemos tranquilos, con la intención de ahorrar carburante. La sensación en caso de pisar el pedal a fondo es de una entrega de fuerza muy lineal y progresiva. Es fácil superar los límites de velocidad sin apenas darnos cuenta.

Comportamiento: La tracción quattro hace complicado "sacar de sus casillas" al A4 Avant

Nuestra unidad contaba con tracción a las cuatro ruedas.

55 fotos

Ampliar

Si el A4 Avant ya resulta un coche estable y seguro de conducir, el hecho de equiparlo con tracción quattro aporta un plus de seguridad tremendo. En condiciones normales, el reparto de fuerza se divide en un 40% en el eje delantero y un 60% en el trasero. Obviamente, no es un coche pensado para buscar los límites en cada curva, pero ante un posible despiste en una de ellas o un deslizamiento provocado por la lluvia, por ejemplo, su acción puede evitar algún que otro susto. Es como ir pegados al asfalto.

Nos ha llamado mucho la atención cómo la suspensión logra “tragarse” cualquier bache sin transmitir apenas vibraciones al habitáculo, pese a que este Audi cuenta con unas llantas de tamaño considerable. Esto, unido al silencio y suavidad de la mecánica de gasolina, hacen de este familiar un gran aliado para viajar con comodidad.

Aunque la ciudad no es el hábitat natural de este modelo por cuestiones de tamaño y por consumos (como veremos en el siguiente apartado), el confort también es digno de alabar. Tan solo podríamos exigir un sistema Start&Stop algo menos brusco en la parada y puesta en marcha del motor.

Una recomendación si optas por una variante potente como ésta es equipar el sistema Audi drive select (365 euros). Esta función permite seleccionar entre diferentes modos que modifican la respuesta del propulsor, caja de cambios, suspensión y dirección en función del tipo de conducción que deseemos hacer.

Equipamiento: ¿Quieres un A4 Avant muy equipado? Toca "rascarse" el bolsillo

La calidad y los ajustes, excelentes.

55 fotos

Ampliar

Los años en el mercado de esta generación del Audi A4 se perciben claramente cuando llega la hora de elegir el equipamiento opcional. Resulta llamativo que, con los más de 8.000 euros en extras que añade esta unidad, aún sea necesario gastar otros 300 euros para poder contar con toma USB.

Es decir, el A4 ofrece la mayoría de las tecnologías de las que disponen sus rivales más modernos, pero su veteranía obliga a pagar por buena parte de ellas. Por lo demás, es complicado encontrar dos unidades de este modelo idénticas en equipamiento: Audi ofrece infinidad de opciones que te permiten configurar el A4 Avant totalmente al gusto, pero debes andar con cuidado si no quieres que la factura final se dispare.

Consumo: Audi A4 Avant 2.0 TFSI 225 CV Quattro: alrededor de 8,5 l/100 km

Las salidas de escape, cromadas.

55 fotos

Ampliar

Como decíamos anteriormente, los retoques en el motor 2.0 TFSI han permitido reducir el consumo en algunos modelos de Audi. En este A4 Avant de 225 CV no ha bajado, pero se mantiene en un reseñable gasto medio oficial de 6,9 litros a los 100 km. Éstas son las cifras registradas durante nuestra prueba:

  • Ciudad: pese a los esfuerzos del cambio S tronic por circular en marchas largas y la ayuda del Star&Stop, lo cierto es que las detenciones y reanudaciones de la marcha no sientan nada bien a nuestro protagonista. Aquí es complicado bajar de los 12 l/100 km de media.
  • Carretera: con cruceros de 120 km/h “las aguas vuelven a su cauce” y nos movemos en datos en torno a los 7-7,5 l/100 km.
  • Mixto: teniendo en cuenta que rinde 225 CV y envía la fuerza a las cuatro ruedas, podríamos afirmar que el A4 Avant “gasta lo que tiene que gastar”. Esto significa que el consumo combinado se sitúa en unos 8,5 l/100 km, variables en función del tipo de carretera por la que más circulemos.

Rivales

Vehículo

Audi A4 Avant 2.0 TFSI quattro S-Tronic 225

Volvo V60 T5 R-Design Momentum Aut.

Mercedes-benz C Estate 250 7G Plus

Bmw 328i Touring xDrive Sport

Precio Desde
45.485 €
Desde
46.052 €
Desde
44.700 €
Desde
50.142 €
Combustible Gasolina Gasolina Gasolina Gasolina
Cambio 7 marchas 6 marchas 7 marchas 6 marchas
Potencia (CV) 225 240 211 245
Aceleración 0-100 km/h (s) 6,5 7,7 6,8 5,9
Consumo Medio (l/100 km) 6,8 8,2 5,6 7,1
Emisiones CO2 (g/km) 157 192 130 166

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche