Audi A4 allroad 2.0 TDI 170 CV quattro

27 Julio, 2009, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Esta evolución del A4 Avant se permite el lujo de batirse el cobre sobre terrenos pedregosos y pistas nevadas gracias a la tracción quattro y la coraza exterior de la que se aprovisiona. Incluye reglaje específico de la amortiguación y alzado de la carrocería. Pese a todo, su habitat natural sigue siendo el asfalto.

31

El pasado mayo la marca de los cuatro aros lanzaba a la arena comercial el A4 Allroad, variante de inmersión campera del familiar medio A4 Avant que se sitúa como alternativa a su hermano grande A6 Allroad, de gran aceptación entre el público en sus dos generaciones.


Compite, casi en exclusiva -por lo inexplorado del segmento-, con los BMW Serie 3 Touring xDrive -menos dispuesto aparentemente para uso offroad, pero provisto de control de descensos-, Skoda Scout -un escalón por debajo por precio y prestancia- y, sobre todo, Saab 9-3 X, sin menoscabo de SUV puros, tipo Audi Q5, Ford Kuga o Volkswagen Tiguan, que comparten clientela objetiva.


En hoyMotor nos apresuramos a estrenar el A4 Allroad, y tras someterlo a nuestro exigente tribunal os avanzamos que se trata de un modelo de grandes cualidades que, sin apartarse de las sensaciones de conducción propias de un turismo convencional, ofrece ese plus necesario para aquellos que tienen casa en el pueblo y/o se manejan por terrenos bacheados e irregulares.

Interior

Las dimensiones del Allroad son casi las del modelo del que deriva: 4.721 mm de largo -4.703 el Avant- 1.841 de ancho y 1.495 de alto -el familiar, 1.826 y 1.436 mm-. La carrocería es la misma, pero con diferencias que estriban en el cubrecárter delantero y la chapa protectora de bajos trasera -ambos de acero-, los sobredimensionados pasos de rueda, paragolpes regruesados y raíles de techo. Estos y otros habilitan al germano para desenvolverse ocasionalmente en barrizales, pistas pedregosas o nevadas asumiendo pequeños impactos y disimulando arañazos. Los bajos laterales de plástico, en color carrocería, recubren el perímetro inferior gracias al paquete decorativo exterior que montaba nuestra unidad -incluye marcos de las ventanillas y barras del techo cromadas-.


Específico es el reglaje de la amortiguación. Junto a las llantas de 18 pulgadas -por 915 euros- elevan la carrocería y libran una cota al suelo de hasta 18 cm para facilitar el avance por firmes irregulares.


No lleva, ni puede, suspensión neumática configurable, como sí pasa en el A6 Allroad, pero al estar poco enfocado a una conducción offroad exigente no se echa en falta -ninguno de sus rivales la tiene-. Por el contrario, viene de serie con control de estabilidad ESP inteligente -diferencia cuando circula fuera del asfalto para permitir mayor deslizamiento de las ruedas-, al que añade reposacababezas delanteros activos, 6 airbag, faros antiniebla, freno de parking eléctrico, climatizador y audio-CD/MP3 con USB, mando de gestión MMI, Bluetooth…


No está mal, pero la lista de opcionales es interminable, y relega elementos que deberían ser de serie. Los hay de interés en el coche que probamos, como el selector de configuración del vehículo –Audi Drive Select-: por 365 euros da a escoger entre 4 programas para cambiar la aistencia de la dirección y la sensibilidad del acelerador. También avisador de ángulo muerto para el cambio de carril -625 euros-, parking acústico trasero -475-, faros de xenón -960-, sensores de lluvia, asientos tapizados en cuero -2.200 euros- con ajuste eléctrico, así como arranque y apertura sin llave Advanced Key -750 euros-.


El maletero, como en el Avant, da 490 litros; con los asientos posteriores abatidos -plegables en proporciones 40/60- la zona de carga aumenta a 1.430 litros. Por cierto, el piso es reversible: bajo la zona enmoquetada va recubierto de plástico, lo que permite portar objetos sucios o húmedos.

Comportamiento y Prestaciones

El rendimiento de este Allroad no sería igual sin la tracción permanente a las cuatro ruedas quattro, mediante diferencial central Torsen, que añade. Un elemento diferenciador que le permite batirse con éxito en terrenos escabrosos. De todos modos, el hábitat natural del A4 es el asfalto. No en vano, se trata de un buen rodador, solvente y que hace gala de un gran confort de marcha.


Entre sus opciones mecánicas, hemos optado por una de las más equilibradas: el turbodiésel common rail 2.0 de 170 CV, que empuja de forma progresiva, sin sobresaltos -la insonorización es otro punto fuerte-, y que le permite alcanzar los primeros 100 km/h en 8,9 segundos, gracias también a un par máximo de 350 Nm, constante entre 1.750 y 2.500 rpm. El motor mueve sin mayor problema los 1.705 kg del coche en vacío. Precisamente, el acorazado exterior ocasiona que el A4 Allroad pese 110 kg más que el familiar equivalente, cambios de apariencia que de paso comprometen el coeficiente aerodinámico hasta fijar un Cx de 0,34 -0,31 el Avant-.


En cualquier caso, al volante transmite sensaciones idénticas a las de un turismo convencional: incluso en conducción enérgica el coche no registra balanceos inesperados, y vira con facilidad -no es perezoso- gracias a un chásis rígido que se mantiene invertebrado. La dirección, servoasisitida, es excelente -como de costumbre en el grupo VAG-, refleja con precisión lo que sucede entre el asfalto y las ruedas y se endurece a medida que subimos la velocidad.


Pese a la mayor altura de la amortiguación, al volante se percibe un centro de gravedad bajo, lo que genera confianza para mantener cruceros elevados -alcanza 213 km/h de punta-.  Por cierto, el cuadro de instrumentos muestra un indicador de marcha recomendada para ajustar el consumo: declara 6,2 litros cada 100 km en ciclo combinado, aunque en la práctica este cuatro cilindros asociado a un cambio manual de 6 velocidades se mueve en torno a 7 litros.


Sin extras se planta en 41.750 euros, una cifra no precisamente pequeña y 3.850 euros superior a la del A4 Avant del que parte. Sin embargo, su versatilidad, un dinamismo que escapa al SUV medio y una imagen tan exclusiva como atractiva le convertirán rápidamente en objeto de deseo para muchos.

Destacable

– Gran confort de marcha.
– Motor y tracción quattro.
– Dinámica en todos los terrenos.

Mejorable

– Precio frente al A4 Avant.
– Cambio automático no disponible.
– Equipamiento sólo correcto.

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba