Audi A3 TDIE/ Ford Focus Econetic/ Seat Leon Ecomotive

25 Marzo, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Estos tres compactos modifican su tecnología para aminorar emisiones y librarse del impuesto de matriculación. Ahora bien, homologaciones al margen la realidad demuestra que el A3 sólo interesa porque es más barato que otros TDI de su gama, que el Focus Econetic es más caro que su equivalente Trend para ahorrar sólo alguna décima y que Seat sólo ofrece el León 1.9 TDI con la discutible filosofía Ecomotive.

22

Más información en Hoymotor16, número 1276


El cambio en el sistema impositivo que soportan los automóviles nuevos, y que desde enero basa el impuesto de matriculación en el nivel de emisiones, ha hecho aflorar tantas versiones «ecológicas» como flores la primavera. La razón es clara: hasta 120 g/km los turismos no pagan la citada tasa.


A todo ello, lanzar vehículos con semejante pliego de condiciones a partir de versiones existentes no es especialmente complicado, sobre todo en la parcela del gasóleo. Los fabricantes, conscientes, saben que más pronto que tarde muchos clientes, abrumados por el consumo y los precios de los carburantes –pero también por la creciente vigilancia y el carné por puntos–, sucumbirán a la creciente moda «verde», y por ello nada mejor que anticiparse y ofrecer nuevas versiones de este tipo.


Uno de los frentes más activos de esta cruzada está en los compactos, por otra parte los más demandados en países como España. Precisamente, nuestros protagonistas se inscriben en este segmento. Hablamos, por orden alfabético, del Audi A3 1.9 TDIe DPF –las últimas siglas se corresponden con el filtro de partículas libre de mantenimiento que incorpora–, del Ford Focus 1.6 TDCi Econetic y del Seat León 1.9 TDI Ecomotive.


El de los cuatro aros se ofrece en carrocerías de tres puertas y cinco –Sportback, 1.430 euros más cara–, y conforme explica el fabricante aporta, partiendo del 1.9 TDI de 105 CV, neumáticos de baja fricción y un desarrollo del cambio ligeramente más largo en tercera y quinta marchas –empobrece las prestaciones, como ahora veremos–, además de un indicador digital en la instrumentación de a bordo que marca al conductor el instante óptimo de cambio, ya sea para reducir o subir de velocidad según las condiciones de marcha, la velocidad y el funcionamiento del propulsor.


El precio, de 22.500 euros, es más barato que el del A3 1.9 TDI más sencillo, con nivel Attraction, que no baja de 24.160 euros. Así pues, el coche interesa porque sale más barato, pero no porque ande más y, sobre todo, porque su consumo sea netamente más favorable.


Prestaciones


El «maquillaje» practicado al Focus, que deriva de la versión de cinco puertas –única disponible– 1.6 TDCi Trend, unos 400 euros más barata, se centra en primer lugar en un aceite menos viscoso para la caja de cambios que permite un rozamiento interno menor. También calza neumáticos de baja fricción, rebaja 10 milímetros la suspensión delantera y 8 la trasera, y carena parte de los bajos del motor.


En cuanto al León, que desde ahora relega la mecánica 1.9 TDI de 105 CV –la misma que impulsa al A3– a la versión Ecomotive objeto de la comparativa, además de una cura de adelgazamiento similar a la practicada al Audi recibe los neumáticos de menor rozamiento al avance y un alargado desarrollo que afecta a las marchas tercera, cuarta y, sobre todo, quinta –54,8 km/h a 1.000 rpm, que es mucho–. Por cierto, también disfruta de cartografía electrónica específi ca en su motor.


Los consumos son casi los mismos, en el caso del Focus porque la mejora aerodinámica no es abismal, y en el tándem A3/León porque obliga a contrarrestar sus mayores desarrollos a base de reducciones y acelerador, sobre todo en un país con la orografía de España, accidentada y repleta de kilométricos desniveles –hasta en autovía– que obligan a bajar de marcha una y otra vez para mantener el ritmo, en especial si viajamos cargados.


Versiones básicas


Repasando prestaciones, nuestros protagonistas empeoran los registros de sus equivalentes convencionales, sobre todo en la simulación de adelantamiento, con incrementos de hasta ocho segundos –con la quinta engranada– en el León, o de hasta siete en el A3 –también en quinta–. El Focus se queda tal cual, e incluso lima alguna décima a la versión de la que deriva. Así pues, la compra de estos modelos se basa en criterios un tanto teóricos, aunque, insistimos, el Audi es más barato que el resto de su oferta TDI –claro está, a costa de un equipamiento de serie más espartano–, el Focus sólo se va unos euros por encima de su equivalente Trend, y el Seat, simple y llanamente, sólo se ofrece con esta terminación.


Así pues, son versiones básicas –si se quiere, un tanto «batalleras »– hasta en lo que toca a la equipación, lo que permite ajustar precio y peso para quedar por debajo de esos anhelados 120 g/ km. Nuestro balance se inclina a favor de un Focus que luce el mejor equilibrio precio/prestaciones/ producto. Con un desarrollo más lógico el León se lo pondría realmente crudo, mientras que la del A3 es lógicamente la apuesta lujosa del trío, aunque aprueba bastante justita en materia de prestaciones.

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba