Audi A3 Cabrio 1.9 TDi

22 Abril, 2008, modificada el 24 Enero, 2011 por

Pertenece a un club selecto, el de los Premium, y a la vez es un «sin techo». O al menos cuando quiere. El nuevo A3 Cabrio resulta elegante, destila deportividad en su día a día y cuando llega el buen tiempo prescinde del techo en un tiempo récord de nueve segundos. Eso sí, la tradición obliga y la lona se impone, como buen Audi. La primera entrega en diésel recae sobre el eficaz, económico y sonoro 1.9 TDI de 105 CV, un detalle quizás no demasiado Premium…

9

Más información en Hoymotor16, número 1280


Cada vez se ven más cabrios compactos y era cuestión de tiempo que Audi entrara en la pugna. Y lo hace al estilo tradicional, con un techo de lona, huyendo de esa corriente camaleónica de los coupé-cabrio que arrastran a modelos como el Renault Mégane CC, el Peugeot 307 CC, el Opel Astra Twin Top o el recién llegado Ford Focus Coupé Cabriolet, todos ellos modelos de marcas generalistas. Sin embargo, el gran rival del A3 Cabrio, la Serie 1 de BMW, también responde a la solución «textil» para el techo, aunque la marca bávara sí presume de un techo duro escamoteable en la Serie 3.


Pero hablemos de la capota del nuevo A3 Cabrio, la principal característica de este modelo. La apuesta por la lona brinda ventajas y algunos inconvenientes. Estética al margen, este tipo de techo resulta más ligero, beneficiando por tanto la dinámica y el consumo. También resulta más rápido cuando toca «descubrirse» y, además, el sitio donde reposa una vez «doblada» limita mucho menos espacio en el maletero y en las plazas traseras.


De hecho, en el Cabrio este tipo de techo no repercute para nada en la capacidad del maletero, ya que se pliega en tan sólo nueve segundos detrás de las plazas traseras. Recalcamos lo de los nueve segundos porque no recordamos nada tan rápido en este sentido y en caso de un chaparrón inesperado… Además, el mecanismo (consta de una bomba de alta presión y dos cilindros hidráulicos) se puede manipular incluso en marcha, siempre que no se superen los 30 km/h.

    prestaciones

    Cuatro son las opciones mecánicas del A3 Cabrio. En diésel de momento sólo dispone del 1.9 TDI de 105 CV (en verano llegará el 2.0 TDI 140 CV common rail). El escalón de acceso muestra una contundencia que no se corresponde con la potencia anunciada (en banco ronda los 130 CV). Recupera bien a bajo régimen, aunque sin maravillar, y una vez que alcanza las 1.800 rpm se mueve con pez en el agua hasta superar incluso las 4.000 vueltas.


    No resulta nada torpe, aunque quizás se eche en falta un cambio de seis relaciones en lugar del de cinco que monta. Esto reduciría en parte el consumo en autopista (el 2.0 TDI homologa lo mismo a pesar de ser más potente) y reduciría el nivel sonoro en el interior. Aunque es en parado donde se hace más patente el «traqueteo » de este bomba-inyector.

    Interior y maletero

    El A3 Cabrio mantiene el espíritu deportivo de la berlina. Toma elementos propios en el frontal, como los grupos ópticos, apuesta por una línea de cintura muy alta y remata con una zaga en la que apenas hay voladizo. El interior sí se mantiene tal cual en el salpicadero y en los asientos delanteros. Detrás se pierde una plaza, pero los respaldos no son tan verticales e incómodos como en algunos de sus rivales. Sin embargo, las piernas no se mantienen en el mismo ángulo que la cintura, ya que las banquetas están ligeramente dirigidas hacia la salida.


    El maletero, con 260 litros, quizás resulte algo justo para cuatro pasajeros con equipaje, pero resulta práctica la apuesta por unos respaldos traseros abatibles que permiten ampliar la capacidad hasta los 674 litros. El mayor problema reside en que la boca de carga es pequeña (84 x 32,3 centímetros), pero nos permitirá introducir objetos largos que se pueden sujetar gracias a varios ganchos y argollas de anclaje.

    Equipamiento

    Por último, el equipamiento de serie contempla cuatro elevalunas eléctricos, climatizador automático, faros antiniebla, luz de marcha diurna, llantas de 17 pulgadas, suspensión y asientos deportivos, volante de cuero multifunción, defl ector de viento…. Si se quiere algo más la vasta carta de opciones colmará al más pintado y engrosará la factura final (31.210 euros) de este cabrio compacto que pese a presumir de Premium ofrece un precio incluso inferior a modelos más «populares», como el VW Eos, un rival de techo duro que goza de una rigidez y una calidad muy similares.

    0 Comentarios

    Suscríbete a nuestro boletín

    Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

    Ir arriba