Audi A3 1.6 TDI 99 g

21 Mayo, 2010, modificada el 9 Febrero, 2011 por

Probamos un veterano actualizado y eficiente al máximo que rivaliza con lo más granado del segmento compacto, y con las mecánicas térmicas más ecológicas. A pesar de su precio, algo elevado, acertarás.  

35

El Audi A3 1.6 TDI recibió una serie de modificaciones estéticas y mecánicas para plantar cara, por abajo, y hacer la guerra a su rival directo más eficiente: el BMW Serie 1 116d. Para ello, y a pesar de estar en la recta final de su vida comercial, comparte la última tecnología diésel con otros modelos del grupo como el Seat León, que tiene una versión Ecomotive equivalente a la que nos ocupa y al Volkswagen Golf BlueMotion.


Dirás, ¿y la diferencia con un 1.6 TDI, a secas? Pues es fácil, aparte de unas cifras más contenidas -que verás más adelante- en lo que a consumos y emisiones se refiere, las llantas de aluminio -de serie- de 15 pulgadas montadas sobre neumáticos de 195/65 y baja resistencia a la rodadura lo delatan.


Por lo demás varía poco si lo pones al lado de cualquier otro A3 de última hornada, es decir, de los restilizados -con luz de marcha diurna, retrovisores grandes…-, tendrás que fijarte en las rejillas delanteras para diferenciarlos -en este 99 g están cerradas-.


Nos subimos a la versión más modesta del compacto de los cuatro aros. Una opción ecológica e interesante si buscas imagen premium, pero con los pies en el suelo.

Interior

A estas alturas de la película no vamos a descubrir nada nuevo del habitáculo del Audi que ya no sepas, y la verdad es que en su opción más básica mantiene su fama de modelo de calidad y detallista con los acabados y ajustes.


La ergonomía es otra de sus virtudes inalterables, aunque tenemos que reconocer que los asientos de serie nos dejaron un poco chafados: planos como una tabla y sin sujeción lateral alguna que nos contenga al volante en curva -aunque para un modelo de sus aspiraciones no puedes pedir más-.


Ya sabes, también, que de espacio no va mal y el maletero es de los de la parte alta de la tabla, sin ser el más grande. Por cierto, no esperes rueda de repuesto -ni siquiera galleta-, tendrás que conformarte con un kit de reparación de pinchazos.


Por lo demás lleva lo necesario: airbags delanteros -frontales y laterales-, ABS, controles de estabilidad y tracción, faros antiniebla, climatizador bizona, elevalunas y espejos eléctricos, ordenador de viaje, radioCD -Chorus- con 4 altavoces y volante y pomo de cuero.


La unidad que ves en las fotos, añadía en opción, a los 23.380 euros del modelo de serie, el volante multifunción -230 euros-, FIS -ordenador con más información para el conductor, por 270 euros-, Tempomat o control de velocidad de crucero -300 euros-, radio Symphony -675 euros-, retrovisor interior fotosensible -115 euros-, asistente de arranque en pendiente -120 euros-, techo interior en negro -260 euros- y reposabrazos central delantero -135 euros-. Es cierto que el precio no es tan atractivo como el de modelos más recientes, por ejemplo el Opel Astra 1.7 CDTi 16V 125 CV Cosmo -flamante Coche del Año 2010– es más potente y viene mejor equipado por menos dinero.

Comportamiento y Prestaciones

En marcha, los desarrollos alargados del cambio manual de 5 velocidades -de inserciones fáciles y suaves con una cuarta y, sobre todo, una quinta infinitas- condicionan las maneras de este A3 ecológico. Cuesta lanzarlo ya que sus bajos son de lo más discretos, pero una vez que lo consigues los 140 km/h se mantienen sin esfuerzo. Eso sí, de ahí no lo pases porque se vuelve rumoroso y algo áspero. Es el precio a pagar por cumplir con la norma Euro5.


Su motor tetracilíndrico de 1.598 cc rinde 105 CV a 4.400 rpm, pero es entre las 1.500 y las 2.500 rpm cuando saca todo su brío -no más de 250 Nm de par, notables más cerca de las 2.000 vueltas-, de una forma más silenciosa -todo hay que decirlo-. Como ocurre con el resto de los nuevos common rail del consorcio alemán, el coche se mueve con suficiencia, pero olvídate de la gloriosa “patada” del 1.9 TDI de igual potencia al que sustituye -de reacciones más inmediatas-.


Sin embargo, los consumos bajan hasta los 4,7 litros en ciudad -0,3 menos que en el normal-, 3,3 en carretera -0,4 menos- y 3,8 en ciclo combinado -también 0,3 litros por debajo-, todos a los 100 km y realistas en el uso cotidiano. Lo mismo ocurre con las emisiones 10 gr/km más bajas que las del modelo de relaciones ajustadas.


Estos números se deben también al sistema Start&Stop -que puedes desactivar mediante una tecla en la consola central, pero que se activa por defecto cada vez que arrancas el coche-, encargado de parar el coche cada vez que pasas la palanca del cambio a punto muerto.


Por otra parte, el bastidor tampoco sorprende -es el de siempre-. La dirección, de endurecimiento progresivo con la velocidad, ofrece la precisión de costumbre en los modelos de la marca con el confort ideal para el tráfico urbano. En el mismo punto de equilibrio está la suspensión, cómoda -en parte por el gran perfil de los neumáticos, de bajo roce con el firme- sin permitir balanceos de carrocería.


En definitiva, el Audi A3 1.6 TDI 99 g es un compacto caro que vive de su imagen premium hasta en su versión más modesta. Aunque es cierto que el que se plantea su compra tiene asegurado el acierto. Es lo que tiene ser veterano.

Destacable

– Consumos bajísimos y reales.
– Confort de marcha.
– Comportamiento equilibrado.

Mejorable

– Reacciones del motor a bajas revoluciones.
– Equipamiento de serie.
– Precio elevado.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba