Audi A3 1.4 TFSI S tronic

2 Febrero, 2011, modificada el 12 Mayo, 2011 por

Respetado, deseado e intachable. El compacto de Audi resulta interesante incluso desde las versiones de acceso, como esta con el moderno y pequeño motor 1.4 turbo de gasolina y cambio automático S tronic de 7 velocidades.

No valorado

Destacable

  • Construcción sólida y de calidad.
  • Relación potencia-consumo.
  • Dirección y cambio rápidos.

Mejorable

  • Infinita política de opciones.
  • Acceso plazas traseras.
  • Sonoridad a alta velocidad.

¿Cuántos A3 ves por la calle a diario? Alguien a tu alrededor conduce uno, ¿verdad? Seguro que no tiene la mejor relación calidad-precio del mercado, pero después de convivir con nuestro protagonista, hay que volver a reconocerle sus virtudes e, incluso, aceptar que en ocasiones merece la pena rascarse el bolsillo.

Esta versión con acabado Ambiente cuesta 28.750 euros, cantidad elevada pero que puede merecer la pena si lo que buscas es un compacto premium de 3 puertas, bien equipado y con un excelente motor turbo de gasolina, de elevado rendimiento y consumo contenido, asociado a la transmisión de doble embrague S tronic de 7 velocidades. Un coche en la línea de lo más “in” del segmento, como los Alfa Romeo Giulietta -desde 21.070 euros-, BMW Serie 1 –24.550 euros-, Lexus CT 200h –28.850 euros-, Mercedes-Benz Clase CLC –26.200 euros-, Volvo C30 –22.990 euros– o Volkswagen Golf –18.620 euros-.

Interior

El salpicadero es firme y rocoso, combina una gruesa espuma flexible en la parte superior y no pierde calidad ni tacto en las zonas bajas o donde no se ve. El tacto de los mandos es inmejorable, firme y preciso en cualquier pulsador, y la instrumentación completa y bien visible. Los asientos terminan de conformar un triángulo de conducción intachable, y de nuevo aquí el A3 hace gala de una característica que sólo ha ido mejorando con el tiempo: su visibilidad hacia cualquier ángulo. Los nuevos remates en aluminio de muchos detalles -guantera, salidas de aire, cerco del cambio- incrementan el valor a la vista, y dispuestos a gastar más, sólo lo haríamos en los obligados accesorios como el teléfono manos libres360 euros– o las conexiones USB y u o para iPod245 euros cada una-.

Detrás, el espacio es suficiente para dos, incluso si miden más de 1,75 m. Sólo el acceso exige estar a dieta, aunque el hueco para pies y rodillas, una vez acomodado, sea suficiente. Con 359 litros de maletero, cuatro maletas estándar caben sin problemas aunque, como siempre, se haya ganado en altura libre a base de hacer desaparecer la rueda de repuesto de tamaño convencional.

Comportamiento y prestaciones

Con la eficiencia como bandera, la marca ha envuelto al A3 en un acertado programa de mecánicas de baja cilindrada de prestaciones satisfactorias. El más pequeño de todos -este 1.4 TFSI de 125 CV-, es en sí mismo una maravilla del rendimiento y la tecnología. Con inyección directa, una relación de compresión relativamente baja y un turbo pequeño, puede conformarse con un consumo medio de unos 7,5 litros, incluyendo el uso en ciudad. Obviamente, si se le exige es capaz de acercarse a la zona roja del tacómetro marcha tras marcha, y aquí es donde la corta cilindrada se vuelve en contra ya que, buscando la máxima potencia en carreteras de montaña, puede duplicar tranquilamente la cifra de consumo medio homologada –5,3 litros a los 100 km-.

Un excelente motor que tiene su continuación en la caja de cambios. No hay mejor combinación que una mecánica turbo con una caja automática, y resulta inmejorable si se trata de la DSG de doble embrague como la del grupo VolkswagenS tronic en Audi-, que hace que nuestros pies y manos pierdan la batalla contra el cronómetro una y otra vez. Con 7 relaciones de cambio, esta transmisión hace que el salto entre marchas sea prácticamente imperceptible, y puesto que se han podido ajustar más los desarrollos de cada una, el motor siempre “cae” en la parte buena del cuenta vueltas, cuando ganamos velocidad. Recuerda que las cajas de doble embrague tienen el trabajo hecho por adelantado, puesto que la mitad del mecanismo se ocupa de un juego de marchas -pares o impares- que quedan engranadas de forma inmediata antes de que las necesites. Y como siempre tienes garantizada la mejor relación de cambio, ni te acordarás de que tienes una cantidad modesta de par.

Ahora que queda claro que el coche tiene aptitudes para andar ligero, lo mejor es ponerse en marcha. El incremento de velocidad, en ciudad o trayectos urbanos, es notable y permite moverse con agilidad. Adelanta con energía en carretera de doble sentido y sólo en autopista, a ritmos muy vivos, puede llegar a sentirse incómodo. No tanto porque falte una reserva de potencia, sino porque el elevado régimen de giro llega a molestar.

Sólo en esta circunstancia, el A3 puede dejar en evidencia su aislamiento sonoro. A ritmos contenidos es una auténtica alfombra: firme pero nada incómodo, sólo penalizado por la excesiva anchura de los neumáticos, que se dejan escuchar.

Nuestra unidad Ambiente con la suspensión de serie resulta totalmente recomendable, sin necesidad de recurrir a la opción de tren de rodaje deportivo, que deja el coche demasiado seco y, en cierta forma, fuera de su lugar natural. Con suspensión independiente, la pisada es franca en todo tipo de vías. Tremendamente aplomado, consigue la sensación perseguida por la marca de parecer más coche que cualquier otro compacto. Claro que en busca de ese comportamiento impecable, el A3 es menos divertido que otros en carreteras de curvas lentas. Ahí llega con algo de torpeza, muy cargado sobre el eje delantero y con poca capacidad de redondear los giros.

Unos neumáticos absolutamente adherentes –Pirelli PZero Rosso– y, sobre todo, unos controles electrónicos enormemente conservadores, piden trazar con finura antes que practicar una conducción decidida, que no lenta. La dirección eléctrica, precisa e informativa, y con poco recorrido entre topes, hace que plantearse una conducción milimétrica sea tarea sencilla.

Bonito, bien acabado, eficiente y bien considerado en el mercado de segunda mano, el A3 se confirma de nuevo como una de las opciones más sensatas entre los compactos, siempre que se esté dispuesto a gastar un dinero considerable.

1 Comentario

Volkswagen Golf 2.0TDI DSG 140 CV 5 puertas | Hoy Motor 19 Mayo, 2011

[…] Opel Astra, Peugeot 308, Renault Mégane y Seat León; entre las premium, los Alfa Romeo Giulietta, Audi A3, BMW Serie 1 y Volvo […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba