Aspark Owl: otro superdeportivo eléctrico

Aspark Owl: otro superdeportivo eléctrico

5 octubre, 2018

Aspark Owl, así se llama este coche tan espectacular y que, además de por su agresivo aspecto, llama la atención por tratarse de un modelo 100% eléctrico de altas prestaciones. Parece que empieza a estar de moda este tipo de vehículos y que los eléctricos quieren dar caña a los petroleros. Acelera como un Tesla Roadster pero costará 20 veces más.

Parece que el anuncio del lanzamiento del nuevo Tesla Roadster ha espoleado a este grupo de entusiastas japoneses que han lanzado a desarrollar este deportivo 100% eléctrico Aspark Owl.

La verdad es que conseguir potencia en un coche eléctrico es relativamente sencillo. Sólo necesitas unas superbaterías y unos motores más grandes y cables más gordos… eso dicen algunos “ingenieros”. Esta simplificación es como decir que en coche de gasolina sólo necesitas más turbos, más gasolina y más cilindrada.

Lo cierto es que la forma en la que entregan la potencia los motores eléctricos sí tiene una ventaja para que algunas prestaciones sean inalcanzables para los motores de combustión: las aceleraciones desde parado. El motivo es que, mientras que los motores de combustión tienen poca fuerza en el arranque y van ganando potencia progresivamente, en los eléctricos es al contrario, su arranque es el momento de máxima aceleración.

Sus ruedas tienen que pasar al asfalto mucha potencia.
Sus ruedas tienen que pasar al asfalto mucha potencia.
Ampliar

El problema de esto es que no hay neumático capaz de transmitir toda esa fuerza de arrancada al suelo y transformarla en movimiento de coche en vez de quedarse quemando rueda. El límite lo pone la capacidad de adherencia de las ruedas al suelo.

Los japoneses del Aspark Owl han batido el récord de aceleración marcado por el Tesla Roadster y han logrado un registro de 0 a 100 km/h en sólo 1,89 segundos con neumáticos de competición (aunque se espera que con neumáticos de calle se mantenga en un tiempo menor a los dos segundos), dos centésimas menos que el Tesla.

El truco está en su sistema de tracción total y en el uso de unos neumáticos Michelin de competición, además de un chasis muy ligero de estructura tubular, una carrocería de fibra de carbono y unos potentes motores eléctricos que entregan 1.150 caballos y 653 Nm gracias a un suministro de energía de 300 voltios y nada menos que 2.000 amperios. Con esta carta de presentación, la compañía afirma que tiene una velocidad máxima de 280 km/h y una autonomía de 315 kilómetros.

Con un peso de sólo 850 kg, la relación peso/potencia del Owl es impresionante, pero no tanto como su precio: nada menos que 4 millones de dólares, unos 3,25 millones de euros… la artesanía japonesa siempre ha sido cara.

El Aspark Owl en vídeo

 

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba