Alpina B7

20 Enero, 2010, modificada el 31 Octubre, 2014 por

Con potencia elevada a 500 CV, el B7 auna lujo y prestaciones a partes iguales, algo así como el M7 que algunos barajan BMW podría lanzar a medio plazo.

8

Para BMW, Alpina -con sede en la localidad germana de Buchloe– es lo más parecido a AMG en el seno de Mercedes-Benz, una pseudo filial de la firma de Munich, aunque en realidad los modelos salidos de las instalaciones de Alpina Burkard Bovensiepen GmbH, capitaneadas por Bukard Bovensiepen -hijo del fundador y fanático de los coches de competición y las carreras-, cuentan con su propio número de bastidor. Es decir, fabrica sus propios modelos sobre base BMW, que suministra chasis,y carrocerías y motores, todo “aderezado” cuando llega a manos del cliente.

Es el caso de una de sus últimas creaciones, el súper B7 -disponible en batalla y longitud normal y alargada-, algo así como el M7 que muchos barajan BMW no tardará en lanzar para hacer la contra al futuro Audi S8, al Maserati Quattroporte, al Mercedes-Benz S 63 AMG y CLS 63 AMG e incluso, de algún modo, a los Aston Martin Rapide y Porsche Panamera. Es la segunda vez que Alpina lanza un B7 y, una vez más, fija estándares en términos de refinamiento, prestaciones, tecnología, lujo y exclusividad.

El coche se aprovecha de la planta 4.4 V8 biturbo que impulsa a la versión 750i de 408 CV, disfruta de suspensión de ajuste electrónico y flexibilidad variable, así como de un tren de rodaje en el que no faltan las habituales llantas Alpina Classic, en este caso de 21 pulgadas y 20 radios. En concreto, el motor eleva fuerza hasta liberar 500 CV y 700 Nm de par máximo, que además permanece constante entre 3.000 y 4.750 rpm. Cómo no, mantiene la tracción a las ruedas traseras (propulsión), pero se planta en los primeros 100 km/h en sólo 4,5 segundos.

Sus 2 turbocompresores -con turbinas de 44 mm de diámetro- operan de forma parelela. El rendimiento obtenido se consigue optimizando elementos como los intercooler -lleva 3, 2 de ellos junto al motor y el tercero integrado en el radiador-, en este caso un 35% más grandes, lo que de entrada asegura una mayor eficacia termodinámica. Con una presión de soplado de 1 bar y una compresión de 9,2:1, la electrónica de gestión es, a su vez, específica.

También el cambio automático secuencial mediante convertidor ha sido adaptado a las circunstancias. Alpina lo llama Switch-Tronic y pPara la selección manual de sus 6 velocidades el conductor disfruta de botones en el dorso del volante (específico); según parece, las transiciones de marcha se producen en centésimas de segundo.

El B7 adapta una línea de escape privativa, con salidas finales gemelas dos a dos realizadas en acero inoxidable que también consiguen un bramido característico, aunque no intrusivo. El chasis refuerza su vocación deportiva a base de muelles más cortos -rebajan la altura de la carrocería 15 mm en el frontal y 10 en la zaga- y firmes, si bien no renuncia al Dynamic Damping Control o a las estabilizadoras activas con 3 posiciones seleccionables -Comfort, Normal y Sport- notablemente diferenciadas en cuanto a rebote de suspensión, dureza, asistencia sobre la dirección y respuesta del acelerador. En configuración Sport-Plus posiciona de forma automática el DSC como control de tracción DTC, lo que permite mayor deslizamiento y una acción del último retardada.

Por cubiertas cuenta con Michelin PS2 245/35 R21 en el tren delantero y 285/30 R21 en el trasero. En la parcela aerodinámica exhibeun desarollo singular y discreto, con spoilers frontal y trasero que no sólo confieren un aspecto más exclusivo, sino que redundan en la estabilidad a ritmo elevado -reducen la elevación vertical un 30 y un 15% respectivamente-. También amplía las entradas frontales de aireación para mejorar la refrigeración mecánica del conjunto.

Dentro, umbrales iluminados y apuntes personalizados como el logo Alpina en la instrumentación Black Panel, volante privativo forrado de cuero Lavalina, abundancia de apliques decorativos de madera de laurel de la costa del Pacífico estadounidense o, como extra, lacado Alpina en rombos plateados. Exteriormente se puede solicitar con la pintura metalizada de las imágenes Alpina Blue. No faltan discretas placas alusivas en la parte superior de los asientos o junto al techo solar, personalización que también se sitúa en la cobertura del motor.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba