Alfa Romeo MiTo 1.4 TB Quadrifoglio Verde

5 Agosto, 2010, modificada el 21 Abril, 2015 por

Con leves diferencias de serie respecto a otros MiTo, esta versión deportiva del utilitario italiano, aporta potencia sobrada y opciones de personalización para mirar de tú a tú a los más deseados del segmento. ¡Anda, un trébol de cuatro hojas!

42

Nos ponemos al volante de la versión más potente de uno de los utilitarios de aires premium que suma 35 CV a su mecánica, ya probada en su primo Abarth 500 y en su versión 1.4 TB 135 CV Multi-Air, compartida con otros modelos de igual o mayor tamaño y potencia del grupo Fiat: nos referimos a los Alfa Romeo Giulietta, Fiat Bravo, Fiat Punto Evo y Lancia Delta.

El Alfa Romeo MiTo 1.4 TB Quadrifoglio Verde, además, tiene entre su competencia a uno de sus primos racing, el Abarth Grande Punto esseesse -de 180 CV de potencia, 155 sin el kit SS– que ya tiene preparado su relevo en el Abarth Punto Evo de serie con 165 CV -veremos cúantos caballos añade con el kit de potencia-. Fuera de casa, se bate con los Citroën DS3 Racing200 CV-, Mini Cooper S184 CV-, Opel Corsa OPC 192 CV-, Renault Clio Renault Sport o RS203 CV-, Seat Ibiza Cupra, Skoda Fabia RS y Volkswagen Polo GTI -los tres últimos con la misma filosofía, downsizing, que nuestro protagonista, pero con 10 CV más-.

Se diferencia del resto de la gama por las llantas de aleación de 17 pulgadas, montadas en neumáticos de 215 mm de sección y 45 mm de perfil, con tratamiento de titanio -al igual que los marcos de los faros-, el alerón y el difusor traseros, los pedales deportivos en aluminio y la iluminación blanca del cuadro de mandos.

Interior

La calidad no varía con sus hermanos de gama más modestos y, en general, es buena. Aunque mantiene los plásticos duros -y cortantes- de las puertas y la parte baja del salpicadero. En ajustes, los paneles tapizados de las puertas siguen siendo algo endebles.

En este 4 plazas, con posibilidad de una quinta que no merece la pena por 254 euros -la central con reposacabezas en un banco trasero abatible en proporción 60:40-, tienes el espacio justo para otros tres ocupantes además de ti -aunque ninguno pasaréis de la talla media-. Sin embargo, sus grandes puertas -muy pesadas-, junto con los asientos delanteros -que mantienen la posición inicial después de reclinarlos-, te dan un acceso cómodo a la parte posterior del habitáculo. El maletero no está mal, pero su boca de carga elevada, de difícil acceso -más si lo que llevas es pesado o voluminoso- y pequeña te limita el uso práctico que haces de un modelo urbano como este.

Los asientos delanteros sujetan bien los riñones, pero no las piernas; y la posición de conducción no es del todo cómoda, en parte por el prominente volante -algo inclinado-, a pesar de los ajustes en altura y extensión de la butaca y la dirección. Como hemos apuntado otras veces, el apoyo del pie izquierdo queda en tierra de nadie.

Por el precio de acceso incluye controles de estabilidad y tracción combinados en el VDC, radioCD con MP3 y 6 altavoces, sistema DNA, aire acondicionado, volante y pomo del cambio de piel, airbags, elevalunas eléctricos… Y se pueden montar las llantas que ves en la unidad probada, de 18 pulgadas con ruedas 215/40, y el pack premium que incluye climatizador bizona, control de velocidad de crucero, regulación lumbar en el asiento del copiloto, reposabrazos central delantero, sensor trasero de aparcamiento y toma de 12 V. Pagando 305 euros más el pack visibility te ofrece retrovisor interior automático -antideslumbrante- y sensores de luces y lluvia. Pero nuestro coche, además, añadía volante multifunción152 euros-, navegador Blue&Me con conexión USB –335 euros-, radioCD lector de MP3 con 8 altavoces -305 euros-, interior del techo en negro -661 euros-, faros bixenón 661 euros– con lavafaros -152 euros- y sticker lateral blanco con trébol –243 euros-, lo que eleva el precio hasta los 24.415 euros.

Comportamiento y Prestaciones

El motor Multi-Air de 4 cilindros en línea y baja cilindrada con turbocompresor, o downsizing, del Alfa Romeo MiTo 1.4 TB Quadrifoglio Verde se exprime para rendir 170 CV de potencia a 5.500 rpm. Así, el resultado es una mecánica llena en todo el rango de revoluciones útiles, elástica y lineal; aunque es a partir de medio régimen cuando “pone toda la carne en el asador” hasta acabarse a 6.500 rpm, acompañado en todo momento de un sonido de escape contundente, precioso -áspero y muy ronco- y, por qué no decirlo, típicamente italiano que ya hemos escuchado en otros modelos del grupo Fiat.

Si su hermano de 135 CV ya enganchaba, este mejora las sensaciones, a pesar de que el cambio manual de 6 velocidades -larguitas de desarrollo y recorrido- mantiene la dificultad en las inserciones del de 5 relaciones -incluso lo notas algo pesado-. Y tampoco acompaña al carácter deportivo de esta versión tan especial demostrado por sus notables registros de aceleración y velocidad punta, sin olvidar los 30 Nm extra de par que te catapultan cuando seleccionas el modo dynamic del DNA -que acentúa las reacciones del gas y endurece la dirección asistida hasta alcanzar un tarado acorde con la potencia y prestaciones del conjunto-. En las opciones normal y all weather -si vas por firme de baja adherencia- se dulcifica para contener consumos, emisiones y reacciones, y la máxima suavidad de la dirección te parecerá excesiva y poco efectiva si vas deprisa.

El gasto, de 6 litros en ciclo mixto, 4,8 en carretera y 8,1 litros en ciudad -todos a los 100 km-, es una utopía si pretendes divertirte al volante. En este caso, súmale 2 litros más, a pesar, incluso, del sistema Start&Stop. Este contiene las emisiones en 129 gr/km en cualquiera de los modos más tranquilos, aunque su funcionamiento es lento, engorroso y hasta entrometido, haciéndote creer que has calado el coche en situaciones concretas. También en las posiciones menos enérgicas tienes el sistema GSI -Gear Shift Information- para indicarte el momento justo de subir o bajar de marcha, manteniendo el consumo.

La suspensión del Quadrifoglio Verde es seca y sus 1.145 kg de peso caen en los rotos del asfalto sin delicadeza alguna, asi que ten en cuenta que tu espalda puede llegar a quejarse. Pero al límite, sin embargo, la estabilidad es superlativa y sólo subvira cuando lo exprimes al máximo, tendencia fácil de corregir con freno -de discos delanteros de 305 mm y 251 detrás, potentes y resistentes- y volante hacia el interior de la curva-.

El Alfa Romeo MiTo 1.4 TB Quadrifoglio Verde es un coche, con ciertas peculiaridades que podrás perdonar, tan exclusivo y prestacional como los utilitarios premium y radicales más deseados, pero con la ventaja que ofrece su distinción por ser el recién llegado.

Destacable

– Motor prestacional.
– Comportamiento en el modo dinámico del DNA.
– Sonido contundente.

Mejorable

– Sistema Start&Stop.
– Dirección eléctrica en la posición normal del DNA.
– Cambio poco deportivo.

1 Comentario

Análisis de la versión más radical del utilitario checo | Autocasion.com 7 Diciembre, 2011

[…] rivales son los Abarth 500 esseesse, Alfa Romeo MiTo 1.4 TB Quadrifoglio Verde, Mini Cooper S, Citroën DS3 Racing, Opel Corsa OPC y Renault Clio Renault Sport, aunque los cuatro […]

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba