Alfa Romeo Giulietta 1750 TBI 235 CV Quadrifoglio Verde

10 Octubre, 2011, modificada el 11 Octubre, 2011 por

El último GTI en llegar al nicho más pasional del segmento de los compactos es el modelo italiano que ocupa esta prueba. Una versión espaciosa y rapidísima que ofrece mucha seguridad gracias al diferencial delantero electrónico Q2.

No valorado

Destacable

  • Motor de empuje contundente y sonido adictivo.
  • Comportamiento y prestaciones en el modo dinámico del DNA.
  • Habitabilidad.

Mejorable

  • Dirección muy blanda e imprecisa en el modo normal del DNA.
  • Chasis poco ágil.
  • Recorrido largos del cambio manual.

El nicho de los GTI del segmento compacto siempre ha sido el objetivo de conductores que buscan prestaciones deportivas con cierto margen de discreción y polivalencia. Uno de los últimos representantes de esta filosofía es el Alfa Romeo Giulietta que protagoniza esta prueba, un coche que ya estuvo en mis manos hace algo más de un año con la mecánica 1.4 TB Multi-Air 170 CV, idéntica a la del Alfa Romeo MiTo 1.4 TB Quadrifoglio Verde -que también he conducido y es el tope de gama del utilitario italiano-.

Pero vuelvo al Giulietta más racing. Estás ante un modelo casi premium, como el Volkswagen Golf GTI, que se sitúa a medio camino entre éste y el Golf R, con 210 y 270 CV, respectivamente. También hay alternativas más potentes que se colocan en la horquilla que va de 250 a 265 CV -algunas marcas tienen versiones de 300 CV o más-, como los Audi S3, Mazda3 MPS y Seat León CUPRA R, entre otros.

¡Colorado de la emoción!

Todo es pasión en este Alfa: desde su diseño, con detalles como el trébol de cuatro hojas dentro de un triángulo blanco, sobre las aletas -homenaje a la historia de la firma en competición y a su piloto Ugo Sivocci-, hasta el habitáculo en negro y aluminio con pespuntes rojos en el cuero de los asientos, el cambio, el freno de mano y el volante.

Además, es muy espacioso. Destaca el hueco excepcional para las piernas del que disponen los ocupantes del banco trasero, junto con el maletero de 350 litros de capacidad. Una apuesta clara por el confort del modelo del biscione. A esto suma que este tope de gama trae de todo -faros bixenón direccionales con lavafaros, cristales traseros oscurecidos, llantas de aleación de 18 pulgadas…-, menos el navegador, por 30.400 euros.

Y… ¡cómo suena su motor!

Su motor gasolina sobrealimentado empuja como un demonio. Tiene unos bajos suficientes, explota a medio régimen y estira hasta el corte de inyección (aunque la potencia máxima la consigues a 5.500 rpm) con un sonido ronco y muy adictivo, típico del grupo Fiat. Este 4 cilindros se asocia a un cambio manual de 6 velocidades, de tacto inexacto cuando vas relajado y con recorridos largos. Sin embargo, en conducción deportiva se vuelve certero en las inserciones.

El consumo no baja de 11 litros de media, si te dejas llevar por la potencia y las ganas que pone el turbo. Aunque con el sistema DNA, puedes contener el gasto y dulcificar las prestaciones conduciendo en modo normal, en lugar de dynamic; en éste la dirección va más fina, aunque se vuelve pesada, y la respuesta del acelerador es inmediata. El modo all weather es para circular con climatología adversa y evitar pérdidas de tracción.

Por lo demás, estás ante un tracción delantera muy noble al límite, duro de suspensiones, que ofrece agarre sin apenas tendencias subviradoras gracias al diferencial delantero electrónico Q2. Una delicia que funciona, a pesar de que lo notas poco, equilibrada y eficazmentemente en modo dynamic, y no deja que el coche se vaya de morro hacia el exterior de la curva.

El Alfa Romeo Giulietta 1750 TBI 235 CV Quadrifoglio Verde es un GTI espacioso y conservador, por ser algo más torpe en curva que sus rivales, pero igualmente rapidísimo.

0 Comentarios

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba