Al volante del Volkswagen Passat Variant: un coche familiar… como una casa27

Al volante del Volkswagen Passat Variant: un coche familiar… como una casa

10 Diciembre, 2012, modificada el 9 Agosto, 2017 por

El Volkswagen Passat destaca por su amplitud, el cuidado por los detalles y el respeto hacia sus ocupantes, que serán tratados con mimo. Si a eso le añades una carrocería Variant (familiar), obtienes un vehículo en el que casi podrías quedarte a vivir.

No valorado

Destacable

  • Maletero muy aprovechable.
  • Silencio en el habitáculo.
  • Comodidad de conducción.

Mejorable

  • Interior sobrio.
  • Llantas de 18", excesivas.

Te hablé del Volkswagen Passat hace un año; entonces destaqué su comodidad, la amplitud que ofrecía a sus pasajeros y sus excelentes cualidades ruteras. Pues bien, todas estas características se trasladan tal cual a su “hermano” con carrocería larga, el VW Passat Variant, que añade a lo dicho un maletero de 603 litros, casi 40 más.

Aparte de este espacio “extra” para el equipaje, también hay que reseñar la manera de cargarlo: la versión Variant lleva portón (de apertura y cierre eléctrico mediante un cómodo botón, por cierto), lo que amplía los centímetros disponibles para “maniobrar” con los trastos más grandes. Frente a la tapa del maletero, que en ocasiones te obliga a realizar malabarismos con lo que lleves en los brazos con el fin de hacerlo pasar por el hueco disponible, supone una ventaja considerable. Ten en cuenta que este vehículo está pensado para viajar, así que, cuanto más te facilite la ingrata tarea de colocar las maletas, mejor, ¿no? “Rizando el rizo”, nuestra unidad de pruebas dispone del sistema Easy Open: basta con desplazar el pie bajo el paragolpes trasero para que el portón se abra solo.

De viaje con el Volkswagen Passat Variant

Volkswagen Passat Variant 2.0 TDI, techo panorámico27
El techo panorámico de este Volkswagen Passat Variant aporta mucha luz al habitáculo.

Con todo en su sitio, vamos a comenzar nuestro viaje. Abrimos la puerta y nos encontramos con un entorno sobrio, de colores oscuros (por suerte, la luz que entra a través del techo panorámico contribuye a “alegrar” el conjunto), en el que se perciben acabados muy correctos.

Ocurre algo curioso cuando entras en un Volkswagen: todo te es familiar, aunque sea la primera vez que conduces uno. La ergonomía está cuidada y por eso los movimientos que realizan manos y pies para buscar los controles de la climatización, la radio, los pedales… son naturales, intuitivos. Excepto en lo que respecta a la palanca de cambios: este VW Passat Variant lleva la reconocidísima -merecidamente- transmisión automática DSG de doble embrague, que puede manejarse también de forma manual. Aquí llega el “pero”: el instinto te hace llevar la palanca hacia atrás para subir marchas y desplazarla hacia delante para reducir… Y en la mayoría de los vehículos automáticos (nuestro protagonista no es una excepción) está justo al revés. No me canso de repetirlo: si en los coches de carreras, donde la rapidez es primordial, se coloca al contrario, por algo será…

Por supuesto, siempre queda la opción de utilizar las levas situadas tras el volante. Te acostumbrarás a su manejo en menos de tres minutos y podrás disfrutar de la suavidad del cambio, de sus transiciones sin “tirones” y de su efectividad (obedece a las órdenes con una prontitud razonable) sin dejar de sentirte “dueño de tus propias decisiones”.

Volkswagen Passat Variant 2.0 TDI, asientos traseros27
Las plazas traseras son amplias

La delicadeza de la transmisión está en consonancia con el cuidado que el Volkswagen Passat Variant da a sus pasajeros. Incluso los más altos estarán cómodos en las plazas traseras (quizá echen de menos algo más de espacio para las rodillas), pero aquí el protagonista es el conductor. Además de contar con un cuadro de mandos de fácil lectura, el VW Passat Variant Highline te proporcionará unos asientos -calefactados de serie en este acabado- con un mullido sobre el que pasar horas y horas. Sujetan el cuerpo con firmeza y cuentan con múltiples reglajes para adaptarse a cualquier talla.

¿Más facilidades? Indicador de presión de los neumáticos (éstos son autosellantes, con protección antipinchazos) y, en el caso de nuestra unidad de pruebas, extras como el sistema de reconocimiento de señales de tráfico, cámara de marcha atrás y el asistente de aparcamiento. Estas dos últimas opciones son muy interesantes en un vehículo que casi llega a los 4,80 m de longitud: encontrar un hueco para él no siempre es sencillo…

Del interior al exterior del Volkswagen Passat Variant

Nos tomamos una pausa en nuestro viaje y salimos para “estirar las piernas”. Los cromados, la decoración en “aluminio cepillado” y la tapicería mixta del interior dan cierto aire de deportividad a este VW Passat Variant, lo que combina perfectamente con el color rojo de la carrocería, con sus llantas de 18 pulgadas y sus neumáticos de perfil bajísimo… La imagen es agresiva (sin llegar a las versiones R-Line, dotadas de un chasis deportivo que se rebaja en 15 mm y de suspensión más rígida), pero, en contrapartida, notarás cada junta de dilatación de la carretera.

También su frontal acompaña. El Passat ha cambiado mucho desde su primera generación (ésta es la séptima), que nació en 1973, pero sigue mostrando formas robustas y angulosas.

[auto_quote quote=”Con un árbol de serie” quote_title=”El equipamiento Bluemotion crea bosques” quote_description=”Todos los Volkswagen Passat Variant con mecánica diésel incorporan la tecnología Bluemotion, que incluye de serie Start/Stop desconectable, recuperación de la energía de frenado y… un árbol. Éste se planta en el bosque Bluemotion creado por la marca en España, lo que ayuda a compensar las emisiones de CO2 (135 gr/km) del modelo.”]

Así se comporta el Volkswagen Passat Variant

Volvemos al “puesto de mando”, pulsamos el botón de arranque y proseguimos nuestra marcha. En la ciudad, el Passat Variant no se encuentra muy cómodo, debido a sus dimensiones. Pero en carretera abierta, la cosa cambia.

Volkswagen Passat Variant 2.0 TDI, frontal27
El Volkswagen Passat es perfecto para tus escapadas de fin de semana, aunque el tiempo (como puedes ver) no acompañe mucho...

Si sales a la autopista, puedes dejar la palanca de cambios en la posición “D” y dedicarte a disfrutar de una conducción relajada, armoniosa. El motor 2.0 TDI de 140 CV sube de vueltas de forma lineal, con la fuerza suficiente para no “desfallecer” en un adelantamiento o un repecho, pero sin brusquedad.

Encaro una carretera de montaña y paso a la opción manual de la transmisión. En ocasiones, el cambio considera que esa curva cerrada en subida se encarará mucho mejor en cuarta, ya que vamos a una velocidad moderada… Cuando el sistema se da cuenta de que hay que bajar marchas, ya estás en medio del giro: es preferible anticiparte y hacerlo tú mismo antes de entrar en la curva, con el fin de mantener el ritmo. Por suerte, el propulsor es elástico y proporciona unas recuperaciones correctas. En cualquier caso, este comportamiento sirve para comprobar que el manejo desde las levas del volante es razonablemente rápido y, una vez más, suave: nada de aspavientos, ni de perder las formas.

Lo mismo ocurre con la suspensión, orientada a la comodidad. La carrocería se sujeta en los apoyos y vuelve a su sitio sin rebotes o “movimientos parásitos”, al igual que ocurre en las frenadas fuertes, situación en la que los discos actúan con decisión.

Te estarás preguntando por el consumo… La cifra media que da la marca es de 5,2 l/100 km, lo que no está nada mal para un coche que supera la tonelada y media de peso. En un uso “real” -es decir, cargado y con varios ocupantes- el ordenador de viaje siempre se ha quedado por debajo de los 6 l/100 km.

Vídeo: Volkswagen Passat

En su día, ya probamos esta misma motorización en el Volkswagen Passat con carrocería de cuatro puertas. ¿Quieres verlo?

¿Será el Volkswagen Passat Variant tu próximo coche?

Si estás interesado en este tipo de coche, imagino que buscas espacio para tus pasajeros y su equipaje y que no quieres un SUV o un monovolumen, ya que prefieres líneas más estilizadas… En ese caso, el VW Passat Variant es una opción muy correcta. Si además lo asocias al motor 2.0 TDI de 140 CV y al cambio DSG, hablamos de una de las “candidaturas” más razonables que ofrece su gama, ya que son el “matrimonio” perfecto para un viaje: hay reserva de potencia en el motor, pero aparece sin estridencias cuando la necesitas.

Quizá eches de menos algo más de emoción (Volkswagen destaca por su equilibrio y sobriedad, dos detalles que hacen la vida más fácil al conductor): siempre puedes optar por la mecánica de 170 CV, pero hablamos de sumar 1.000 euros a los 35.540 que cuesta este modelo… A menos que quieras prescindir del cambio DGS -que es “EL CAMBIO”; para encontrar mayor suavidad o rapidez tienes que buscar en BMW o Mercedes, con el aumento en la factura que eso supone-. Otra de las opciones es el Citroën C5 Tourer, cuyas líneas enamoran (y eso que a mí nunca me han gustado los coches con carrocería familiar). Su precio también es más bajo, aunque el cambio automático es su “talón de Aquiles”…

¿Buscas un coche como éste?

¿Te interesa el Volkswagen Passat Variant, pero quizás con otra motorización o acabado? En la sección Coches nuevos de Autocasion.com puedes encontrar interesantes ofertas: utiliza el buscador para localizarlas por marca y modelo o por carrocería. Por ejemplo, en el caso del Volkswagen Passat Variant puedes consultar su oferta más destacada y también las de sus rivales.

Te puede interesar...

1 Comentario

Noemí Alonso 11 Diciembre, 2012

Reconozco que los coches familiares nunca han sido “santo de mi devoción”, pero su conducción es comodísima…

Suscríbete a nuestro boletín

Al suscribirse aceptas las condiciones del Aviso legal y la Política de privacidad de Autocasion.com

Ir arriba