Mercedes SLS AMG GT, 60 años del alas de gaviota

Mercedes SLS AMG GT, 60 años del alas de gaviota

17 octubre, 2012

La marca alemana rinde culto a su mítico Mercedes "Alas de Gaviota" y lanza el SLS AMG GT 60 años después del nacimiento del mito. 591 CV y 3,7 segudos para alcanzar 100 km/h. Todo un espectáculo disponible desde 204.680 euros.

El Mercedes SLS AMG GT aumenta la potencia hasta los 591 CV, de forma que es capaz de acelerar de 0 a 100 km/h en sólo 3,7 segundos. Su preciosa carrocería ha necesitado unas nuevas llantas y ligeros detalles (tal y como era es perfecta) para distinguirse de sus hermanos de gama.

Mercedes SLS AMG GT
El habitáculo es similar al de otras versiones.
Ampliar

En el interior, destacan los acabados en piel vuelta (para mejorar el agarre en curva de nuestro cuerpo y de las manos en el volante), los asientos casi de competición y un equipamiento al más alto nivel.

Respecto al chasis, AMG incorpora una versión mejorada de su suspensión adaptativa, denominada AMG Ride Control, que trabaja de forma coordinada con la gestión de la caja de cambios robotizada de 7 velocidades y con varios programas de funcionamiento.

Acabados en fibra de carbono en el interior, retrovisores, asientos, hueco del motor… así como los frenos en material cerámico redundan en el toque deportivo que Mercedes ha querido imprimir en esta especialísima serie de su modelo más prestacional.

El Mercedes SLS AMG Roadster también se beneficia del lanzamiento de esta serie especial con elementos como el cuero especial AMG (con un acabado de costuras en forma de rombo que le dan un aire muy elegante). También se incorporan mejoras en el equipamiento y unas nuevas llantas de 10 radios en aluminio forjado ultraligero, disponibles en varios colores.

Los precios del Mercedes SLS AMG GT

  • SLS AMG GT Coupé: 204.680 euros
  • SLS AMG GT Roadster: 213.010 euros
  • Sistema de audio Bang & Olufsen BeoSound AMG: 7080.50 euros
  • Tapicería de cuero AMG: 5771.50 euros

Mercedes, un poco de historia

Pocas veces una marca le debe tanto a un concesionario como Mercedes al importador para EE.UU. Max Hoffman. De no ser por el empeño de este hombre para que la firma de la estrella produjese una versión de calle de su modelo de competición 300 SL, nos habríamos perdido un símbolo del automóvil.

Mercedes 300 SL
Las puertas eran una solución necesaria debido a la altura del chasis tubular.
Ampliar

El Mercedes 300 SL (las siglas SL vienen de su chasis tubular súper ligero) nació en 1952 como un automóvil de competición de la firma alemana. La apertura de sus puertas hacia arriba era algo necesario, debido a que el pontón lateral del coche era muy alto para albergar el entramado de tubos que componían su chasis ligero. La única forma de entrar en él era que la puerta se llevase parte del techo. Acababa de nacer un mito: el Alas de Gaviota (Gullwing, para los anglosajones).

Se da la paradoja de que por primera vez (y creo que única) en la historia, la versión de calle (lanzada en 1954) de un modelo de competición era más potente y con mejores prestaciones que su homónimo de carreras.

Pero no todo era color de rosa. En aquellos años, los conductores no estaban acostumbrados a unas prestaciones tan salvajes y, debido a las sinergias (ya existentes por aquel entonces), el 300 SL incorporaba el mismo eje trasero que la berlina de lujo, mucho menos prestacional, y unos ya desfasados frenos de  tambor.

El eje trasero variaba de caída de forma brusca en los cambios de apoyo y provocaba reacciones parásitas a alta velocidad; los pilotos de competición estaban preparados, pero no los millonarios americanos. Los numerosos accidentes provocados por esas reacciones le dieron el sobrenombre de “widowmaker” (creador de viudas) en EE.UU.

Mercedes cambió la geometría del eje trasero con el lanzamiento de la versión Roadster (en 1957) y el Alas de Gaviota perdió sus alas -el cabrio ya no necesitaba las puertas que le daban nombre al modelo-, pero se convirtió en un auténtico súper deportivo para el día a día.

Así, gracias a la insistencia de Max Hoffman hoy podemos admirar el Mercedes SLS, cuya última evolución para celebrar los 60 años del nacimiento del imbatible 300 SL, te acabamos de presentar.

Ficha

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

* He leído la Política de privacidad

Tus datos serán incorporados en las bases de datos de Autocasión para gestionar los envíos de comunicaciones. Más información en la Política de privacidad

Te puede interesar...

Comenta este artículo

Manu 17 octubre, 2012

Preciosoooooo

Gus 18 octubre, 2012

A mi me gusta mas en rojo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba