Noticia

Woven City, la ciudad de los coches autónomos de Toyota

2 fotos

Ampliar

07 de mayo, 2021

Toyota está construyendo una ciudad especialmente diseñada para coches autónomos en la que probará nuevas tecnologías.

Toyota es una de las compañías automovilísticas más poderosas del planeta y ahora ha puesto el foco en los coches autónomos. Así, está construyendo una ciudad (sí, has leído bien) para probar todas las tecnologías derivadas de este futurista medio de transporte.

Se sitúa en el emplazamiento de una fábrica de coches de la propia marca japonesa que ha sido recientemente cerrada, en la ciudad de Susono (Shizuoka) y a los pies del Monte Fuji.

Woven City tendrá una superficie de 700.000 metros cuadrados

El presidente de Toyota, presentando el proyecto

2 fotos

Ampliar

Woven City, que así ha sido bautizada, será una ciudad completa erigida en una superficie de 700.000 metros cuadrados, donde antes se encontraba la planta Higashi-Fuji de Toyota, unas instalaciones que han funcionado durante más de medio siglo y que ahora tienen un nuevo fin.

Puede que te interese: Asesinar o suicidar, ése es el dilema del coche autónomo

Concebida para acoger a unos 360 habitantes, en su mayoría jubilados, así como familias con niños o empleados de Toyota e investigadores, se calcula que podría llegar a tener hasta 2.000 personas viviendo en ella, que serán los “conejillos de indias” de la marca nipona.

En Woven City, Toyota probará vehículos autónomos para el transporte, las entregas y las tiendas móviles como una especie de laboratorio viviente.

Cuando la construcción esté terminada, para el año 2024, tratará de ofrecer un modelo de cómo podrían ser los centros urbanos de todo el mundo en la era del transporte autónomo.

Se calcula que en 2040 habrá una flota de más de 30 millones de vehículos autónomos circulando por las carreteras de todo el mundo. Sin embargo, en la actualidad, incluso las funciones autónomas más avanzadas son limitadas y requieren la supervisión del conductor. Ejecutivos y expertos del sector afirman que el eslabón que falta son las ciudades, que deben estar conectadas para canalizar cantidades masivas de datos a los coches para que puedan conducirse por sí mismos. Y aquí entra en juego Woven City.

En la actualidad, la conducción autónoma se consigue mediante sensores a bordo de los coches que extraen información de su entorno. La transmisión de esa información a los vehículos será «el próximo gran salto», explica Hiroki Kuriyama, vicepresidente senior de Nippon Telegraph and Telephone Corp, la principal empresa de telecomunicaciones de Japón que se ha asociado con Toyota para desarrollar la tecnología necesaria para apoyar a los coches autónomos.

 Los coches autónomos no podrán circular a más de 60 km/h

Se pretende utilizar sensores y cámaras repartidos por las carreteras, los semáforos y los edificios (y quizás incluso datos de los teléfonos móviles) para recopilar información de todo tipo, desde el tráfico de peatones hasta las precipitaciones. Este flujo masivo de datos se procesará a través de redes ópticas, centros de datos y la nube para crear un «gemelo» digital, o imagen en espejo, de la ciudad viva. Según Kuriyama, los datos virtuales y sintetizados podrán transmitirse a los coches para que circulen con seguridad por el mundo real sin intervención humana.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad.

Guarda mi nombre y correo electrónico en este navegador para la próxima vez que comente.

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche