Noticia

Un día y medio en un atasco

Ampliar

20 de julio, 2011

Tras la experiencia del año pasado, con retenciones de más de nueve días de duración, las autoridades del país prometieron una ampliación en el número de carriles de la carretera que une Pekín con el Tíbet. Curiosamente, estas obras han sido las causantes de un nuevo atasco monumental.

Un atasco de más de 100 kilómetros de longitud obliga cada año a numerosos vehículos -principalmente camiones- a permanecer varados varios días en la autopista que une Pekín con el Tíbet; en 2011, las enormes congestiones se han producido de nuevo.

El tramo de esta vital vía de comunicación por la región septentrional de Mongolia Interior ha sido, una vez más, el afectado, y la situación se prolonga desde el pasado 10 de julio, cuando comenzaron las obras de saneamiento de la carretera.

Un camionero llamado Liu Jianjun señaló que le costó más de un día y medio -40 horas- recorrer la zona atascada, una situación que recuerda a las imágenes del verano de 2010 en el mismo lugar y que dieron la vuelta al mundo, cuando se registraron retenciones de más de nueve días de duración, según recoge la prensa estatal.

Los conductores «encerrados» en la congestión se quejan de que ninguna señal les avisó de las obras, por lo que no tuvieron ocasión de planear desvíos alternativos.

También esta vez se repiten las escenas de vendedores locales aprovechando la confusión para ofrecer en el atasco comida y agua a los automovilistas, aunque algunos de ellos han exigido a las autoridades que se ofrezca de forma gratuita, como indemnización por las molestias causadas.

La carretera es una de las más importantes vías de transporte de carbón (la principal fuente de energía del país asiático) a la capital china y alrededores, por lo que es muy transitada todo el año, especialmente en momentos de alto consumo energético, como son los meses estivales.

Tras los atascos de 2010, que también fueron causados por obras en la carretera, las autoridades anunciaron una ampliación de la vía de cuatro a seis carriles, aunque, paradójicamente, estos trabajos parecen ser los que nuevamente han generado el problema.

La mejora de las infraestructuras es un problema al que se enfrenta el país asiático y que va camino de agravarse, ya que China se acerca a los 100 millones de automóviles.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche