Noticia

El caso VW se complica con irregularidades en los niveles de CO2

Ampliar

03 de noviembre, 2015

Volkswagen reconoce que 800.000 vehículos podrían verse afectados por irregularidades en la medición de emisiones de CO2. Además, los motores gasolina también podrían estar afectados por esta nueva polémica dentro del caso Volkswagen.

El escándalo provocado por el software de manipulación que instalaba Volkswagen en sus vehículos diésel afectaba, hasta ahora, a los motores 1.6 y 2.0 TDI. Sin embargo, la Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA) comunicó el lunes que los motores 3.0 TDI de seis cilindros también falseaban su nivel de emisiones en la pruebas de homologación. Esta noticia implicaba por primera vez a Porsche en el escándalo y sumaba más modelos a la lista de afectados.

Pues bien, ahora, ha sido la propia Volkswagen quien ha reconocido que otros 800.000 vehículos del grupo pueden haber sufrido irregularidades relacionadas con la medición de emisiones de CO2.

“Tras las irregularidades detectadas en algunos de los vehículos diésel, el consejo de dirección de Volkswagen anunció una investigación para establecer si existen indicios de nuevas irregularidades acerca de la aprobación de los vehículos del grupo”, ha explicado la compañía en un comunicado.

En el curso de estas investigaciones internas, la empresa ha hallado “inconsistencias inexplicables” y tiene el conocimiento de que unos 800.000 vehículos de Volkswagen se encuentran afectados, ha señalado el grupo, antes de indicar que las posibles irregularidades no afectan a la seguridad de los conductores.

“Por el momento no es posible determinar de forma fiable la envergadura de estas irregularidades. Una estimación inicial sitúa los riesgos en cerca de 2.000 millones de euros”, ha indicado la compañía.

El consejo de dirección de Volkswagen iniciará de forma “inmediata” un “diálogo” con las autoridades para conocer las consecuencias de estos hallazgos, con el objeto de establecer las consecuencias económicas y legales, señala.

Volkswagen dice que aclarará “lo antes posible” el alcance de estas posibles irregularidades y se asegurará de que los vehículos afectados quedan clasificados correctamente en función de sus emisiones reales de CO2.

Según Automotive News, los coches afectados por este nuevo hallazgo son aquellos que montan las mecánicas diésel de 1,4, 1,6 y 2,0 litros construidos de 2012 en adelante. Además, el Volkswagen Polo 1.4 ACT de motor gasolina también se vería afectado.

Esta noticia afecta principalmente a Europa, ya que en numerosos países, como España con el Plan PIVE, se han llevado a cabo acciones de ayuda que se basaban en las emisiones de CO2 del vehículo.

Comparte este artículo:

Comentarios

* He leído la Política de privacidad

Síguenos en las redes

Aquí está tu coche