Volkswagen I.D. R Pikes Peak: récord absoluto en la carrera hacia las nubes

Volkswagen I.D. R Pikes Peak: récord absoluto en la carrera hacia las nubes

Te detallamos los entresijos del bólido eléctrico con el que Volkswagen ha marcado un hito en la historia de la Pikes Peak International Hill Climb logrando un nuevo récord absoluto.

La potencia no lo es todo en ningún caso, pero menos en una prueba como la subida al Pikes Peak. Sus curvas cerradas en medio de un abismo y su fuerte pendiente hacen que el peso sea, tal vez, el principal enemigo a batir. Es por ello que en el desarrollo del Volkswagen I.D. R Pikes Peak la relación peso/potencia y la adherencia al suelo han sido las máximas principales. Esta estrategia, unida por supuesto a una competitiva mecánica y a las manos de un piloto experimentado como las de Romain Dumas, ha hecho posible que el bólido eléctrico de Wolfsburgo hiciera historia en la Pikes Peak International Hill Climb de 2018 marcando el récord absoluto y destronando a Sébastien Loeb como titular de ese honor.

El tándem formado por el I.D. R y el piloto francés de Alès ha parado el cronómetro en 7:57.148 minutos o, lo que es lo mismo, han sido unos 16 segundos más rápidos que el nueve veces Campeón del Mundo de Rallies y su 208 T16 Pikes Peak. En un principio, sólo se planteaban marcar el mejor tiempo de la categoría de coches eléctricos (8:57.118), pero las buenas sensaciones obtenidas durante la sesión de clasificación les animó a intentar algo más grande.

Cómo es el Volkswagen I.D. R Pikes Peak

Fabricado en materiales ligeros como la fibra de carbono y las aleaciones de aluminio y magnesio, este coche eléctrico de carreras de Volkswagen detiene la báscula por debajo de los 1.100 kg, una proeza si tenemos en cuenta que debe ir cargado con dos pesadas baterías capaces de alimentar sus motores, que rinden una cifra total de 680 CV de potencia y 650 Nm de par.

Sus dos motores, además de proporcionar el empuje necesario para que el VW I.D. R Pikes Peak acelere de 0 a 100 km/h en sólo 2,25 segundos, tienen la misión de recuperar toda la energía posible en las frenadas. Para poder aligerar más el peso, las baterías se han dimensionado teniendo en cuenta que el 20% de la energía necesaria para llegar a la cumbre a toda velocidad lo han obtenido de recuperaciones en frenadas. De este modo no es necesaria una batería más grande y pesada que tendría que almacenar el 100% de la energía necesaria para coronar.

Dumas celebra el récord conseguido a bordo del I.D. R Pikes Peak.
Dumas celebra el récord conseguido a bordo del I.D. R Pikes Peak.
Ampliar

Aunque la mítica subida ha perdido parte de su esencia al asfaltarla (antes era una pista de tierra), la adherencia sigue siendo un tema crítico y la mayoría de sus curvas siguen siendo puertas abiertas a un precipicio. La manejabilidad y el agarre de los neumáticos marcan la diferencia. 20 kilómetros y 156 curvas separan la línea de salida de la meta, que está a unos 4.300 metros de altitud.

Una dinámica que ha hecho historia en Pikes Peak

Gracias a la ubicación de las baterías en el suelo del I.D. R Pikes Peak, su centro de gravedad está prácticamente pegado al asfalto. Al no ser ya una pista de tierra, los ingenieros pudieron diseñar unos faldones más bajos que apenas permiten el paso de aire por la panza del coche, favoreciendo así la creación de más efecto suelo (una succión aerodinámica que pega el coche al asfalto). Éste se ve complementado por la carga aerodinámica que genera el enorme alerón trasero, que debe garantizar un enorme agarre para que toda la potencia se transforme en impulso y evitar que las ruedas motrices patinen.

“La interacción entre la regeneración y el freno mecánico está controlada por sistemas electrónicos que el piloto ni siquiera percibe”, dice el jefe de Electricidad y Electrónica de Volkswagen Motorsport, Marc-Christian Bertrand. “Fue un reto enorme para todo nuestro equipo de ingenieros. No teníamos experiencia en motores eléctricos en un contexto de competición, contábamos con un margen de tiempo de solo siete meses para el desarrollo, y solo podíamos hacer pruebas en el recorrido real a finales de mayo.”

El Peugeot 208 T16 y Loeb ganan la subida a Pikes Peak con un nuevo récord

Volkswagen ya corrió la carrera Pikes Peak

Volkswagen I.D. R Pikes Peak.
Volkswagen I.D. R Pikes Peak.
Ampliar

Con esta gesta Volkswagen culmina la estela que inició en 1987, cuando subió por primera vez la montaña de Colorado con un Golf bimotor que se quedó a las puertas de la victoria. Cabe recordar que ese mismo año el tajante dominador de la prueba fue el Audi Sport Quattro S1 Pikes Peak, que voló marcando el récord de la época en 10 minutos y 48 segundos con un Walter Röhrl formidable.

Comparte este artículo

Suscríbete a nuestra newsletter

Recibirás en tu email las últimas noticias, novedades y pruebas del mundo del motor

Te puede interesar...

Comenta este artículo

* He leído la Política de privacidad

Ir arriba